Gustavo Scaparotel, el millonario juez de los cinco contratos y una vida paralela

Politica
Lectura

El juez de la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo de La Plata, Gustavo Spacarotel, llevaría una vida repleta de turbiedades, tanto en lo económico como en lo administrativo y en lo amoroso.

 

 

A pesar de registrar servicios en la Justicia, Gustavo Spacarotel está inscripto ante AFIP como prestador de servicios jurídicos, tarea que desempeña en el ámbito privado.

Registra a su nombre cinco vehículos: un Citröen C3 (2004), una Audi Q5 (2010), una Ford Ecosport (2010), un Chevrolet Sonic (2012) y una Ford Ecosport Titanium (2014). En todo, alrededor de 75 mil dólares solo en automotores.

Pero sin lugar a dudas, las incongruencias más grandes no tiene que ver con su patrimonio, sino con su actualidad laboral. Además de trabajar como abogado en el ámbito privado, en total registra cinco trabajos: uno en la Junta Electoral de la provincia de Buenos Aires, donde gana casi 22 mil pesos, y otro en el poder judicial, con un sueldo de 320 mil pesos. Pero además mantiene contratos con la Fundación de la Universidad Católica Argentina, con la Universidad Católica de La Plata y con la Universidad Nacional de La Plata.

Su consumo de tarjeta de crédito también abre lugar a dudas: con un gasto mensual que ronda los 391 mil pesos, supera incluso sus propios ingresos. 

Pero la fiesta sigue: Spacarotel registra al menos siete propiedades en La Plata, la mayoría ubicada en zonas residenciales, de alto costo inmobiliario.

LO PRIMERO ES LA FAMILIA

Acostumbrado a vivir de las arcas del estado, no extraña que Spacarotel hayainvolucrado en este raid a su propia hija, quien con unos inexpertos 20 años ya ya consiguió ingresar al Tribunal de Cuentas de la provincia.

Desde su entorno destacan esta práctica como algo habitual: muchas de las mujeres con las que suele rodearse habrían recalado en distintos lugares del estado, pero principalmente en áreas “tranquilas” del Servicio Penitenciario Bonaerense.

Respecto a esto último, Spacarotel aprovecha su nombre artístico paracontinuar su derroche en redes sociales, donde hace lo propio bajo el seudónimo de Gustavo Garcé. Sin lugar a dudas, su atención está desviada: en varias oportunidad la AFIP le bloqueó el CUIT por no presentar las declaraciones juradas y no pagar las cargas patronales, y todavía hoy, a pesar de ser funcionario, mantiene deudas con ARBA en situación 3. 

fuente realpolitik

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Cargando...