El gobierno interino de Bolivia difundió un supuesto audio de Evo Morales organizando el bloqueo a La Paz

Internacionales
Lectura

El gobierno interino de Bolivia difundió este miércoles un video en el que, aseguran, se escucha al expresidente Evo Morales​ organizando desde México un bloqueo para agravar el

target="_blank" data-cke-saved-href="https://www.clarin.com/mundo/crisis-bolivia-preocupa-escasez-combustibles-alimentos-paz_0_XnvWlp9J.html" target="_blank" href="https://www.clarin.com/mundo/crisis-bolivia-preocupa-escasez-combustibles-alimentos-paz_0_XnvWlp9J.html">desabastecimiento de combustible y alimentos en la ciudad de La Paz.

"Fue hace tres días esta llamada. Las circunstancias no las sé, son sistemas de inteligencia que no puedo revelar y tengo que proteger mis fuentes”, detalló Arturo Murillo, el ministro de Gobierno (Interior) designado días atrás por la presidenta Jeanine Áñez, quien advirtió que denunciará al exiliado dirigente por "terrorismo, ya que incurre en delitos de lesa humanidad".

En el video se puede ver a un referente campesino -identificado como Faustino Yucra Yarwui- conversando por teléfono con quien parece ser Morales. 

En un momento, el exlíder cocacolero le ordena dividir "al sindicato en cuatro o cinco grupos" para extender el cerco: "Si uno se concentra, se cansa y la gente abandona; pero si son grupos que se turnan, vamos a aguantar el bloqueo".

"Hermano, que no entre comida a las ciudades, vamos a bloquear. Cerco de verdad. Cuando me han expulsado del Congreso en 2002, bloquearon. Ahora me expulsan de Bolivia y hay bloqueo. Vamos a ganar. (...) Si la Asamblea rechaza mi renuncia, voy a intentar como sea volver, aunque me detengan", agrega el interlocutor.

Según el diario El Deber, la grabación habría sido encontrada en un teléfono celular secuestrado durante un operativo policial en una ruta cercana a Tiquipaya, en el departamento de Cochabamba, la zona de mayor influencia de Morales.

"No es posible que Evo siga enfrentando a bolivianos con bolivianos y ordene que no entre comida. Es un crimen de lesa humanidad", sentenció Murillo.