Alberto Fernández no fue a la presentación del libro "Lawfare" de Rafael Bielsa pero mandó un mensaje

Politica
Lectura

Alberto Fernandez faltó a la cita. Pese a que estaba anunciado y a que figuraba en su agenda de actividades, a último momento el presidente electo decidió bajarse de la presentación

del libro “Lawfare, guerra judicial-mediática, desde el primer centenario hasta Cristina Fernández de Kirchner”, escrito por Rafael Bielsa y Pedro Peretti, donde los autores compartieron escenario con la abogada del ex expresidente, Graciana Peñafort.

Sin embargo, Alberto Fernández envió una nota de fuerte contenido político, que se leyó al finalizar el acto, donde sostuvo que la "difamación mediática", en combinación con el accionar de ciertos jueces, "atenta contra las democracias latinoamericanas".

El presidente electo destacó el recorrido que propone el libro, "desde El Grito de Alcorta" a principios del siglo XX, hasta nuestros días, ya que "nos ayuda a desentrañar las operaciones que les imponen a los líderes populares". En ese sentido, Fernández aseguró que "nuestro deber" es "mostrar la verdadera historia", para que funcione correctamente "el Estado de derecho, la libertad de expresión y la soberanía popular".

El acto en la Facultad de Derecho se anunció con la participación de Alberto Fernández, quien finalmente no asistió, pero envió una nota de respaldo.

El acto en la Facultad de Derecho se anunció con la participación de Alberto Fernández, quien finalmente no asistió, pero envió una nota de respaldo.

Sus palabras cerraron la presentación de un libro, que se transformó en un imponente acto sobre lo que el kirchnerismo considera "operaciones judiciales-mediáticas" contra sus dirigentes. Entre ellos, la abogada Graciana Peñafort, mencionó a Cristina Kirchner, Amado Boudou, Milagro Sala, Julio De Vido, Héctor Timerman -ya fallecido-, la familia Moyano y Carlos Zannini, entre otros.

De hecho, entre el público, que colmó el salón de actos de la Facultad de Derecho de la UBA estaba Zannini, ex secretario de Legal y Técnica de Cristina Kirchner, quien estuvo detenido poco más de tres meses por el presunto encubrimiento al atentado a la AMIA. También estuvieron presentes en el acto Eduardo Valdes, Víctor Hugo Morales, Roberto Baradel, Pino Solanas, Gerardo Romano, Gabriela Cerruti y el abogado del ex ministro De Vido -todavía en prisión-, Maximiliano Rusconi, entre otros.

Peñafort señaló que el lawfare es "la persecución judicial y mediática que cae sobre opositores políticos". Y advirtió que "no hay lawfare sin periodismo" que se preste a hacer operaciones de prensa, donde no importa si la persona es culpable o inocente, porque "esa decisión está tomada desde antes de que comience la causa".

La abogada también cuestionó el accionar de los servicios de inteligencia, que acá “se creen capacitados para violar la ley, como ocurrió con el caso D’Alessio". De todos modos, la abogada de Amado Boudou sostuvo que no está de acuerdo en una "Conadep de periodistas".

En el mismo sentido se expresó Rafael Bielsa, quien aseguró que "los que crean que en el próximo gobierno va a haber una Conadep del periodismo o un ministerio de la venganza, están mintiendo, son operadores y no son periodistas. El defecto del periodismo se cura con mejor periodismo". Pese a ello, el ex canciller kirchnerista alertó sobre la “proscripción” que sufren en “determinados medios de comunicación”. Y aseguró que "si el periodismo presenta una indagatoria como un procesamiento, y un auto de procesamiento como una condena firme, está mintiendo.  Y ese tipo de periodismo va a desaparecer", insistió Bielsa, reforzando una polémica que planteó hace un par de semanas, cuando respaldó las polémicas declaraciones de Hugo Moyano contra los periodistas.

El otro autor del libro, Pedro Peretti, aclaró que hay un requisito indispensable, para que se desencadene el lawfare, y es tener "posturas de ruptura con el establishment económico", como Cristina Fernandez de Kirchner, Lula, Correa, Baradel y Milagro Sala, dijo Peretti. 

Según se plantea desde la contratapa del libro "Lawfare", que editó Ariel (Editorial Paidós), "en nombre de la ley de la República y de la lucha contra la corrupción, los fiscales acusan, los jueces procesan y los medios condenan a líderes del espacio nacional y popular, como Cristina Fernández de Kirchner".

Previo a la presentacion del libro, Alberto Fernández ya dio su aval a la teoría del lawfare, en una reciente entrevista con el ex presidente ecuatoriano, Rafael Correa -quien reside en Bélgica, prófugo de la justicia de su país-, para el canal Rusia Today. Allí planteó que esa doctrina se expresa con "mucha claridad" en tres casos: Ecuador, Brasil y la Argentina. Además, en esa entrevista el presidente electo afirmó que la ley de medios "abrió un debate social que lo ganó Cristina", pues permitió saber "quién está detrás del que está hablando o escribiendo, qué interés está detrás. Y eso es un gran avance".

Según difunden Bielsa y Peretti en la contratapa de su libro, "Lawfare es un libro urgente y fundamental para entender cómo los medios y la justicia atentan hoy contra la vida pública de las democracias sudamericanas".

Como una metáfora del libro, al finalizar su presentación, no se permitieron preguntas a los autores, ni los periodistas pudieron acercarse al escenario desde donde los dirigentes kirchneristas despotricaron contra las "operaciones mediático-judiciales".

En un artículo publicado en Clarín, Andrés Rosler, un doctor en Derecho de la Universidad de Oxford, explicó que el terminó "lawfare" fue tomado de una doctrina que el Ejército norteamericano usa para explicar los juicios que inician los ejércitos vencidos. Pero el chavismo, el ex presidente de Ecuador Rafael Correa y el kirchnerismo sumaron al periodismo en esa teoría que buscan difundir para enfrentar los juicios por corrupción, como la causa de los cuadernos de las coimas.