Sergio Massa se reúne con el presidente de Diputados de Brasil y se abre el primer contacto con el gobierno de Jair Bolsonaro

Politica
Lectura

Un ansiado canal de alto contacto político con el gobierno de Brasil se plasmará en una más que simbólica visita al país planeada para este jueves. Mientras Mauricio Macri

se despedirá de su aliados del Mercosur en la cumbre que tendrá lugar en Bento Goncalves, Río Grande do Sul, Sergio Massa recibirá al presidente de la Cámara de Diputados y su ahora contraparte de Brasil, Rodrigo Maia.

Integrante de la coalición del gobierno de Jair Bolsonaro, Maia se negó siempre a rechazar al gobierno entrante de Alberto Fernández y hasta volteó una moción de rechazo a la futura administración kirchnerista que promovió Eduardo Bolsonaro, hijo del mandatario. Con 49 años, un perfil discreto, y actitud fuerte, Maia es un presidenciable.

Maia estará unas horas en Buenos Aires cuando podría estar en la cumbre de Bento Goncalves. El encuentro fue concertado por ambos parlamentos. Será a las 11 de este jueves. Habrá una conferencia de prensa y un almuerzo de honor de Massa a su colega, quien volverá a Brasilia en el mismo día.

Este gesto de Massa y Maia -que ya se conocen y son políticos de la misma generación, y con una visión pragmática ambos- será, en los hechos, una de las primeras acciones del líder del Frente Renovador como titular de la cámara baja. Massa asumió la presidencial del cuerpo legislativo este miércoles. 

Así, con diplomacia parlamentaria se abre otra ventana al deshielo en el conflicto aún latente entre Bolsonaro y Fernández. El mandatario brasileño todavía no saludó a su próximo par en Argentina, en rechazo al sector duro kirchnerista al que ha llegado a definir como “Banda de izquierdistas”. En especial, rechaza la presencia de la vicepresidenta Cristina Kirchner y de su sector más ligado a Venezuela y Cuba. Alberto Fernández por su parte defendió su amistad con Lula da Silva y llegó a calificar de “misógino, xenófobo y homofóbico” a Bolsonaro, pero después se la llamó a silencio.

Con todo, en el último tiempo, hubo algunos tibios avances. Tal como publicó Clarín, la Unión Industrial al Argentina, el Consejo Nacional de Industrias y la Federación de Industrias de San Pablo, pidieron que se termine la escalada. Y hubo en ese sentido algunas señales.

Tanto Bolsonaro padre como Bolsonaro hijo aceptaron querer relaciones "pragmáticas" con Argentina. Lo dijeron recientemente.

Aún así, Jair Bolsonaro mandará a la asunción de Fernández a un ministro, y no invitó al mandatario electo a la Cumbre del Mercosur de este jueves, donde despedirá a su aliado Macri.

En la víspera de esa Cumbre dijo que Argentina tiene "mucho más" que perder en caso de tensiones con Brasil, pero que apostará por el "pragmatismo" en las relaciones con el gobierno entrante del peronista de centroizquierda Alberto Fernández.

"Argentina dio un giro a la izquierda. Vamos al pragmatismo. Si peleamos, perdemos, pero Argentina pierde mucho más", dijo el presidente ultraderechista, en la víspera de una Cumbre del Mercosur en el sur de Brasil y a menos de una semana de la asunción de Fernández en reemplazo del liberal Mauricio Macri.

Por cierto, tanto Argentina como Brasil acaban de ser golpeadas por un anuncio de Donald Trump de que aumentará los aranceles al acero y al aluminio. La medida obligó a las dos cancillerías a buscar soluciones juntos en Washington. Y a ello se deberá sumar Fernández el 10 de diciembre.