Laspina: "Acá no hay tierra arrasada, no vamos a dar un cheque en blanco ni superpoderes"

Politica
Lectura

Luciano Laspina, diputado del PRO, es uno de los principales referentes económicos de Juntos por el Cambio en el Congreso. Presidió la Comisión de Presupuesto en Diputados durante los últimos cuatro años,

sillón que ahora quedará para un oficialista, el kirchnerista Carlos Heller (que debe jurar aún su banca).

En vísperas de que ingrese a Diputados el proyecto de ley de "solidaridad y reactivación productiva", Laspina advirtió en una entrevista con Clarín que no darán "un cheque en blanco" al Ejecutivo, aunque reiteró que serán una oposición "constructiva". Laspina salió al cruce de la idea de "tierra arrasada", sostuvo que la gestión Macri deja "bases sobre las cuales construir" y advirtió contra lo que llama "el regreso del populismo". "El mandato de nuestros votantes es ser una alternativa al populismo político, y al populismo económico. En el tema tarifas no hay magia. El superávit energético que dejó Macri, ¿se va a rifar en cuatro años de gobierno peronista?", disparó.

-¿Van a acompañar el proyecto del oficialismo que declara la emergencia económica y sube impuestos?

-Precisemos. Dos emergencias ya rigen y habría que prorrogarlas, la emergencia social, y la sanitaria. La emergencia económica es nueva, y tenemos que ver la letra chica. Porque la principal implicancia administrativa es la posibilidad de contratar sin licitación previa. Lo cual es un cheque en blanco que en principio no nos parece. Luego, la emergencia hace relación con un discurso de tierra arrasada que no compartimos. Si hubiese situación extrema en materia económica el ministro Guzmán hubiera anunciado algo en su primera conferencia de prensa (el jueves), y no lo hizo. No vamos a otorgar superpoderes... ya dijimos que vamos a ser una oposición constructiva, pero no dar un cheque en blanco. La posición es discutir los temas.

- O sea, la emergencia económica, no la acompañarán.

-Depende cuáles sean los alcances. No hay necesidad en la medida en que tengas un Congreso activo y una oposición dispuesta a acompañar. Sería cerrar el Congreso en esos temas. No está debatido internamente en Juntos por el Cambio, aclaro. Se va a debatir cuando se tenga la letra chica.

- ¿Dejaron tierra arrasada, como dice incluso el documental cristinista? Hay números duros, como el 40% de pobreza, o la inflación de 55%, que avalan esa visión.

- Los números no son buenos. Del punto de vista histórico es muy injusto levantar el dedo acusador. La historia argentina del siglo pasado es un ciclo perverso de intentos frustrados de salida del populismo. Con regímenes democráticos o militares. Y es la historia de latinoamérica en el último siglo, con la excepción de la década del 90 que se alinearon los planetas y se estabilizaron las economías. Y la Argentina a diferencia de Latinoamérica que no volvió al populismo, nosotros sí volvimos con el kirchnerismo. Salir del populismo nunca ha sido fácil y muchas veces el intento de salida siembra las semillas para su retorno. Y creo que a Macri le tocó el desafío histórico, no logró salir del proceso de estanflación que se inició en 2011. Cuando Alberto Fernández dio cifras en su asunción, por ejemplo las de empleo industrial abarcan el kirchnerismo! Las semillas de la estanflación las siembra los primeros dos gobiernos del kirchnerismo y las hace germinar el segundo mandato de Cristina desde 2011. El gobierno de Macri no pudo quebrar ese ciclo pero hizo trabajo para dejar mejores fundamentos y equilibrar las cuentas, recuperar la energía y la infraestructura. A Fernández si construye sobre esos pilares y no los destruye, la Argentina va a poder seguir saliendo.

- El ministro Guzmán habló del fracaso de la macroeconomía de Macri, y de la necesidad de detener la caída. Cuando aparece la crisis de financiamiento de 2018, las medidas que se tomaron, el voto pareció castigar justamente eso, un círculo negativo que nunca se detuvo.

- Está claro que se fracasó en dejar atrás la estanflación dejada por el kirchnerismo. La
corrección de las cuentas fiscales externas que se hizo de manera dolorosa los últimos dos años fue la versión acelerada de la corrección que algunos decían, se debió hacer al principio. La estrategia de Cambiemos fue hacerla gradual, pero fue abortado por la crisis de 2018.

- ¿Y ahora?

- El plan Gelbard [el ministro de Economía del último gobierno de Perón, en 1973], si compilás los anuncios de este gobierno: control de capitales, emisión monetaria, empujar la demanda agregada...

- ¿Ve un paralelo?

- Los primeros trazos que manifestó Guzmán, con el mandato de reactivar la economía, puede ser exitoso como plan de transición pero después... El plan Gelbard terminó en el Rodrigazo de 1975. Siempre que la macroeconomía del populismo, empujar la demanda agregada y reprimir los precios para que no ajusten, lo que fue el modelo kirchnerista, termina mal con una explosión inflacionaria a la larga. En el caso del Plan Gelbard lo pago el propio peronismo en 1975. El presidente Macri trató de evitar ese destino fatal, los costos de una salida traumática y brusca. Pero no culpemos al que vino a pagar los platos rotos de la fiesta anterior. Con el tiempo la historia lo va a juzgar con otra visión, mucho más benévola, se va a valorar este esfuerzo histórico de Macri. 

- Pero Guzmán echó por tierra la especulación de que iba a haber una emisión monetaria importante. Dijo que no, que sería "desestabilizante".

- Buscó alejar fantasmas. Lo que veo es que más que un plan de largo plazo hay uno de reactivación de corto plazo, que es la ley que entra ahora. 

- El Gobierno quieren facultades para renegociar tarifas. Ustedes como gobierno no aceptaron las "tarifas razonables", hubo veto presidencial, eso los perjudicó electoralmente. 

- Es un debate que debemos dar en el interbloque, y es un equilibrio muy delicado. Si queremos discutir tarifas y adecuarlas al poder adquisitivo tenemos que plantear cómo hacer para no quedarnos sin energía. La emergencia tarifaria nos llevó al desastre de tener que importar energía a precios exorbitantes. No queremos que el kirchnerismo repita eso. ¿Cómo se financia la tarifa social? La magia de congelar tarifas y creer que no pasa nada, no lo podemos repetir. Nuestro mandato es ser una alternativa al populismo político, y económico. Lo primero es no mentir. Luego, no sacrificar a los argentinos en el altar de las necesidades electorales del corto plazo. ¿De donde salen los recursos? O pensamos liquidar Vaca Muerta, la última joya que nos queda? ¿Volver a rifar el superávit energético que dejó Macri, en cuatro años de gobiernos peronistas? Volver a caer en la mentira de rifar la energía violaría el mandato político de nuestros votantes.

- El Gobierno subió las retenciones al campo. ¿Cómo lo vio?

- Nosotros siempre fuimos contrarios a gravar las exportaciones. Cuando Nicolás Dujovne las subió en medio de la crisis, se estableció una suma fija en pesos por dólar para que se licuaran con el tiempo. Si se trata de una suba de emergencia, deberían establecerse plazos. La mayoría de los impuestos permanentes de la Argentina nacieron en una crisis.