Un balance con algunos números poco claros

Economia
Lectura

El sector público nacional acumuló un superávit primario – antes del pago de intereses de $ 25.022 millones en los primeros 11 meses del año, según informaron antes de dejar sus

cargo los funcionarios del Ministerio de Hacienda. Representa un 0,1% del PBI. En tanto, sumando los intereses, el déficit financiero fue de $ 594.004 millones, el 2,7% del PBI. Esto pasó porque los intereses netos sumaron $ 619.026 millones, un aumento del 86,7%, un 24% más descontando la inflación.

Un dato no menor es que esos resultados se alcanzaron con importantes ingresos “no tributarios” por un total de $ 467.010 millones, equivalente al 2,1% del PBI. En los 11 meses de 2008, esos recursos “no tributarios” sumaron $ 254.684 millones. O sea, aumentaron un 83,4%.

Según Nadin Argañaraz, del IInstituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF) “hasta noviembre, los ingresos no tributarios aportaron 0,4 puntos porcentuales del PBI más que en igual período de 2018. Ese ingreso extra más que compensó la caída del 0,25 puntos de la recaudación tributaria”. 0,4 del PBI son unos $ 100.000 millones.

La consultora LCG dice que “de no haberse generado recursos extraordinarios por la venta de centrales térmicas y por la liquidación de acciones del FGS de la ANSeS, los recursos totales hubiera crecido 3% por debajo del nivel de precios”.

Juan Pablo Di Iorio, economista de ACM, detalla que “entre enero y noviembre los recursos de capital alcanzaron los $ 117 mil millones, creciendo un 882% en el período, impulsados por ingresos extraordinarios como las ventas de centrales térmicas Ensenada-Barragán ($ 26.321 millones) y Brigadier López ($ 14.095 millones), que no se repetirán en el futuro. También colaboraron los recursos de capital por $ 64.000 millones transferidos por el Fondo de Garantía de Sostenibilidad con destino al financiamiento de las jubilaciones (Programa de Reparación Histórica)”.

“También se observó – agrega Di Iorio--un fuerte crecimiento de los ingresos no tributarios (72% a/a) hasta alcanzar los $ 147.325 millones. Las rentas de la propiedad alcanzaron los 201 mil millones derivadas del rendimiento en inversiones en el sector financiero del FGS, aunque sólo crecieron un 28% respecto a 2018. Todos estos rubros han contribuido a reducir el déficit primario en 2019, aunque ciertos ingresos no podrán ser repetidos en el futuro”.

Además, para obtener esos resultados fiscales, se frenaron los “gastos de capital” (inversiones) ya que aumentaron nominalmente apenas el 19,4%, lo que representa una baja de más de 20 puntos frente a la inflación. Y se licuaron los pagos de jubilaciones, pensiones y asignaciones en casi 10 puntos frente a la inflación y las transferencias a las Universidades bajaron unos 20 puntos.

Contra la creencia de que los gastos en obra pública tuvieron una fuerte expansión, en base de los números de noviembre, la consultora LCG dice que el gasto de obra pública “continúa siendo una de las principales variable de ajuste a la que se recurre para alcanzar la convergencia fiscal”.

El IARAF destaca otro punto: que resta contabilizar un mes fiscalmente clave, como es diciembre. “En un escenario de línea de base, con crecimiento de los recursos tributarios similar al que se viene observando y con los recursos no tributarios logrando un valor como el presupuestado en porcentaje del PIB; y en el cual el gasto primario respeta las evoluciones estacionales promedio de la historia reciente, el déficit de diciembre de 2019 rondaría los $200 mil millones (0,9% del PIB) y de este modo el déficit primario del año 2019 sería del 0,8% del PIB, con lo cual (dado el superávit primario heredado) en el mes de diciembre se debería conseguir, como mínimo, un financiamiento por alrededor de $177 mil millones”, dice el Informe.

Todo esto, concluye el Informe de IARAF, son proyecciones realizadas “en un escenario en el cual no se consideran medidas que modifiquen los niveles de ingreso y/o gastos nacionales durante lo que resta de diciembre”.

Por otra parte, hubo cambios en las fuentes de financiamiento. A fines de octubre, a través del Decreto de Necesidad y Urgencia ( DNU) N°740 , según el análisis de ASAP ( Asociación Argentina de Presupuesto) se aumentaron los ingresos esperados o autorizados del Tesoro por “ Anticipos del BCRA por $400.000 millones” y otros “$326.100 millones, principalmente en concepto de Rentas de Propiedad por transferencias de utilidades del BCRA por $204.244,8 millones. Además se incrementaron los recursos de la Administración Nacional de Seguridad Social (ANSeS) en $109.081 millones- incluyendo Ingresos Tributarios ($55.006 millones), Intereses por los Préstamos Argenta y del Fondo de Garantía de Seguridad Social ($30.205 millones), Aportes y Contribuciones ($17.161 millones) y Venta de Acciones y Participaciones de Capital ($6.335 millones)”, entre otros incrementos.

Con relación a las transferencias del Banco Central, hay que señalar que sus utilidades son contables ( no realizadas) por la suba del dólar lo que “valorizó” en pesos las tenencias dolarizadas. No obstante, en un contexto de caída de los bonos y papeles de deuda, llevó que al 30 de noviembre, el BCRA registrara un patrimonio neto negativo de $ 423.405 millones. También el FGS de la ANSeS tuvo una fuerte desvalorización por la devaluación y la caída de las tenencias de papeles de la deuda pública.