Guiño del hijo de Bolsonaro: "La tendencia es a una normalización en la relación con Argentina"

Politica
Lectura

Brasilia, corresponsal. El escenario fue un seminario sobre la nueva política exterior de Brasil organizado por la Comisión de Relaciones Exteriores y Defensa Nacional de la Cámara de Diputados, que preside Eduardo

Bolsonaro.

Ante diplomáticos acreditados en Brasilia, militares, parlamentarios y altos funcionarios del gobierno de Jair Bolsonaro, el hijo presidencial llamó a establecer "una relación pragmática" con Argentina, indicando que el comercio está "por encima de las ideologías".

En una breve referencia al vínculo de Brasil con el que es su tercer mayor socio comercial, Eduardo Bolsonaro pidió la ratificación del acuerdo Mercosur-Unión Europea y luego, al hablar con periodistas, aseguró que “la tendencia es de normalización en la relación” bilateral, e incluso sugirió que su padre y el presidente electo Alberto Fernández podrán dialogar en el futuro.

“La verdad, no hubo ningún primer contacto, pero eso va a ocurrir”, dijo Eduardo sobre el diálogo entre la administración Bolsonaro y la futura de Alberto F.

“Eso en algún momento va a ocurrir. Cuando pasa la elección los ánimos tienen a calmarse y la tendencia es que más adelante ocurra ese encuentro, se recomponga (la relación)”, agregó.

“Sin entrar en el mérito de qué está correcto y que está equivocado, yo tengo mis opiniones propias, esto es para demostrar cómo queremos conducir la política externa brasileña: no necesitamos morir de amor el uno por el otro para hacer negocios”, aseguró también el hijo presidencial.

En referencia a los conflictos con Argentina, Eduardo dijo también que “esa agenda no es la que el presidente (Bolsonaro) desea. Se puede perfectamente hacer comercio sin la necesidad de concordar políticamente e ideológicamente”.

Las declaraciones del legislador llegan luego de duros cruces entre Jair Bolsonaro y Fernández disparados por el decidido involucramiento del presidente electo argentino en la campaña por la libertad del ex mandatario Luiz Inácio Lula da Silva, que molestó al jefe de Estado brasileño.

Bolsonaro no concurrirá a la asunción de Alberto el 10 de diciembre, a la que enviará a su ministro de Ciudadanía, Osmar Terra, un gran conocedor de Argentina. Sin embargo, el mandatario brasileño siempre remarcó que no planea imponer trabas al comercio en el Mercosur y pidió que Argentina no volviera a implementar, como ocurrió entre 2003 y 2015, prácticas proteccionistas en su política comercial.

En el seminario, el viceministro de Economía para Comercio Exterior y Asuntos Internacionales de Brasil, Marcos Troyjo, se refirió a la necesidad de un "proceso de reforma y modernización estructural" del Mercosur para convertir al bloque "menos una fortaleza de protección y más un vehículo de interacción".

Troyjo, también, dijo que, en la próxima cumbre del Mercosur, que tendrá lugar a inicios de diciembre en el estado brasileño de Rio Grande do Sul, “el pragmatismo será la marca principal de Brasil”, y aseguró que su país tiene “un compromiso irreductible” de integrarse progresivamente a la economía global, por lo que no permitirá, como ocurrió en el pasado, “que la velocidad del tren sea determinada por el que va más lento”.

La cumbre de Mercosur se realizará los días 4 y 5 de diciembre, por lo tanto antes de la asunción del nuevo gobierno argentino.

IM