Israel no logra forma gobierno y entra en un bloqueo político sin precedentes

Internacionales
Lectura

La crisis política en Israel llegó al punto de estallido este miércoles cuando el centrista Benny Gantz anunció al presidente Reubén Rivlin que no puede formar gobierno. Lo hizo sobre el

límite, a apenas cuatro horas de que expirara el plazo. Este ha sido el segundo intento fallido para crear un ejecutivo tras el fracaso del actual premier en funciones Benjamín Netanyahu.

El desenlace abre un periodo político sin precedentes en el país y desnuda un trasfondo de enorme opacidad y maniobras. El fiscal general Aluf Avichai Mandelblit se apresta a hacer el anuncio oficial –fuentes en Tel Aviv dijeron a Clarín que podría ser hoy-- de las tres causas por corrupción que acorralan al mandatario. Como ocupa el cargo en funciones no está obligado a renunciar, pero gobernaría mientras el juicio en su contra continúa y se profundiza, una instancia poco conveniente para un jefe de Gobierno.

La gestión de Gantz, líder de la alianza Azul y Blanco, fracasó porque el ultra nacionalista ex ministro de defensa y ex canciller Avigdor Lieberman, que tiene 8 bancas claves, rechazó asociarse en una coaliciónm, como antes tampoco lo hizo con Netanyahu. Su propuesta era una alianza entre el Likud y Azul y Blanco sin incluir a Netanyahu como postulante. El ex canciller exige, además, que un nuevo gobierno no sume a los partidos ultra religiosos y ese fue el gran obstáculo para el actual premier en funciones. Solo dos de esas formaciones fundamentalistas reúnen 16 bancas, una cantidad importante en un Parlamento que requiere de 61 escaños para formar gobierno. El Likud de Netanyahu cuenta solo con 31 escaños propios mientras que Azul y Blanco conquistó 33 en las últimas elecciones de setiembre.

Ahora el Parlamento tiene la poco frecuente responsabilidad de encargar lo imposible a un tercer candidato. Esa alternativa es improbable por lo que se volvería a votar en la segunda quincena de marzo .

- El primer ministro en funciones de Israel y líder del Likud, Benjamín Netanyahu EFE/

- El primer ministro en funciones de Israel y líder del Likud, Benjamín Netanyahu EFE/

La posibilidad de un gobierno de Gantz se complicó porque todo el bloque de centro y centroizquierda lograba reunir 54 insuficientes escaños. Podría haber llegado con los votos de Lieberman, pero el ex funcionario vetó la integración de los partidos árabes israelíes que reúnen en conjunto 13 bancas.

Una alianza con los árabes también fue torpedeada por Netanyahu que apuesta a un nuevo intento electoral para retener el poder. El gobierno norteamericano de Donald Trump le acaba de dar un fuerte espaldarazo al anunciar que ya no reconocerá como ilegales a los asentamiento de colones en los territorios palestinos ocupados. Otras ayudas electorales de la Casa Blanca fueron el reconocimiento como territorio propio de los Altos del Golan, en contra de la opinión de la comunidad internacional y anteriormente el traslado de la embajada desde Tel Aviv a Jerusalén.

Los críticos de Netanyahu sostienen que el agravamiento repentino de la crisis militar en el área, forma parte del juego electoral. Refieren en ese sentido el “asesinato selectivo” por fuerzas israelíes del jefe de la Yihad Islámica, Baha Abu al Ata, que fue eliminado el 12 de noviembre pasado en Gaza lo que disparó un ataque desde la Franja a Israel. En las últimas horas se multiplicaron los bombardeos contra instalaciones militares iraníes en territorio sirio con al menos veinte muertos.

“No he dejado piedra sin mover, independientemente de cuán pequeña era, en mi intento de formar un gobierno que traiga al Estado de Israel liderazgo con integridad, moralidad y valores”, aseguró Gantz. El político responsabilizó a Netanyahu del fracaso y reivindicó que su partido es más votado en las últimas elecciones. El presidente Rivlin había recomendado alcanzar un gobierno de unidad, tanto a Netanyahu cuando le dio en un primer momento el mandato, como después a Gantz, que ha tenido casi un mes para intentarlo.

Beny Gantz, líder de la alianza Azul y Blanca saluda al presidente Reuven Rivlin DPA

Beny Gantz, líder de la alianza Azul y Blanca saluda al presidente Reuven Rivlin DPA

Este jueves el presidente informará a titular del Parlamento sobre este fracaso y se abre un plazo de 21 días para que Knéset consiga que 61 legisladores se unan para formar gobierno en dos semanas o declara finalizada esa última alternativa.

Tel Aviv y Jerusalen. Agencias