Con los mercados cerrados las provincias dependerán más de la Nación

Economia
Lectura

Un informe de la consultora Moody’s estableció que la perspectiva 2020 para las provincias argentinas es “negativa” debido a que no podrán acceder al mercado financiero y esto aumentará su dependencia

con la Nación.

“Los gobiernos provinciales de Argentina enfrentan un entorno operativo cada vez más desafiante, que afectará sus resultados financieros y hará más difícil el refinanciamiento de la deuda frente a las presiones sociales y los cambios de políticas”, plantean. De este modo, “las condiciones restrictivas en los mercados locales e internacionales aumentarán la dependencia de las provincias del financiamiento soberano” y profundizarán la exposición de los tenedores de bonos al riesgo del refinanciamiento.

Para la consultora “la administración de la liquidez será más difícil debido a las restricciones en los controles cambiarios. Los ingresos se debilitarán en términos reales como resultado de la severa recesión económica de Argentina”.

Ante las tensiones sociales y la inflación persistente, las provincias se verán obligadas a aumentar el gasto a medida que sube la pobreza y el desempleo y disminuye el poder adquisitivo. Sin embargo, “los gastos de capital estarán limitados por la falta de opciones de financiamiento y el lento crecimiento”. Por esta razón, la continuidad de las políticas “será desafiante, ya que habrá nuevos gobernadores y una nueva administración federal”.

En este contexto, la elevada tasa de política monetaria de la Argentina, orientada a contener la inflación y aliviar la presión cambiaria, seguirá haciendo que “el costo del financiamiento en moneda local sea inaccesible”.

Al mismo tiempo, Moody’s advierte que “un aumento significativo del riesgo percibido de los activos argentinos hará que los diferenciales se disparen, eliminando la opción de acceder a fondos a través de los mercados internacionales”. Esta situación hará que las provincias “sean más vulnerables a una reducción del financiamiento si el soberano enfrenta desafíos fiscales y de liquidez”.

De todos modos, los gobernadores cuentan con algunas cartas a favor. Una de ellas es que el financiamiento del sector público “suele ser menos estricto que el financiamiento del mercado, un factor crediticio positivo”.

La otra carta favorable está en manos de los distritos petroleros. Las provincias productoras como Tierra del Fuego, Chubut, Río Negro y Mendoza, que se benefician de ingresos por regalías ajustados al dólar, serían las únicas que contarían con una cobertura contra la deuda en moneda extranjera.

Los actuales controles cambiarios limitan la capacidad de las provincias para acumular efectivo en moneda extranjera, lo que afectará su capacidad para administrar niveles de liquidez. Si bien las restricciones del Banco Central no afectan el servicio de la deuda, la incapacidad de acumular efectivo en dólares “expone a las provincias a un rápido deterioro del poder adquisitivo en moneda local”.

AQ