Gracias al súper cepo, el Banco Central lleva comprados US$ 2.000 millones en lo que va del mes

Economia
Lectura

Desde que se restringió aún más el acceso al mercado cambiario con el súper cepo -el 28 de octubre- se produjo una fuerte reversión en el flujo de divisas. Ahora es

el Banco Central el comprador casi único de divisas. Este viernes compró 140 millones de dólares. Y en lo que va del mes lleva anotadas compras por algo más de 2.000 millones de dólares. Del otro lado del mostrador están, básicamente, las cerealeras, que siguen liquidando las divisas que obtienen por las ventas de granos al exterior.

Esta nueva realidad del mercado cambiario contrasta notablemente con lo que ocurrió en octubre, cuando más de 2,5 millones de personas se alzaron con más de 4.300 millones de dólares. Hasta el mes pasado los ahorristas o “personas físicas” podían comprar hasta 10.000 dólares por mes. Ahora, apenas US$ 200.

La reversión del flujo de dólares le permitió al Central recomponer las reservas y enfrentar los vencimientos de deuda (letes y algunos bonos), estabilizando el stock de reservas internacionales, que este viernes quedaron en US$ 43.582 millones, contra los US$ 43.260 que se observaban a fines de octubre.

Además del stock de reservas, lo que pareció estabilizarse también son las brechas entre el tipo de cambio oficial y los distintos precios “alternativos.

Así, mientras el dólar oficial quedó ayer en $ 62,90 para la venta en el mercado minorista según el promedio diario del BCRA, el dólar bolsa o dólar MEP se pactó en $ 71,61 (13% arriba del oficial) y el dólar “contado con liquidación” se obtenía a $ 74,85 (18% más). Estas brechas habían llegado al 18 y 25% en los días de mayor incertidumbre.

En cierta forma, lo que mantiene las brechas acotadas es que hubo una sobredolarización de carteras -según las posibilidades de cada inversor- y ahora hay más vendedores de dólares que compradores, por el simple hecho de que los pequeños inversores necesitan pesos para afrontar sus gastos corrientes. Lo mismo las empresas, que liquidan dólares para hacerse de capital de trabajo para, por ejemplo, pagarles a proveedores o empleados.

En este contexto de aparente calma, los bonos de la deuda mostraron una leve recuperación durante la semana, lo que permitió que el riesgo país cerrar este viernes en 2.250 puntos, luego de haber superado los 2.500 puntos la semana anterior.