En noviembre, el consumo cayó 6,5% y no se espera repunte para diciembre

Economia
Lectura

En noviembre, las ventas en los supermercados, autoservicios y comercios de barrio siguieron en picada: cayeron 6,5% y acumulan así una variación negativa del 7,3% en lo que va del año,

según datos de la consultora Scentia.

Este registro del consumo durante el mes pasado se dio, tras la ligera desaceleración de la caída que había experimentado en octubre (-5,4%). Y también a pesar de que la variación de precios, interanual, fue menor que la de los meses previos (35,9%).

Osvaldo del Rio, director de la consultora señala que en noviembre "se repite la misma situación que hemos visto a lo largo del año, con una caída mas pronunciada en autoservicios que en cadenas de supermercados (-7,9% y -5,1% respectivamente).

"El canal de los supermercados viene menos golpeado", coincide Facundo Aragón, gerente comercial de Nielsen, empresa también especialista en medir el consumo masivo. "Gracias a las promociones y al desarrollo de marcas propias, los supermercados lograron afrontar mejor la crisis", explicó. Por otro lado, también fueron el único canal beneficiado con la venta de productos sin IVA, a pesar de haber sido una medida de impacto en el corto plazo, según el analista.

Los últimos datos de Nielsen arrojan una caída promedio del 4,4% en las góndolas. Mientras que, en el acumulado del año (hasta octubre) para todos los canales la caída llega al 12,8%. En la medición exclusiva del comportamiento de las góndolas que la consultora mide en su índice "express", también se observó una mayor caída en la Ciudad de Buenos Aires y GBA (-6,1%) en comparación con el interior del país (-3,3%).

Esta característica se dio -en términos generales- a lo largo de todo el año. Según Aragón, la caída fue mayor en CABA y los suburbios porque el impacto económico fue más negativo allí que en el resto del país. En este sentido, habría sido más fuerte el impacto de la suba de tarifas y del transporte, por ejemplo, mientras que en el interior,  las tarifas ya estaban altas.  Por otra parte, "también el desempleo pegó mas fuerte en las zonas urbanas", señaló.

Los datos relevados por Scentia, en todo el mercado, señalan que la caída de la ventas afectó más al conjunto de productos llamado "impulsivos", como la golosinas, con una baja del 11,1%. Y también a aquellos alimentos vinculados al Desayuno y Merienda. Esa categoría se desplomó 8% en el anteúltimo mes del año. Por el contrario, la caída más baja se dio en los artículos de limpieza de ropa y del hogar (-0,5%).

"En términos de precios, se observó una importante desaceleración que podría explicarse, en gran medida, por el mayor uso de activaciones promocionales y descuentos por parte de la gente. Además, los cambios en el mix de compra, ya sea categorías y marcas, afectan directamente este indicador", explica del Río.

En cuanto a la evolución de las ventas durante diciembre, según Aragón, "no se espera mucho cambio" a pesar de que se trata de un mes estacionalmente de mayor consumo por las Fiestas. "No hay ninguna razón para que haya variaciones importantes en términos de consumo: la gente no tiene mas plata y los precios siguen aumentando". Por otra parte, según el analista, "cualquier acción del nuevo Gobierno para repuntar el consumo no va a tener impacto en este mes", descartó.