Ahora, el premier israelí Netanyahu dice que va a acatar los fallos judiciales

Internacionales
Lectura

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, aseguró que respetará el fallo en el proceso abierto por presunta corrupción, un día después de ser imputado y denunciar

un “intento de golpe” en su contra. “Por supuesto, quiero dejar claro que todo este proceso será decidido en los tribunales”, manifestó. “Aceptaremos la decisión del tribunal, no hay duda de eso”, agregó.

“Siempre actuaremos, desde el principio hasta el final, en línea con el Estado de Derecho”, resaltó el primer ministro israelí, según el diario local Yedioth Ahronoth. Durante la jornada, el partido opositor israelí Azul y Blanco, liderado por Benny Gantz, instó a Netanyahu a renunciar a los cargos ministeriales tras la confirmación de su imputación por presuntos delitos de corrupción. En un discurso tras el anuncio de la decisión del fiscal general de Israel, Avichai Mandelblit, Netanyahu habló de “un intento de llevar a cabo una revolución legal” y dijo que el proceso “está contaminado por intereses extranjeros con el objetivo de derrocar a un primer ministro derechista”.

Y subrayó que “es un día triste” y que “uno tiene que estar ciego para no ver que algo malo está pasando en el sistema legal”. En este sentido, pidió “investigar a los investigadores” por lo que ha descrito como “casos infectados”. Por otra parte, Netanyahu criticó el momento del anuncio y destacó que “se trata del momento más sensible desde el punto de vista político desde el establecimiento del Estado”. “Seguiré liderando este país, según la letra de la ley”.

Mandelblit dijo tras su anuncio que “se trata de un día difícil, pero es un día importante”, antes de argumentar que su decisión estába fundamentada en su creencia de que la democracia israelí no debe tolerar la corrupción y la violación de la confianza.

El fiscal general anunció el 28 de febrero su intención de imputar a Netanyahu por soborno, fraude y violación de la confianza en tres casos diferentes, a la espera de las vistas, si bien fueron aplazadas debido a la celebración de los comicios de septiembre. El más grave de todos es el caso 4000, en el que hará frente a cargos por sobornos, fraude y violación de la confianza por impulsar regulaciones que beneficiaron al accionista mayoritario del grupo Bezeq, Shaul Elovitch, a cambio de una cobertura favorable del portal Walla.

En el caso 1000, el premier será imputado por fraude y violación de la confianza por recibir regalos ilícitos valorados en cerca de 183.000 euros a cambio de favores.

Fuente: EFE y Europa Press