Un empresario vinculado a la "diplomacia paralela " con Venezuela blanqueó $1400 millones

Corrupcion
Lectura

Se trata de Juan José Levy, que multiplicó sus negocios a partir de un fideicomiso binacional que impulsaron el kirchnerismo y la gestión de Hugo Chávez. Por Iván Ruiz

 

 

Juan José Levy era un empresario clase media en Buenos Aires. Laboratorios Esme, su principal negocio, fabricaba productos para las marcas blancas de los supermercados. Su declaración jurada ante la AFIP reflejaba su situación patrimonial: declaró bienes por $1 millón allá por 2011. Pero su vida dio un vuelco cuando empezó a hacer negocios con Venezuela a través de un fideicomiso binacional que impulsaron el kirchnerismo y el chavismo. Envuelto en sospechas de corrupción, fraude y lavado, su fortuna creció hasta acumular miles de millones de pesos.

 

Levy blanqueó $1400 millones en el último sinceramiento fiscal impulsado por la AFIP, según pudo reconstruir LA NACION a partir de fuentes judiciales. Fueron, en su mayoría, sociedades en paraísos fiscales como Panamá y las islas Vírgenes Británicas que encapsularon cuentas bancarias y propiedades en el exterior. Pero todavía no está claro que esa información, que actualmente está en manos de la Cámara en lo Penal Económico, pueda ser utilizada en la Justicia.

 

Levy acumuló negocios con Venezuela por unos US$550 millones a través de distintas empresas que se dedicaban a venderle al gobierno chavista desde detergente hasta televisores mediante el fideicomiso binacional. Durante esos años, el empresario forjó relaciones con José María Olazagasti, la mano derecha de Julio De Vido en el Ministerio de Planificación y el hombre detrás de la "diplomacia paralela" con Hugo Chávez y Nicolás Maduro .

 

La Justicia detectó distintos indicios de corrupción en los negocios con Venezuela. Levy, por ejemplo, había firmado contratos con sobreprecios de hasta el 300% con el gobierno chavista para venderle productos que no fabricaba. Tal como publicó este diario, Laboratorios Esme vendía suavizante para la ropa en la Argentina por U$2,07 dólares por unidad, pero en cambio, le cobró US$8,30 a los venezolanos.

 

Venezuela pagaba por adelantado el 60% de los contratos; en este caso de los suavizantes, por ejemplo, Levy embolsó $71 millones como anticipo. Pero, además, acumuló millones por compras realizadas a través de otras sociedades como Grupo Núcleo y Corporación Gulfos, casi siempre mediante el esquema bilateral que gestionó Nación Fideicomisos.

 

Mientras Levy tejía su relación con Olazagasti, el empresario se mudó a un country exclusivo, compró autos de lujo, mandó a sus hijos a los mejores colegios, compró propiedades en Miami, montó una nueva planta y hasta invirtió en Radio El Mundo. Los $1400 millones de Levy es la fortuna blanqueada ante la AFIP más alta que se hace pública de un empresario sospechado de corrupción.

 

Consultado por LA NACION sobre el origen de los $1400 millones (más de US$90 millones según la cotización a la fecha de cierre del sinceramiento fiscal), desde el entorno de Levy se limitaron a responder que "la causa judicial está llegando a su fin" e interpretaron que hay "operaciones mediáticas para intentar mantener abierta la causa".

 

"Los expertos dictaminaron en forma unánime que no hubo sobreprecios", se defendieron desde el entorno del empresario. La Justicia ordenó una pericia por los sobreprecios que no se pudo realizar porque no hay forma de comparar precios con Venezuela, un país catalogado como mercado de riesgo por la alta inflación, informaron fuentes judiciales.

 

La Justicia acusó a Levy por estafar al Estado venezolano con la venta de productos con sobreprecios en distintos rubros, pero entiende que, además, una parte de ese dinero se lo repartían entre funcionarios argentinos y venezolanos que habilitaban el fideicomiso como el canal oficial para hacer esos negocios.

Una empresa china

 

También acusado por lavado de dinero, Levy montó un esquema de sociedades offshore para canalizar sus ganancias que se complementaron con una firma china, informaron fuentes judiciales.

 

La sociedad china de Levy tenía como misión de comprarle la mercadería al proveedor chino al costo de mercado pero después inflar el precio y venderle a otra empresa de Levy la mercadería desde China pero con un valor alto. Así, intentó eludir las acusaciones por sobreprecios al señalar que los valores ya se habían fijado en China, informaron fuentes judiciales.

 

La Justicia pudo detectar que Levy era el verdadero dueño de esa sociedad china cuando el propio empresario la detalló entre los datos que aportó ante la AFIP como parte del blanqueo.

 

Levy afronta ahora múltiples acusaciones. Fue procesado por el juez Marcelo Aguinsky por contrabando a Venezuela, pero la Cámara en lo Penal Económico revocó la decisión y le dictó la falta de mérito. Los datos del blanqueo, ahora, le dieron un nuevo impulso a la causa con una acusación por lavado de dinero, cohecho y soborno transnacional. La defensa de Levy apeló al entender que el sinceramiento fiscal le otorgaba inmunidad a los delitos precedentes, una discusión que definirá la Cámara la semana próxima.

 

fuente lanacion

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.