Ruta del dinero K: para la Cámara de Casación, Lázaro Báez no debe continuar con prisión preventiva

Politica
Lectura

La Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal advirtió este jueves que Lázaro Báez no debe continuar con prisión preventiva en la causa conocida como "la ruta del

dinero K", la investigación que lo condujo a la cárcel hace más de tres años y que se encuentra en etapa de juicio oral. A pesar de esta decisión de la Justicia, Báez seguirá preso en dos expedientes más. 

La semana pasada, el Tribunal Oral Federal 4 (TOF 4) que juzga a Lázaro Báez por "la ruta del dinero K", decidió prorrogar su prisión preventiva por cuatro meses, cuando se estima terminarán las audiencias el próximo año. En este expediente, el empresario K se encuentra procesado por haber lavado entre 2010 y 2013 60 millones de dólares, según determinó el juez Sebastián Casanello el mismo que ordenó en abril de 2016 su prisión preventiva.

Con la firma de los jueces Mariano Hernán Borinsky y Javier Carbajo, se realizó el control requerido por la ley 24.390, de la prórroga de la prisión preventiva dictada por el Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nº4 en relación a Báez "y en atención con lo dictaminado por el Ministerio Público Fiscal, no homologó la decisión controlada", señalaron desde el máximo tribunal penal.

En esta dirección, se indicó que "mientras que el Fiscal de Juicio había pedido la prórroga de la prisión preventiva de Báez, el representante del Ministerio Público Fiscal en la etapa casatoria, Javier De Luca, solicitó que no se homologara la decisión por medio de la cual se la prorrogó".

El empresario se encuentra detenido preventivamente desde el 5 de abril de 2016. El juicio oral se encuentra en curso y tiene programadas audiencias para el mes de diciembre y luego se llevaran a cabo los alegatos en febrero de 2020. Por este motivo el TOF 4 había decidido prorrogar su detención atentos a los "riesgos procesales aún vigentes" que Lázaro Báez representa. 

"En cumplimiento de las funciones de contralor previstas por el art. 1º, in fine, de la ley 24.390, en atención a lo dictaminado por el Ministerio Público Fiscal ante esta instancia, no corresponde homologar lo resuelto e informado por el Tribunal en lo Criminal Federal nº 4 de la ciudad de Buenos Aires en cuanto dispuso prorrogar, a partir del 5 de diciembre de 2019, la prisión preventiva de Lázaro Antonio Báez, por el término de 4 (cuatro) meses", dice el nuevo fallo. 

Esta decisión se tomó en base a las restricciones implementadas en el nuevo Código Procesal Penal, donde se estipuló que si el fiscal solicita el cese de la prisión preventiva, se debe hacer lugar. "El fiscal de Casación dictaminó no homologar y en cumplimiento de lo señalado en el artículo 210 se avaló la medida", explicaron fuentes judiciales a Clarín.

Pese a esta decisión, el dueño de Austral Construcciones cuenta con prisión preventiva en dos expedientes más, por lo que continuará en el Penal de Ezeiza. Sin embargo, fue la Ruta del DInero K la causa que lo condujo en 2016 a la prisión y aunque ya acumula otros expedientes y juicio orales, fue la primera acusación por lavado de dinero que recibió.

Fue el fiscal ante el Tribunal que juzga a Báez por maniobras de blanqueo, Abel Córdoba, quien semanas atrás se pronunció en contra de excarcelar al empresario K. Dijo en su dictamen que los riesgos de fuga establecidos en el artículo 221 del Código "han sido valorados desde el inicio de esta prisión preventiva, como la disposición de medios y facilidades para abandonar el país o permanecer oculto".

Para el fiscal como para los jueces del TOF 4, Báez podría entorpecer la investigación, pues "resulta central el inciso "b" -del Código Procesal- referido a la posibilidad de que el acusado pueda asegurar el provecho del delito o continuar su ejecución".

Entonces se señaló que Lázaro Báez debía seguir preso ante la "indudable criminalidad transnacional, potencia los indicadores vigentes del riesgo procesal, en tanto el acusado no ya instigaría, sino que podría contar con la colaboración de aquellas personas escogidas para asumir roles formales en sociedades y cuentas radicadas en el exterior que continúan bajo el dominio de Lázaro Báez".

El escenario comenzó a modificarse. "Fui detenido cinematográficamente y de forma injusta, soy víctima de una operación atroz", dijo hace dos semanas, al leer un extenso descargo ante el TOF 4. Se quejó públicamente de la prisión preventiva dictada por él, atribuyéndola únicamente a una "operación para perjudicar a Cristina Fernández".

Durante la instrucción de la causa, Casanello procesó tres veces al socio comercial de Cristina Kirchner por lavado de dinero, cuyo delito precedente fue considerado el dinero generado con la obra pública que recibió el empresario K durante el gobierno kirchnerista.

Ese "procesamiento conglobante" por "integrar una banda dedicada a lavar dinero entre 2010 y 2013, agravado por la habitualidad", incluye el "atesoramiento de fondos en Suiza" de forma ilegal, que se suma a las acusaciones previas por la exteriorización de dinero y su reingreso al país.

En esta causa hace pocos meses también fue detenido su hijo Martín. Además, quedaron procesados sus otros hijos, Luciana, Leandro y Melina; también Leonardo Fariña, Federico Elaskar, Fabián Rossi, Jorge Chueco, Daniel Pérez Gadín, entre otros.

En el expediente se dio por corroborada la existencia de una estructura de "sociedades y cuentas bancarias en el exterior que permitieron el blanqueo de por lo menos unos sesenta millones de dólares", por eso se les trabó un embargo a los procesados de 600 millones de dólares a cada uno, porque se aplicó la pena máximo: diez veces la suma de dinero que se lavó.

Otra de las cosas que quedó confirmada para la justicia es que el origen "ilegítimo de los fondos" que se blanquearon está en los contratos de obra pública que se habrían direccionado irregularmente en favor de Báez, tal como se está juzgando ante el TOF 2.