Una presentación le bastó para convertirse en el personaje más escandaloso del “Bailando por un sueño” 2018. Un ritmo musical como el disco y alguna pelea posterior en los programas de