La Mesa de Enlace del campo busca "calmar a las bases" y le pide diálogo al Gobierno

Economia
Lectura

Aunque muchos productores viven la suba de la retenciones como un cerco que va a empequeñecer la actividad y los dirigentes hablan de dobleces de la Casa Rosada que les había

prometido diálogo y los sorprendió con las medidas, casi todos coinciden que no hay demasiado margen para una protesta extendida del campo. Habrá actos salteados en distintas localidades, cuyo primer ensayo fue este domingo por la tarde en la santafecina Armstrong. Hoy se reúne la Mesa de Enlace para consensuar pasos a seguir y no quedar “descolocados” con una parte de “las bases” que por las redes y como Campo+Ciudad impulsa una marcha el próximo 18.

Jorge Chemes, flamante presidente de la poderosa Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) contó a Clarín que nadie del gobierno se comunicó tras el anuncio de las retenciones. “El Presidente dice que están en el mismo nivel de 2017 y es verdad pero lo que no tiene en cuenta es que en el medio hubo dos grandes devaluaciones y buena parte de nuestros costos están dolarizados”. Chemes señaló que el ánimo en el campo está “muy caldeado, hay quienes piden un paro de ventas. Pero tenemos que calmarnos y agotar todas las instancias de diálogo”.

Idéntica postura mostró Carlos Achetoni, presidente de la Federación Agraria, quien manifestó a este diario: “Nos inquietó la forma que nos enteramos y lo enmarañado de la aplicación que creemos que hemos descifrado y no concuerda con lo que habíamos hablado de consensuar. Hay inquietud del productor y calmar esta situación va a depender de lo que hablemos con el gobierno. Creo que no debemos tensar la cuerda desde ningún sector para no llegar a las protestas, tampoco estamos para acompañar al gobierno o a la oposición en una gesta política que diluya la complicada realidad económico productiva que atraviesan los agricultores familiares, pequeños y medianos. El pequeño está muy complicado y no resiste más esfuerzos. Debe tener trato diferenciado”.

Para un analista político, que solicitó el anonimato, “Alberto Fernández comete un error al no sentarse con los ruralistas y presentar el alza de retenciones como fruto de una negociación. Fernández debería cuidar más la relación con un sector que mantiene en la memoria los acontecimientos de 2008 y con el que necesita recomponer. Es probable que los invite y conozcamos alguna compensación a productores que están más lejos de los puertos, por ejemplo”, Con una sequía incipiente como un ingrediente más que adelgaza los márgenes, es mucho lo que se pone en juego, pese a que en el campo se esperaba una suba de mayores proporciones.

Gabriel Delgado, el economista del INTA que sonaba como ministro, estuvo trabajando para moderar el ajuste. Precisamente, para evitar mayores daños colaterales se dejaron producciones regionales como peras y manzanas fuera del zarpazo al quedar en 5%. La carne y la leche en polvo, entre otros, tendrán 9%. La industria aceitera y la del biocombustible se habían ilusionado con algún diferencial. No sucedió y las exportaciones de aceite y harina de soja pagarán 30%. Y el biocombustible que se envía Europa, 27%. w