Sergio Massa selló su acuerdo con los K, pero no definió si los enfrentará en las PASO

Politica
Lectura

No fue en zona neutral: Sergio Massa llegó, tarde pero 10 minutos antes que el anfitrión, a México 337, búnker de Alberto Fernández donde tomaron el demorado café y posaron solos y sonrientes para la foto del acuerdo. Por Pablo Ibáñez

 

A la misma hora, el apoderado Jorge Landau juntaba firmas para registrar en el Justicia la marca Frente de Todos -con sus derivaciones Todas y Todes- donde además del PJ están el Partido Renovador Federal, que pertenece a Massa, y otros 16 sellos.

 

La foto fue la coronación parcial de un acuerdo áspero que todavía tiene un capítulo en suspenso: si Massa competirá con boleta propia a una primaria presidencial o se integrará, como primer diputado nacional, en una papeleta única.

"Hemos avanzado en la coalición de partidos. Cada uno de nosotros, que ha tenido diferencias, va a conservar la identidad partidaria. La idea es sumar y no amontonar dirigentes", dijo Massa y pareció animar la teoría de una PASO.

 

Hay una tercera vía, que Massa niega, pero que a su lado susurran y en el peronismo K temen: que al final, el tigrense decida no ser candidato. "Voy a ser candidato sí o sí", dijo el tigrense cuando lo consultaron.

El deadline es diferente según cada uno de los cumbristas de México 337: Massa dijo que despejará la duda el 20 de junio. Fernández le pidió al tigrense que lo haga el próximo domingo.

"Con Sergio nunca se sabe: es día a día", confiaron desde el búnker albertista y festejaron que se cerró el frente común. Se firmó, a pedido de Massa, el acuerdo de los 12 puntos programáticos.

Cristina fue la gran ausente del pacto de Mexico 337. La postal esquiva entre la ex presidente y su ex jefe de Gabinete está al podio de los episodios pendientes de la novela peronista.

En estas horas se medirá el impacto político y mediático del acuerdo. En simultáneo, el jefe del Frente Renovador buscará vice para una eventual PASO.

 

La figura de Natalia De la Sota, muy invocada, huele a pura fantasía: en Córdoba dijeron a Clarín que no hubo ninguna consulta ni charla sobre eso con la hija del ex gobernador y legisladora provincial.

Otro nombre que rondó fue el de Claudia Ledesma de Zamora, esposa del gobernador de Santiago del Estero, que este martes recibió con pompa y multitudes a Cristina Kirchner. ¿Aceptaría ser vice de una fórmula rival de la ex presidente? Raro.

El paso de Massa por las oficinas de Fernández duró poco: hubo una reunión a solas pero a puertas abiertas, para la foto y el café, y luego se amplió con Felipe Solá, Eduardo "Wado" De Pedro, Raúl Pérez y Antoni Gutiérrez-Rubí.

El consultor catalán, que en 2017 trabajó en la campaña de Cristina senadora, es más que un gurú en el planeta Massa. Interviene en todas las rondas, un máster acelerado en poroteo de listas.

Cuando el ex candidato presidencial abandonó las oficinas de la calle México, Fernández se encerró con Fernando "Chino" Navarro, Solá y De Pedro, uno de los apoderados del frente por el peronismo K.

 

Solá despunta como fronting y en el equipo de campaña de los Fernández-Fernández que, como contó Clarín, será dual: Cristina en los territorios más K, Alberto en el corredor central, la zona urbana donde florecen los anti PJ y lo anti K.

Antes de la foto, el café y la alianza electoral, se avanzó en la letra chica del acuerdo sobre el reparto de lugares en las boletas y la batalla en los territorios.

Pero la duda capital es si habrá o no una PASO presidencial. Alberto prefiere que no y Massa plantea que sí. En la charla hubo, a priori, consenso de que se resolverá en conjunto y en función de lo que se considere mejor para el espacio.

Ese análisis se hará con un insumo: una encuesta que mida qué variable es más rentable electoralmente. Hay factores que escapan de las mediciones: por ejemplo, el valor simbólico de incorporar a Massa, un dirigente que se enfrentó a Cristina y se suma al elenco opositor.

 

La presencia de gobernadores como el tucumano Juan Manzur, este miércoles en las oficinas de Massa, y de entrerriano Gustavo Bordet, que se vio con Massa y Fernández por separado, operan en otra dirección: ampliar el frente con figuras no K.

Todos, todos, todes.

"La PASO que quiere Sergio, con dos boletas presidenciales, pero listas compartidas en los demás lugares, no se la van a dar", apuntó un dirigente que intervino en las charlas y planteó que hubo un pedido, intenso, de Massa para recuperar Tigre.

Julio Zamora, alcalde ex massista de ese distrito, pidió que los intendentes hagan un scrum en su defensa. Desde el Frente Renovador dijeron a Clarín que Malena Galmarini, concejal y esposa de Massa, no tiene intenciones de ser candidata a intendente. Pero otra terminal massista apunta que eso sería un desenlace obvio.

fuente clarin

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS