Mauricio Macri se saludó con Donald Trump y comparte una cena con Christine Lagarde, a la espera del acuerdo con el FMI

Politica
Lectura

El presidente Mauricio Macri se saludó esta noche con su par estadounidense Donald Trump en el tradicional cóctel que el jefe de la Casa Blanca ofrece cada año a los mandatarios

de todo el mundo que llegan a la Asamblea General de las Naciones Unidas.

El encuentro entre ambos fue breve -dado el más del centenar de dignatarios presentes al foro- pero amistoso, como siempre sucede porque hay buena química entre ellos. Macri estaba con su esposa, Juliana Awada, y Trump con la suya, Melania.

El apretón de manos sucedió en un salón del hotel Palace, uno de los más elegantes e icónicos de Nueva York. Fundado en 1882, es considerado una de las “joyas” de Madison Avenue, la más coqueta de Manhattan. El hotel estuvo desde temprano totalmente vallado y provocó un caos de tránsito alrededor. Ubicado justo detrás de la catedral de Saint Patrick, es el favorito de Bill Clinton y Barack Obama, que solían alojarse allí. Trump, en cambio, prefiere pasar la noche en el penthouse de su torre dorada y de vidrios espejados, a pocas cuadras de allí.

El apoyo de Trump a Macri ha sido siempre fuerte y explícito. El argentino fue uno de los primeros mandatarios que recibió en la Casa Blanca, a poco de asumir en enero de 2016. Y le ha manifestado respaldo en tiempos de crisis. No solo con llamadas telefónicas personales sino también con comunicados de respaldo a las reformas económicas del Gobierno tanto de la Casa Blanca como del Tesoro.

Cuando la Argentina comenzó a negociar con el Fondo Monetario Internacional el acuerdo firmado en junio, Trump mostró su apoyo, pero también en esta nueva etapa de negociaciones que podría terminar de concretarse estos días. Trump resaltó el “trabajo excelente en esta difícil situación financiera” y señaló que alentaba “el compromiso con el FMI para fortalecer las políticas monetarias y fiscales para afrontar los actuales desafíos económicos”.

El apoyo va más allá de las palabras porque Estados Unidos es el socio que más aporta al FMI y por lo tanto su voto tiene un peso enorme en el Directorio Ejecutivo, que es el que aprueba los acuerdos del organismo con los países.

Después del cóctel, el presidente y su esposa se trasladaron hacia el distrito financiero de Manhattan, a una gala en el salón Cipriani donde recibió el premio al Ciudadano Global de manos del Atlantic Council.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.