Gas mostaza y bacalao: ¿La última oportunidad para detener el gasoducto Nord Stream 2?

Internacionales
Lectura

Primero fueron los nazis, y luego, la Unión Soviética, quienes poco después de la Segunda Guerra Mundial, arrojaron decenas de miles de toneladas de armas químicas, entre 70 y 120 metros de profundidad en el Mar Báltico, cerca de la isla danesa de Bornholm.Por Andrew Rettman

 

 

Los equipos de navegación en ese entonces no eran muy buenos y la Unión Soviética no logró registrar las ubicaciones exactas, por lo que se desconocen los lugares precisos.

  • Ruta del gasoducto para bordear la isla danesa de Bornholm en el segmento de la construcción final (Foto: nord-stream 2.com)

Las viejas municiones también se han estado moviendo a la deriva de un lugar a otro a lo largo de décadas, con bombas en cajas de madera que a veces alcanzan las costas danesas y suecas y con coágulos de veneno de 100 kg que a veces son extraídos del mar.

Pero en aproximadamente dos semanas, una empresa rusa comenzará a arrojar “colchones de hormigón”, rocas y tuberías de acero en el lecho marino adyacente a los vertederos para colocar la sección final del Nord Stream 2, un controvertido gasoducto hacia Alemania.

Si las viejas municiones se vieran afectadas, podría originarse una pesadilla ecológica.

Uno de los agentes tóxicos que se arrojó allí fue Tabún, el cual ataca el sistema nervioso central.

Otro fue el gas mostaza, que puede alterar las enzimas y el ADN y que se vuelve más dañino de lo que era con el tiempo y el contacto con el agua.

Según los genetistas, si solo unas pocas moléculas de gas mostaza ingresaran a los organismos de los peces, como el bacalao, que desovan en el área de Bornholm, o las focas que los comen, se podrían producir mutaciones de tres a cuatro generaciones posteriores.

Nord Stream 2 había propuesto tres potenciales rutas.

Pero la que obtuvo el visto bueno, fue un trayecto de 147 km que conecta otras secciones de la tubería en aguas suecas y alemanas, ésta es la opción más corta y la más barata.

Varias organizaciones de la región, como la Asociación Finlandesa de Pescadores Profesionales y ONG polacas, expresaron su preocupación durante el proceso de consulta danés.

Los habitantes de Bornholm fueron consultados al respecto en junio.

Y estudios realizados por la Agencia Danesa de Energía (DEA) en Copenhague “ejecutados para esta variante de ruta [mostraron] que la concentración de agentes de guerra química es mayor que a lo largo de otras rutas alternativas”.

Pero a pesar de esto, el 30 de octubre, la DEA, dio luz verde al proyecto; eliminando el obstáculo final para la finalización del Nord Stream 2, que ya contaba con permisos finlandeses, suecos y alemanes para sus otras secciones, y que ya ha tendido más de 2.100 km de tuberías en el Báltico.

“La agencia ha aprobado la ruta más corta, ya que esta ruta proporciona el menor riesgo e impacto desde una perspectiva ambiental y de seguridad”, manifestó a EUobserver el portavoz de la DEA, Ture Falbe-Hansen, el lunes (11 de noviembre).

"Existen procedimientos listos para gestionar los hallazgos inesperados de municiones durante la fase de construcción y operación de forma segura", afirmó a este sitio el martes, Jens Mueller, portavoz del consorcio Nord Stream 2, una empresa de propiedad rusa en Suiza.

"Expertos del Comando Naval Real de Dinamarca estarán a bordo de los buques tendidos durante toda la fase de construcción en aguas danesas, para examinar el equipo que ha tocado el lecho marino y garantizar que no haya contaminación química", agregó por su parte.

Preocupación estratégica

Nord Stream 2 también es tóxico por razones políticas.

Sus detractores dicen que consolidará la dependencia en materia de combustibles fósiles de la UE a Rusia cuando éste último comience a bombear gas en 2020; y permitirá al Kremlin chantajear a los países proccidentales, como Polonia y Ucrania, redirigiendo el suministro de gas a Europa desde las redes de tránsito polacas y ucranianas a través del nuevo conducto.

Por su parte, el presidente ruso Vladimir Putin felicitó a Dinamarca por su decisión "responsable" en una conferencia de prensa en Budapest el 30 de octubre.

Pero el permiso de la DEA no es precisamente el final de la historia.

Según sus términos, “cualquier parte con un interés significativo y particular en la decisión, así como las asociaciones y organizaciones locales y nacionales cuyo objetivo principal consista en la protección de la naturaleza y el medio ambiente” aún pueden cuestionar el visto bueno de la DEA dirigiéndose por escrito a la Junta de Apelaciones de Energía Danesa (DEBA) en la ciudad de Viborg “en un plazo máximo de cuatro semanas después del anuncio de la decisión”.

Y Nord Stream 2 no podrá comenzar la construcción en la zona de peligro hasta que haya expirado el período de apelaciones.

Por su parte, dos organizaciones ucranianas han tratado de dar la voz de alarma.

El grupo de expertos Da Vinci publicó en Kyiv un informe el 1º de noviembre que afirma: “Debido al tendido del gasoducto, existe una alta probabilidad de dañar la integridad de las municiones o su detonación, lo que provocará daños a gran escala en el Báltico Mar. Además, no puede excluirse la detonación de municiones después del lanzamiento del gasoducto, a causa de la vibración”.

El Instituto para los Estudios de las Amenazas Globales y Democracias (IGTDS), una ONG ucraniana, también está haciendo circular un documento a los medios europeos donde se alega que: "Las preocupaciones de los ambientalistas sobre las amenazas a la ecología tanto durante la construcción como en la operación [del Nord Stream 2] fueron descartadas debido a grandes cantidades de dinero procedentes de Rusia” en el proyecto de 9,5 billones de euros.

Pero con la ventana de tiempo cerrándose rápidamente, el DEBA declaró a EUobserver en Viborg que, hasta el martes "no se han presentado apelaciones".

Interpelado por EUobserver acerca de si una apelación aún podría lograr detener la construcción, su portavoz Ellen Øvig Jørgensen, manifestó: “Si se confirmara una apelación, se deduciría de la decisión, cuáles serían las consecuencias para el proyecto”.

El plazo promedio para procesar una petición es de 17.2 meses.

¿Hecho consumado?

Pero ello no significa que Nord Stream 2 tendría que posponer la colocación de sus “colchones de hormigón” y tuberías durante ese período y queda por ver qué tendría que hacer la empresa rusa si el “DEBA” dijera que fue un error haberlo hecho después del hecho consumado.

“El recurso no tiene efecto suspensivo”, afirmó Øvig Jørgensen de la DEBA.

Mueller, de Nord Stream 2, de todos modos, expresó su optimismo de que no habría interrupción.

“No estamos especulando sobre posibles apelaciones y sus impactos en el proyecto”, manifestó a este sitio web.

Y agregó: “Confiamos en que las evaluaciones ambientales que respaldan la solicitud de permiso de Nord Stream 2 y las evaluaciones posteriores realizadas por las autoridades danesas expertas hayan tomado en consideración todos los aspectos”.

Y “dado el alto nivel de lobby que pesa sobre el proyecto, uno solo puede esperar un milagro”, afirmó por su parte la ONG ucraniana, IGDTS.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Cargando...