La división entre el socialismo y la UCR le alcanzó al peronismo para volver a gobernar Santa Fe

Politica
Lectura

Finalmente, en el séptimo domingo de elecciones generales del año, se quebró la regla. Los oficialismos ya no son imbatibles en 2019. La ruptura mayor ocurrió en Santa Fe, donde el

socialismo se irá de la gobernación luego de tres períodos consecutivos. Omar Perotti consiguió reunificar al peronismo y eso le alcanzó para que ese partido recupere el lugar que había ocupado desde el regreso de la democracia hasta que la unión del socialismo y el radicalismo llevó a Hermes Binner a la Casa Gris.

Newsletters Clarín
Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

El Frente Progresista quedó sentenciado en 2015 cuando nació Cambiemos y se hizo evidente que Mauricio Macri y Miguel Lifschitz nunca podrían ponerse de acuerdo. La salida del radicalismo de esa alianza hizo que el tablero político volviera a parecerse al que se había consolidado en las dos primeras décadas posteriores a 1983. Además de Macri, la otra dirigente que trabajó mucho para la ruptura del Frente Progresista en estos años fue Elisa Carrió.

El kirchnerismo tratará de capitalizar el triunfo de Perotti con una foto de Alberto Fernández con el ganador. Perotti consiguió el apoyo de los K santafesinos, así que tendrá que dejar alguna ofrenda en esa altar. El Gobierno, por el contrario, sacará a relucir la buena relación que mantuvo con Perotti en el Senado en los últimos años. "Desde su identidad, acompañó varios proyectos nuestros", sostuvo un funcionario macrista.

La victoria de Perotti, a su vez, podría ser el embrión de un nuevo eje de poder en el peronismo: el entendimiento entre Santa Fe y Córdoba, la segunda y la tercera provincia más pobladas del país. Perotti y Juan Schiaretti, dos peronistas moderados, si es que esa etiqueta significa algo, podrán trabajar juntos durante los próximos años, sea quien sea el ocupante de la Casa Rosada.

En Tierra del Fuego también hubo novedades: la gobernadora Rosana Bertone (regresada al kirchnerismo) quedaba según los primeros cómputos detrás del radical K Gustavo Melella. Definirán en una semana en el balotaje. En San Luis y Formosa todo seguirá igual: Alberto Rodríguez Saá tendrá otro mandato y Gildo Insfrán asumirá la gobernación por séptima vez consecutiva.

Con esas cuatro elecciones, el interminable calendario electoral de 2019 cerrará el próximo domingo su primera etapa. La segunda vuelta fueguina será el último turno de elecciones provinciales antes de las Primarias Abiertas, Simultáneas, Abiertas y Obligatorias (PASO) del 11 de agosto, donde se votarán los cargos nacionales: presidente y vice, diputados y senadores en ocho provincias. Será el broche de un período en que se votaron gobernadores en 14 provincias, donde vive el 37,3% de los votantes del país.