Crítica de "Reflejos siniestros": Desde Rusia con odio

Espectaculos
Lectura

Hay un problema insalvable con Reflejos siniestros: es una producción rusa, pero las versiones que se estrenan la Argentina están dobladas al castellano e -insólitamente- al inglés. Tal vez el pequeño

gran detalle podría pasarse por alto, pero el doblaje es tan malo que le quita a la película la poca credibilidad que podía tener. Entonces, el cúmulo de lugares comunes del terror es aún más difícil de tragar.

Todo empieza con un accidente vial que deja huérfanos a la adolescente Olga y su hermanito Artyom. Los dos van a parar a un internado en una monumental casona gótico del siglo XIX, ubicada en medio de un bosque y lejos de cualquier centro urbano civilizado. Apenas muerta su madre, el nene ve a su fantasma y cree que la mujer sigue viva: el espíritu lo lleva a un ala prohibida del edificio.

Hasta ahí lo va a buscar su hermana, acompañada por esa suerte de Club de los Cinco que son sus compañeros: el rebelde, la gorda, la sexy y el nerd. Ahí descubren un dibujo en un espejo que responde a la leyenda de la Reina de Espadas: frente a ese espejo pueden invocarla -al estilo de Candyman, repitiendo su nombre tres veces-, pedir un deseo y la Reina se los cumplirá, pero deberán pagarlo con sus vidas.

x

No es muy difícil adivinar lo que sigue. O tal vez sí, porque el guion da algunas piruetas extrañas e incongruentes. Las explicaciones son confusas y tediosas, aunque lo mismo da, porque el camino es conocido de antemano. Hay una serie de muertes violentas y una investigación en la que se descubre que esa casona ocultaba una historia horrenda.

Todo esto sería perdonable si por lo menos provocara algún escalofrío, pero nada de lo que sucede consigue asustar en lo más mínimo, porque se trata de viejos trucos ya gastados, y para colmo pobremente realizados: los efectos visuales son berretas y, en lugar de compensar los baches del guion, los refuerza. La pregunta es quién puede apreciar un producto así, y la respuesta tal vez sea: alguien que jamás en su vida haya visto una verdadera película de terror.

“Reflejos siniestros”

Mala

Terror. Rusia, 2019. 84’, SAM 13 R. De: Aleksandr Domogarov. Con: Angelina Strechina, Claudia Boczar, Vladislav Konoplyov. Salas: Monumental, Cinépolis Caballito, Cinema Devoto.

POS