Por una interna en el Gobierno, dan marcha atrás con el nuevo protocolo para el aborto no punible

Politica
Lectura

El mismo día que se emitió un nuevo protocolo para la interrupción legal del embarazo, el Gobierno decidió dar marcha atrás y trabaja en una resolución que anulara la que este

miércoles por la mañana salió publicada en el Boletín Oficial con la firma del secretario de Salud Adolfo Rubinstein.

Según voceros del Gobierno, Rubinstein habría sacado la resolución que regula el “Protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo (ILE)” sin consultar a la ministra de Salud Desarrollo Social, Carolina Stanley, que en los papeles es su jefa luego de que Salud pasara a Secretaría y dependiera de Stanley.

Rubinstein tiene una posición histórica a favor del aborto en contraposición a Stanley, de cercanía con el Papa y que siempre se mostró en contra de la legalización.

En la Cartera que conduce Stanley sostuvieron que los ministros y todo el Gobierno se enteraron de la resolución por los diarios. "Vamos a revocar la medida de la secretaría de Gobierno de Salud", confirmaron cerca de la ministra.

En lo formal, cuestionan la falta de intervención de los organismos con competencia en materia de niñez y adolescencia, discapacidad y mujer.

Fuentes oficiales sostuvieron que se analizó despedir a Rubinstein, aunque por el momento la medida no se hizo efectiva. Diputados del oficialismo como Cornelia Schmidt Liermann exigieron la renuncia del secretario de Salud. 

En la sede de 9 de Julio sostuvieron que el dirigente radical -que se manifestó a favor de la legalización del aborto- habría respondido a un pedido del ex ministro Ginés González García, cercano a Alberto Fernández. "En su equipo hay mucha gente de Ginés", acusan en el Gobierno.

Rubinstein visitó el martes la Casa Rosada y enfiló para el ala presidencial, aunque en el Ejecutivo no confirmaron con quién se habría reunido. 


Noticia en Desarrollo