Roberto Lavagna en Mendoza: "Nunca aceptaría formar parte de un gobierno de Fernández o de Macri"

Politica
Lectura

El precandidato a presidente por Consenso Federal visitó Mendoza y dijo que su receta para sacar al país de la recesión es “poner dinero en el bolsillo de los argentinos". Explicó

que su candidatura molesta al macrismo y al kirchnerismo y, por eso, “hay operaciones y presiones para que no exista esta tercera opción”.Y afirmó, ante versiones publicadas, que “jamás" sería ministro de Economía ni integraría el gabinete de Alberto Fernández ni el de Mauricio Macri, sus competidores.

El ex ministro de Economía almorzó con productores, elaboradores y gremios vitivinícolas en la cooperativa Fecovita. Calificó de "picardías de patas cortas" las versiones de que Alberto Fernández podría convocarlo en un eventual gobierno kirchnerista para integrar su gabinete económico. "Nada más lejos que lo que tengo en mi cabeza. No formaría parte del gobierno de ninguno de los dos, porque ninguno tiene la vocación de hacer un gobierno de unión nacional". Y centró sus propuestas en medidas económicas: “Primero hay que poner la plata en el bolsillo de la gente. ¿Cómo? Hay que devolverle lo que le sacaron en el último año en salarios y jubilaciones, donde se perdió como mínimo un 16%”, dijo. Explicó que para lograrlo aumentaría el salario mínimo, vital y móvil, eliminaría el impuesto a las ganancias a los trabajadores y adecuaría los créditos tomados para que se indexen por salario y no por inflación.

Camino a las elecciones
Lo que tenés que saber hoy del oficialismo y la oposición.

Lo que tenés que saber hoy del oficialismo y la oposición.

De lunes a viernes

Recibir newsletter

Lavagna caminó por el centro mendocino en una mañana fría y nublada, en compañía de sus aliados políticos de la ONG Protectora, que lleva como candidato a gobernador al diputado José Luis Ramón. Dijo que el acuerdo con Protectora surgió como algo “natural” por su “larga historia de defensa de los consumidores”. Además, señaló: “Tenemos coincidencias en mostrarnos como una alternativa y superación a la grieta política y social que plantean el kirchnerismo y el macrismo”.

En cuanto a la relación con el gobierno de Mendoza, el precandidato a presidente por Consenso Federal contó que nunca hubo una negociación ni comunicación directa con Alfredo Cornejo cuando el radical pedía ampliar el frente Cambiemos. Calificó la actitud del gobernador y presidente de la UCR como “una estrategia en su comunicación para influir en la negociación interna que llevaban la UCR y el PRO. Nunca tuvo una consistencia cierta”.

Sobre el desplome del espacio Alternativa Federal y por qué no llegó a un acuerdo con Massa y Pichetto, dijo que no se logró porque, desde el principio, hubo gente que no estaba en este espacio. "Parecía que estaban, mientras negociaban hacia un lado y hacia el otro dónde ubicarse”, opinó sobre sus ex aliados. Se quejó del desgaste de ese ida y vuelta: “Es muy difícil construir así. El tiempo se encargó de demostrar que los que estaban negociando, se fueron hacia el cristinismo o el macrismo. Quedamos los que, desde el principio, dijimos: ´Ni Macri ni Cristina”.

Ubicado en una tercera vía frente a la grieta política, aunque disputando el tercer puesto con José Luis Espert, según las encuestas, Lavagna descree de los sondeos porque “no son independientes”. Dijo que los resultados ciertos los conoceremos el 11 de agosto: “Hay un 35% de la población que no quiere votar lo que la polarización le está ofreciendo. No quieren votar otra vez entre lo peor y lo malo. Llegó el momento de ofrecer algo distinto”.

Al mediodía, en una conferencia de prensa del gremio hotelero gastronómico de Mendoza, con los precandidatos a diputados nacionales, Marcelo Romano y Carolina Montiveros, llamó a no caer en “trampas preelectorales”, como los créditos que dan momentáneamente de la Anses o los programas de cuotas sin interés.

“Llevamos 8 años estancados, sin crecer, porque nunca entendieron que el consumo y la inversión van juntos”, dijo Lavagna. Criticó la política económica del macrismo: "Hay un grave desorden en los precios y por eso no hay crecimiento. La tasa de interés está absurdamente alta, el peso de los impuestos es tremendo, el salario está muy bajo y el tipo de cambio está controlado artificialmente. Todo esto tiene que ser reordenado y redefinido”.

Habló de las principales variables económicas. Sobre inflación dijo: "Es un problema complejo que va mas allá del control de la emisión monetaria. Depende de la emisión, el déficit fiscal y de los costos y estructuras productivas, por eso el crecimiento es la clave para combatirla”.

Cuestionó la política cambiaria de un dólar planchado "El gobierno ahora se sienta sobre el dólar y cree que los resultados van a ser distintos. Podrán ser distintos de acá a las elecciones pero es un engaño a la población".

Sobre una futura reforma laboral, Lavagna dijo: "En una economía parada como la argentina, ninguna reforma laboral sirve para nada”. Explicó que “no va a llegar la bonanza empezando por acá, porque los empresarios no van a tomar más trabajadores si la economía no arranca”. Y sobre la reforma jubilatoria, mencionó: "El 82% móvil no es posible en una economía que está parada. Hay una enorme masa de jubilados que cobran el mínimo y otros pocos en la punta de la pirámide con jubilaciones muy diferenciadas. Lo primero que hay que hacer es una reforma para pensar cómo el sistema tiende a achatarse para que los que cobran menos, les llegue más".

La última consulta fue cómo piensa captar el voto joven, en especial a los nuevos votantes que no lo conocieron en su función como ministro en la tormenta. Lavagna respondió que hay temas dominantes que le importan a los jóvenes más allá de la legalización del aborto. Y mencionó a: "cómo conseguir el primer empleo, la difusión y formación en tecnología y la protección del medioambiente, todos temas en los que nos hemos comprometidos".

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS