Por un conflicto mapuche, se frena una inversión energética en Río Negro

Economia
Lectura

El millonario proyecto de un parque eólico en Cerro Alto, un remoto y desértico paraje de Río Negro, fue suspendido porque la empresa inversora no llegó a un acuerdo con una

pequeña comunidad mapuche radicada en la zona donde se iban a levantar los aerogeneradores.

La empresa china Envision Energy SA había acordado una inversión de USD 56,7 millones en Cerro Alto, ubicado a 85 kilómetros de Bariloche, cuando en 2016 obtuvo la licitación en la primera ronda del RenovAr. El parque eólico incluía 28 aerogeneradores capaces de producir dos mega cada uno. Prometía también brindar trabajo a 300 operarios durante 600 días. La energía iba a ser inyectada a la Línea de Alta Tensión que va hacia la ciudad turística más grande de la provincia.

En una reunión en abril pasado en pleno campo, los miembros de la comunidad Wefu Wechu, compuesta por unos 20 integrantes, repartidos entre Paso Flores, Corralito y Cerro Alto, le solicitaron a los funcionarios del gobierno de Alberto Weretilneck que gestione ante la compañía una bajada de línea de 32 kw para que brinde electricidad a sus pobladores.

Los mapuches condicionaron su “anuencia” al proyecto a que se concrete esta línea paralela. De acuerdo al Convenio Internacional 169 de la OIT sobre Pueblos Indígenas no es posible pasar por sobre la decisión de las comunidades aborígenes cuando los proyectos empresariales tocan sus tierras ancestrales. Para los mapuches Cerro Alto está imbuido de una “energía” especial. Por lo que se requiere de una ceremonia aborigen que haga factible su uso con fines productivos, le habrían explicado los referentes indígenas a las autoridades provinciales y a los representantes de la compañía oriental.

Pero la empresa se mostró reticente a hacer la bajada de electricidad debido al costo extra, estimado en de USD 500 mil, y a las demoras que iba a provocar en la agenda principal. Las promesas de instalar líneas compensatorias en fechas posteriores no convencieron a los miembros de Wefu Wechu que le bajaron el pulgar al desembarco chino.

Fuentes provinciales le contaron a Clarín que además de la bajada de electricidad los mapuches habrían exigido dinero en efectivo para acordar la instalación del parque eólico. “Querían su tajada y se lo hicieron saber a Weretilneck. Pasó lo mismo que en Vaca Muerta donde los superficiarios reciben una plata. El gobierno provincial los mandó a hablar directamente con los de la empresa y estos se cansaron de los pedidos”, explicó la fuente con acceso de primera mano a la trama del conflicto.

A estas demoras, vinculadas a las inesperadas negociaciones con los mapuches, se sumó el retraso de las Garantías del Banco Mundial, una condición exigida por el Consejo Directivo de la empresa para mitigar los riesgos del desembarco en la Argentina. Los orientales tienen proyectos de similar envergadura en “García del Río” (Buenos Aires), “Vientos del Secano” (Buenos Aires) y “Los Meandros” (Neuquén). En Neuquén también avisaron que van fuera de tiempo.

“Tienen problemas con los mapuches, les pidieron hacer una línea de 32 y la empresa no quiso, y la provincia tampoco ayudó tanto”, indicó una fuente de Energía de Nación. “También se retrasaron porque tienen proyectos en México y pusieron mucho más foco allá”, agregaron.

De acuerdo al convenio, el parque de Cerro Alto debía estar brindando energía en marzo de 2019 algo que no ocurrirá. A través de la Secretaría de Energía, el Gobierno de Mauricio Macri le impuso a la empresa una multa de USD 10 millones por la falta.

Según pudo averiguar Clarín, los directivos le enviaron la semana pasada una carta a la Secretaría de Energía de Río Negro donde explican que decidieron “redireccionar” la obra muy probablemente a Neuquén. Fuentes nacionales ratifican que la multa seguirá en pie. “No llegan a la fecha de comercialización”, explican.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS