Campaña a pleno en el Día de la Bandera: Mauricio Macri, Cristina Kirchner y Miguel Lifschitz festejan por separado

Politica
Lectura

Rosario (corresponsal).- A tres días de perder la provincia a manos del peronismo, el gobernador Miguel Lifschitz admitió este jueves en Rosario que “los efectos de una derrota no se pueden

disimular” y señaló que “no daba el contexto para politizar” el Día de la Bandera. Así concluyó el breve y frío acto oficial sin presencia de autoridades nacionales, ya que el presidente Mauricio Macri decidió montar un festejo propio en una escuela de la zona sur de la ciudad antes del desembarco de Cristina Fernández de Kirchner.

A menos de 48 horas para el cierre de listas nacionales, los máximos referentes del oficialismo y la oposición hicieron apuestas muy diferentes para pisar suelo santafesino después de las elecciones que marcaron el declive de Cambiemos y el regreso al poder del Partido Justicialista (PJ) luego de 12 años.

Acto por el Día de la Bandera en Rosario. Foto: Juan José García.

Acto por el Día de la Bandera en Rosario. Foto: Juan José García.

En las vísperas de la presentación de su libro en el Salón Metropolitano, la expresidenta confirmó que llamó a Omar Perotti para felicitarlo por el triunfo. El senador nacional descartó sumarse al evento porque se fue unos días de vacaciones, aunque su compañera de fórmula Alejandra Rodenas se comprometió. No conforme con eso, la ex jueza rosarina también adelantó que su espacio dentro del peronismo acompañará la precandidatura de Alberto Fernández y Cristina, algo que nadie pudo poner aún en boca del flamante gobernador electo.

Acto por el Día de la Bandera en Rosario con el gobernador Miguel Lifschitz. Foto: Juan José García.

Acto por el Día de la Bandera en Rosario con el gobernador Miguel Lifschitz. Foto: Juan José García.

Newsletters Clarín
Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Por su parte, Macri optó por mostrarse lejos del Monumento, donde se había ausentado el año pasado con la excusa de que no querían “hacerle el juego a los violentos”.

La cronología previa del Día de la Bandera comenzó en 2016 con un festejo que le permitió compartir el grito de campaña “Sí se puede” con miles de alumnos durante la promesa de lealtad a la enseña patria. A pocas cuadras de allí hubo una marcha de protesta que chocó contra el fuerte operativo de seguridad para cerrar el acceso al Parque Nacional a la Bandera y hubo incidentes.

Doce meses más tarde, las medidas se extremaron y el acto se hizo frente al mástil mayor por el inicio de las obras de restauración, un proyecto que la Casa Rosada anunció con bombos y platillos pero lleva diez meses de demora por la falta de financiamiento de la Nación.

Como en años anteriores, este jueves tampoco hubo lugar para recuperar el desfile cívico-militar que reclaman los excombatientes de Malvinas. El izamiento ni siquiera contó con discursos oficiales de Lifschitz o de la intendenta saliente Mónica Fein.

En lugar de palabras sonaron las estrofas de “Aurora” y del Himno Nacional. Después de los saludos de protocolo, el mandatario provincial reconoció que lo que era “una fiesta popular se ha ido desvirtuando” por “medidas que impiden la llegada del pueblo”. A su vez llamó a “recuperar una fiesta que debe ser de todos y contar con las más altas autoridades”.

NE

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Cargando...