Alberto Fernández escucha ideas de todos pero mantiene el suspenso en política exterior

Politica
Lectura

Aseguran quienes están cerca de Alberto Fernández que el candidato a presidente del Frente de Todos recibe ideas bajo un esquema de trabajo radial. Y a que así seguirá incluso después

de que decida los nombres de su gabinete para el caso que le gane a Mauricio Macri en los comicios del 27 de octubre o en segunda vuelta, el 24 de noviembre. Hoy, dicen sus cercanos, recibe propuestas, ideas, y va definiendo sobre la marcha en cada cuestion. Se mueve así también en los asuntos de política exterior, sobre las que tuvo algunas definiciones en los últimos meses.

Este diario conversó con cada uno de esos grupos que le extienden ideas al candidato de manera directa e indirecta.  

Camino a las elecciones
Lo que tenés que saber hoy del oficialismo y la oposición.

Lo que tenés que saber hoy del oficialismo y la oposición.

De lunes a viernes

Recibir newsletter

Pese a las fuertes diferencias que existen dentro del amplio campo de lo que hoy se agrupa en el campo peronista-kirchnerista, hay grupos y subgrupos organizados. Uno de sus más cercanos hombres en materia de política exterior es su amigo Jorge Argüello, ex embajador en Naciones Unidas, y en Washington, y quien trabaja con materiales documentales desde su llamada Fundación Abierta.

A su vez, Argüello, recibe las ideas de embajadores senior de la Cancillería, hoy jubilados de La Casa, pero activos en la producción de ideas como Federico Mirré (en sus últimos días de embajador activo al frente de la sede en Londres y Juan Carlos Olima. Se les ha oído enumerar la necesidad de hacer primar "el interés nacional"; aspirar a una "política independiente" pero neutral (el caso venezolano sería el de su gran deferencia con el macrismo); tener una relación mancomunada con los vecinos como Uruguay, Brasil, Chile y Paraguay; volver a redefinir de manera más fuerte el concepto de soberanía territorial en temas económicos y en lo que hace a Malvinas; que confluya la política exterior con la Defensa, no esta última con la Seguridad interior como lo planteó el actual gobierno.

Sin dudas cómo acercarse al gobierno de Brasil es una de las líneas que más preocupan tras los duros choques Bolsonaro-Fernández, de ahí que en su equipo ya estarían buscando comunicarse con Itamaraty y Planalto. "La relación entre los dos países excede a los gobiernos de turno", se consuelan.

Otro hombre de llegada Fernández es Guillermo Oliveri, ex secretario de Culto, y quien se mantiene en activa vigilancia de que a ningún cercano al candidato se le ocurra coquetear con la idea de que se busque una foto con el Papa Francisco, estando en campaña.

Se sabe Alberto Fernández tiene carácter fuerte, afirman. En España, no le gustó por ejemplo que desde el equipo de Felipe Solá buscaran reflejar en las redes sociales que ya estaba elegido como Canciller si eran gobierno. Nadie está elegido, aseguran. 

En los papeles, los "elementos para la definición de una nueva política exterior" que tiene Fernández en su escritorio, se trabaja con la idea de que la diplomacia no debe ser "excesivamente concesiva en sus intercambios". Se le aconseja "eludir el falso dilema China o Estados Unidos" y que busque no construir una alianza única con Estados Unidos (más parecido a lo que hice la administración Macri) o abandonarla para profundizar otra con China (como lo hizo Cristina Kirchner). Hacer multilateralismo y renegociar el acuerdo Mercosur-Unión Europea, conceptos que ya dio Fernández.

En esta política surgen otras ideas ya escuchadas en el jefe de la fórmula presidencial con Cristina Kirchner. Hay que "redefinir la relación con Washington". Hacer de la relación con Estados Unidos el pilar central de la política exterior fue "un error estratégico elemental" que ha "generado dependencia externa" y "endeudamiento" a cambio de "contraprestaciones en otros frentes sensibles" como Oriente Medio, señalan en el albertismo. Pero en ese límite de lo creíble y lo posible, también se lo escuchó alardear al candidato de sus vínculos -que siempre tuvo- con la embajada de los Estados Unidos, y con su actual jefe,  Edward Prado. En ese tren, sólo tiene que ponerle fecha a la invitación de los inversores que quieren escucharlo en Manhattan. 

El ex canciller Jorge Taiana, quien por ahora no se encuentra disponible para el diálogo con Clarín, encabeza otra usina de política internacional que le llegan al albertismo. Taiana tiene fuerte llegada aún en La Casa, sobre todo entre los diplomáticos peronistas. El ex embajador en Francia, Juan Archibaldo Lanús, cenó con la ex presidenta y candidata a vice de Alberto, Cristina Kirchner, y hay un paper con propuestas de política exterior, que si bien fueron hechas para Consenso Federal de Roberto Lavagna, ha sido visto por las filas albertistas. Y lo firman, entre otros, los embajadores, Diego Tettamanti, César Mayoral y Roberto García Moritán (ex vicecanciller),

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Cargando...