Series retro: los secretos de Alf, el E.T de peluche al que los actores odiaban

Espectaculos
Lectura

Apareció una década después que Carozo y Narizota, peludo, de un pelaje también rústico, con un hocico mezcla de tapir y antílope asiático. En pantalla estadounidense debutó el lunes 22 de

septiembre de 1986. Pero para entonces los niños argentinos tenían la atención en otro "muñequito", Pique, pepinillo disfrazado de jugador de fútbol, mascota del Mundial de México. Habría que esperar a 1988 para que Teledós lo emitiera -los lunes a las 21- en la Argentina. Alf​ (Alien Life Forme, forma de vida extraterrestre) aterrizó en estas latitudes sobre el final del gobierno alfonsinista.

Gordon Shumway -su nombre real- tenía en 1986 más de 200 años, apenas cuatro dientes y ocho estómagos. Vivía feliz en su asteroide hasta que todos los habitantes encendieron los secadores de cabello al mismo tiempo -según explicaba- y una explosión lo bajó al planeta Tierra. El destino quiso que estrellara contra el garage de los Tanner, pero que su caída impactara al mundo.

En 102 capítulos, el títere era manejado por tres personas, a control remoto. Planos largos, planos cortos y complejidad en el rodaje. Cuando aparecía de cuerpo entero en cámara, era Michu Meszaros, un actor que medía 83 centímetros, el que se metía en el caluroso vestuario. En 2016 los diarios del mundo titulaban "murió Alf". Es que a los 76 años, Michu había sido encontrado inconsciente en el baño de su casa. Cuando llegó el manager, ya estaba sin vida.

Del espacio al planeta tierra. Alf, una serie con millones de adepos.

Del espacio al planeta tierra. Alf, una serie con millones de adepos.

¿Por qué Alf disparaba el rating de una tele en la que reinaba Antonio Gasalla o el hit era Hola Susana? El marciano era la incorrección más dulce, el distinto más parecido, el Simpson pre-Simpson. Desordenaba la dinámica de esos Ingalls ochentosos, de esa familia tan norteamericana, los invitaba a saltar la grieta, a convivir con lo diferente.

El encanto -y la tensión más allá de la convivencia entre distintas especies- pasaba por mantener oculto al alien. El FBI podía capturarlo y llevárselo para siempre. De hecho, se lo llevan el último capítulo. Recién en 1997, cuando llegó la película (Proyecto Alf) se resuelve esa captura y se ve cómo dos agentes le ayudan a escapar.

Alf es el retrato vivo de lo ochentoso. Aún viviendo en la clandestinidad, con unos vecinos al principio peligrosos (¿cómo olvidar a la señora Ochmonek, Raquel, y su esposo Trevor?) el "bichito" lograba conexión con el mundo. Vía teléfono fijo, con llamados a la pizzería, usando la tarjeta de crédito en compras telefónicas, disfrutando del Walkman. Verlo es volver a los pantalones nevados, a las hombreras, a Chris De Burgh, a Cyndi Lauper, a Van Halen.

"Y por fin aterrizó", se lee en un artículo de Clarín del 5 de mayo de 1988. "Viene a mostrarnos el modo de vida norteamericano", avisaba la nota. Una excentricidad en medio de una grilla de programación de aire escueta, conformada por Nuevediario, Seis para triunfar, La noticia rebelde y Kenia Sharp Club.

Las noticias celeste y blancas por aquellos días: Gabriela Sabatini, reina de Roma, ganaba el Abierto de Italia. Una bomba en el vestuario casi mata al jugador de San Lorenzo Claudio Zacarías. Raúl Alfonsín prometía recorte del gasto público. Boca 2- River 2 ("El Murciélago" Graciani dos veces, y Alzamendi y Ruggeri). 


Lo que no se sabe del otro ET

Cuando Alf invadió a los Tanner y a los televisores argentos, hacía cuatro años que el director Steven Spielberg había estrenado E.T. El tema de los alienígenas copaba la pantalla. Por entonces también era boom V, invasión extraterrestre, serie sobre reptiloides con apariencia humana.

Alf venía a enamorar al público en otro registro: la impunidad, la ternura, el humor. De a poco, se mimetizaba con Willie, el padre humano (Max Wright), y con Lynn (Andrea Elson) y Brian (Benji Gregory) los hermanos. A quien más costaba convencer era a la estricta Kate, la madre humana (Anne Schedeen). Y es que el marciano no era lo que se dice un modelo. Tomaba cerveza, era ludópata, eructaba. Y para disgusto de los proteccionistas de animales, corría por la casa al gato Suertudo, el manjar prohibido.

Paul Fusco, el creador de Alf.

Paul Fusco, el creador de Alf.

El verdadero papá de Alf es su creador, Paul Fusco, que aún vive, es especialista en títeres, magia y ventriloquia y hoy mantiene un bajo perfil, alejado de los flashes. Tiene 66 años, nació en Connecticut, fue el guionista y productor y además prestó voz al muñeco. La autoría de la historia está registrada como suya -y de Tom Patchett-.

Las grabaciones estaban lejos de ser tan simpáticas como aparentaba el producto. Lo confesaba la propia "mamá" de Alf, Anne, hoy retirada de la actuación. "No había alegría en el set de filmación. Era una pesadilla técnica, extremadamente lenta, ardiente y tediosa. Un show de 30 minutos tardaba 20 horas en filmarse".

"En la última noche de filmación, hubo una toma, y ​​Max salió del set, fue a su camarín, tomó sus valijas, subió a su auto y desapareció", recordaba hace una década Schedeen. O sea, no hubo despedidas. Cada uno siguió su vida. Casi todos los integrantes de la familia Tanner siguieron lejos de la televisión.

Alf, la serie.

Alf, la serie.

Perlas poco conocidas: cada 28 de octubre los fans celebran el cumpleaños de la criatura. En los ensayos, se usaba una marioneta clon, para evitar el desgaste del muñeco. La llamaron "Ralf" y la usaron hasta que terminó agujereada de tanto manoseo.

Antes de desaparecer su planeta, Alf había estudiado Odontología. Su novia se llamaba Rhonda y su mejor amigo, Skip. No todo era tan color de rosa. Los televidentes más conservadores escribían a la cadena NBC con quejas. Apología del alcohol. Apología de la delincuencia. Apología de la vagancia. "Un mal ejemplo para los niños"...

Fusco admitió alguna vez que tenía un comité que fiscalizaba y discutía ciertos contenidos. Censura de guiones. Miedo a juicios millonarios. Alf, verdadero influencer de las legítimas redes sociales (las pre-Internet), regía la vida infantil, disparaba comportamientos. Un diario dio cuenta de que en su afán por imitarlo, "un niño colocó un gato en un microondas".


Un viaje a los primeros capítulos

Todo empieza en el garage de los Tanner. Papá Willy busca comunicarse con Belgrado. Telescopios, radios, monitores, onda corta. La familia tipo, con Suertudo incluido, está para el cuadro. Hasta que llega una señal desde el espacio. Corte de luz y explosión. Del cielo cae un peluche viviente, estampa su trompa contra el vidrio y empieza la aventura.

"Es un Amorfismo lejano fantástico", describe el padre de familia (de ahí las siglas), con el extraterrestre ya llevado al living y roncando sobre la mesa ratona. "Hay que reportar a las autoridades. Puede ser peligroso, contaminante, hostil", advierte. Alf despierta y pide que arreglen su nave. Y pide lo que nunca dejará de pedir: comida.

Una familia particular. Los Tanner y Alf.

Una familia particular. Los Tanner y Alf.

En poco más de tres años de duración de la serie, tal vez el personaje secundario de Jody (Andrea Covell) es el que más metafóricamente se acerca a la intención del autor: ella es ciega. Y nunca se da cuenta de que trata con un no-humano.

La primera temporada casi genera una catástrofe: el episodio "Try to Remember", mostraba a Alf con una batidora eléctrica en la bañera. Imposible no predecir una tragedia, una descarga eléctrica le provocaba amnesia a Alf. Al final del capítulo, se advertía sobre el peligro de los artefactos eléctricos en contacto con el agua. Sin embargo, no faltaron noticias de "chicos casi electrocutados" por copiar escenas.


El final poco feliz de los actores

Max Wright murió el 26 de junio de este año. El título viral, acá como en Indonesia era el mismo: "Falleció el papá de Alf, Willy Tanner". Tenía 75 años, vivía en las afueras de Los Ángeles, y peleaba contra un cáncer. En 1995 le habían diagnosticado un linfoma. Poco después, había logrado la remisión, pero más adelante, atravesó recaídas. 

La infancia de muchos espectadores no terminó cuando levantaron Alf, ni cuando murió el hombre que lo adoptó en la Tierra. Fue cuando los medios más sensacionalistas filtraron fotos íntimas, mientras fumaba crack Max Wright. Eso le arruinó la carrera y la vida familiar. 

Quien es Alf

Otro que no tuvo un post-éxito agradable fue Brian (Benji Gregory). El nocaut de la fama a los seis años lo llevó a detestar la actuación. "Cuando Alf fue cancelado, fue un alivio. No quería más, pero no me arrepiento de nada. A pesar de que sufría bullying en el colegio y violencia física, queda el lindo recuerdo de esos años", admitía en entrevistas.

El que será inmortal por la escena en la que se disfrazaba de "espárrago" y cantaba con una entrañable vocecita aguda, estudió Arte en la Universidad de San Francisco, pero se alejó de los flashes. Hoy, con 41 años, Benji hace vida en silencio en Arizona.

Benji Gregory

Benji Gregory


Merchandising, dibujos animados y película

​Alf tuvo lo que hoy se llama un spin-off. Era una serie animada, ambientada en Melmac, su planeta. Duró apenas un año y la produjo DIC Entertainment. Se trataba de una precuela, su vida antes de llegar a casa de los Tanner, con sus padres, amigos y vecinos.

Alf, la serie animada.

Alf, la serie animada.

También existió un cómic (publicado por Marvel) en 1987, que tuvo 50 números publicados, y un filme (Proyecto Alf), continuación del último episodio de la serie, que no incluye en el elenco a los actores de la tele. 

En los ochenta, una empresa de fast food ofrecía con sus hamburguesas pequeñas marionetas y hasta un disco. En Internet, en la Argentina todavía es posible comprar (usado) el muñeco de Alf, una recreación imperfecta. Algunos coleccionistas ofrecen al peluche por tres mil pesos.

El muñeco de Alf de 1988 se consigue a 3.000 pesos en Internet.

El muñeco de Alf de 1988 se consigue a 3.000 pesos en Internet.

En 2004, cuando el extraterrestre parecía olvidadísimo, Alf se transformó en entrevistador por el canal TV Land. El programa fue brevísimo y pasó sin pena ni gloria. En 2011, reapareció en Good Morning America, el matutino líder, que se emite desde Times Square, en la Ciudad de Nueva York. 


Alf, resucitado en la Argentina

En el Riachuelo. Un grupo que llevaba al muñeco por todo el país.

En el Riachuelo. Un grupo que llevaba al muñeco por todo el país.

El rumor de remake siempre está latente. Pero nunca pasa de esa categoría de posibilidad. Hace unos meses, TVLine informó que la productora Warner Bros tenía en carpeta continuar la serie. Las ganas argentinas de traerlo de regreso fueron tantas que hace cinco años una página de Facebook resucitó al muñeco. "Alf, una segunda oportunidad", había logrado viralizarse a fuerza de ingenio y postales graciosas. Alf en el planetario. Alf en una plaza del conurbano. Alf en el Riachuelo. En la puerta de la Casa Rosada y en Santa Teresita.

Mientras la cruzada de los treintañeros y cuarentones del mundo sigue su camino, la intención nostálgica permanente de los productores abre una esperanza de revival en el streaming. Si en 2020 volverán El Inspector Gadget, He-man, Mi pobre angelito, Hansel y Gretel y Los Picapiedras, por qué no sacar del baúl al muñeco con naftalina.

Hoy YouTube permite bucear en las andanzas más memorables del muñeco marrón: Alf confundido con un perro y llevado a una perrera. Alf planeando una patética luna de miel para sus padres. Alf practicando espiritismo y comunicándose con los muertos. Las preguntas acechan: ¿Dónde descansará el cuerpo de Alf? ¿En qué placard dormirá, 33 años después, ese velludo de felpa? Y... mientras el mundo se volvía menos artesanal y más virtual, ¿lo habrán atravesado las polillas?




TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

CARGANDO COMENTARIOS

Clarín

Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla ¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Clarín

Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Cargando...