El Banco Central amenaza con imponer "precios cuidados" a las tasas de interés que cobran los bancos

Economia
Lectura

En estos días está transcurriendo una discusión muy fuerte entre las autoridades del Banco Central y los banqueros. El punto de la disputa es uno solo. El organismo que conduce Miguel

Pesce pretende que las entidades financieras sean más agresivas en la baja de las tasas de interés que cobran por los préstamos que ofrecen a sus clientes. Al menos tan agresivos como lo fueron a la hora de recortar las tasas de interés que pagan por captar depósitos a plazo fijo. Las tasas de los depósitos cayeron más de 10 puntos en lo que va del año. Las de créditos, casi ni se movieron.

Ante este panorama, el Banco Central no descarta apelar al Artículo 4 de su Carta Orgánica, específicamente al inciso b, que dice que el BCRA puede “regular la cantidad de dinero y las tasas de interés y regular y orientar el crédito”. En otras palabras: ponerle tope a la tasa que cobran los bancos. Una suerte de "precios cuidados" para el costo del dinero.

Esta discusión, y los planes que están dando vueltas por el directorio del organismo monetario, fueron confirmados a Clarín por muy altas fuentes del Banco Central y también por representantes de importantes bancos privados, nacionales y extranjeros, que concentran buena parte del negocio financiero.

Por cierto, es una pulseada que no resultará fácil saldar. Los banqueros argumentan que no es tan sencillo reducir las tasas de interés porque los préstamos habitualmente se entregan a plazos mucho mayores a los plazos a que tienen depositado el dinero sus cliente.

Este fin de semana lo dejó claro el titular del banco Macro, Jorge Brito, en una entrevista publicada por el diario Perfil.“Este banco presta a 48 meses al 60%. Parece alto, sí…Pero mis depósitos están concentrados en 50 días y doy un préstamo a 48 meses. Si puedo colocar un bono soberano que rinde CER más 25% no te puedo prestar plata a 48 meses… es así… Si el bono soberano a 48 meses achata la curva, la plata va a ser 40% rápidamente a largo plazo” .

La discusión se inició hace no más de una semana y se encuadra en la orientación que le está dando el Central a su política monetaria, enfocada en reducir de manera agresiva las tasas de interés de referencia para que los bancos vuelquen la liquidez “a la calle”, en lugar de resguardarla en los instrumentos que les ofrece el propio Banco Central, esto es, letras de liquidez y pases. Consideran que con el súper cepo que plancha el dólar y las tarifas congeladas, no hay riesgo de una aceleración de la inflación.

La tasa que paga por las Leliq ya bajó 13 puntos desde el 10 de diciembre y se ubica en el 50% anual. Por los pases pagará una tasa que, como mucho, será la mitad de la que ofrece por las Leliq.

En el Central están siguiendo de cerca las tasas que ofrecen los bancos no tanto a las empresas (donde ya se habilitaron líneas para Pymes al 40% anual a cambio de un relajamiento en los encajes), y consideran que es una exageración que las tarjetas de crédito cobren tasas superiores al 70% anual, de piso, por el financiamiento con tarjeta de crédito.

La visión que tienen en el Banco Central es que si las tasas de interés no bajan mucho habrá un impacto importante sobre las cuentas de las familias que durante los últimos meses tomaron créditos para financiar consumos -algunos de primera necesidad- y desde hace rato enfrentan el pago de cuotas con ingresos familiares que perdieron poder adquisitivo contra la suba de la inflación.

Al respecto, un informe de la consultora First Capital, difundido día atrás, advirtió que “con la inflación arriba del 55% y los salarios perdiendo terreno de forma acelerada, los consumidores argentinos se están endeudando cada vez más y en niveles récord para poder cubrir necesidades básicas”.

Según este trabajo “la operatoria en pesos con tarjetas de crédito fue la más utilizada por las familias para financiarse. Sin embargo, todas las líneas de crédito mostraron subas significativas. Los préstamos personales terminaron el ciclo 2019 en $ 403.895 millones y el financiamiento con tarjeta en 532.761 millones”.

También advierten que “producto de la recesión y del ajuste de precios, los consumidores han usado los plásticos mayoritariamente para financiar sus compras, impulsado por el programa `Ahora 12` y en muchos casos para poder llegar a fin de mes”.

En un banco privado de primera línea le dijeron a este diario que obviamente están al tanto de las ideas que se manejan en el Banco Central sobre el costo del crédito. Pero advirtieron. “La oferta de crédito va a avanzar de manera cuidadosa por el motivo que esgrime el Gobierno ante cada paso que está dando en estos días: está todo supeditado al resultado de la renegociación de la deuda. Si eso sale bien, es obvio que los bancos vamos a salir a matarnos para otorgar créditos y la tasa de interés va a bajar naturalmente, pero si esa negociación se estira y el resultado es incierto, todos vamos a ser precavidos”.