El falso Donald Trump que mata opositores en un video o como sus seguidores "adoran" que lo haga

Internacionales
Lectura

En una conferencia de seguidores del presidente de los Estados Unidos en Miami sirvieron la semana pasada un plato macabro que refleja el tenso clima que la Casa Blanca

ha instalado con la prensa y la oposición: un video con un falso Donald Trump que dispara, apuñala y asesina brutalmente periodistas y rivales políticos.

Según reveló The New York Times, que obtuvo una copia del video, a esa conferencia que duró tres días fueron invitados Donald Jr (el hijo del presidente); la ex vocera de la Casa Blanca Sarah Huckabee Sanders y el gobernador de Florida, Ron Des Santis. La reunión había sido organizada por el grupo trumpista American Priority, en un resort de Miami.

Newsletters Clarín
Uno por uno, los Especiales Clarín de la semana | Producciones periodísticas de calidad sobre temas sorprendentes y de amplio interés social.

Uno por uno, los Especiales Clarín de la semana | Producciones periodísticas de calidad sobre temas sorprendentes y de amplio interés social.

Todos los sábados

Recibir newsletter

El presidente, que se pasó el día tuiteando sobre diversos temas -desde situación en Siria hasta la participación de su ex vocero Sean Spicer en el “bailando con las estrellas”- no hizo mención al video. Stephanie Grisham, la portavoz de la Casa Blanca, tuiteó que, si bien Trump no había visto el video, “basado en todo lo que ha escuchado, lo condena fuertemente”.

x

Uno de los tramos más violentos del video muestra la cabeza del presidente sobreimpresa al cuerpo de un hombre que abre fuego dentro de la “Iglesia de las Noticias Falsas”, sobre fieles que tienen caras de sus críticos o logos de empresas de comunicación. Parece que la escena fue editada de una película de 2014 que muestra la masacre en una iglesia.

Nadie admite responsabilidades. La campaña de Trump dice que no tuvo nada que ver con el video. Los organizadores afirman que era parte de una “exhibición de memes” y que iban a investigar el asunto. Pero la difusión de este clip en la conferencia muestra cómo el lenguaje de Trump contra los medios de comunicación y con la gente que piensa diferente ha prendido muy fuerte entre sus seguidores. El presidente incluso llegó a tuitear en 2017 un video de un ring de lucha con un Trump que golpeaba hasta tirar al piso a un hombre que tenía en la cara el logo de la CNN.

Siva Vaidhyanathan, profesor de Estudios de Medios de Virginia University, dijo a Clarín que “la gente hace videos extremos y violentos como este por dos razones. Primero, porque quieren reunir apoyo extremo y apasionado para figuras políticas extremas y apasionadas como Trump. Los partidarios más comprometidos adoran ver la imagen del presidente ejecutando a sus enemigos. Pero hay una segunda razón. A los que hacen y distribuyen estos videos también les encanta ver a los oponentes de Trump reaccionar ante imágenes como esta. Cuando los críticos de Trump están alarmados o enojados por tales expresiones, los partidarios de Trump se ríen. La extrema derecha siempre gana cuando la izquierda expresa su indignación u oposición a cada cosa”.

El experto, que es autor de “Medios Antisociales: cómo Facebook desconecta a EE.UU. y erosiona la democracia”, aseguró que “el propio Trump siembra las condiciones para expresiones violentas y para la violencia misma. Cuando los partidarios nazis invadieron mi ciudad de Charlottesville, Virginia, en 2017, ellos anunciaron su apoyo a Trump. Se envalentonaron a marchar en público porque Trump compartió su mensaje de supremacía blanca y además, respaldaba la violencia constantemente”.

Y advirtió: “Creo que esto no terminará cuando Trump deje su cargo. Su movimiento es vivo y feroz. Estados Unidos enfrentará violencia racial, antiinmigrante y religiosa durante muchos años, en gran parte porque Trump sacó a la luz todas esas pasiones de los rincones oscuros”.

Pero Vaidhyanathan señala que el fenómeno va más allá de EE.UU.: “Trump no está solo. Está imitando el uso de las redes sociales y el respaldo de la violencia que Narendra Modi perfeccionó en India en el 2014 y nuevamente en el 2019. También en el caso de Rodrigo Duterte, que solía usar este método para convertirse en presidente de Filipinas en 2016. Desde que Trump lo hizo, hemos visto a Jair Bolsonaro usar estas tácticas para reunir a los extremistas a su causa en Brasil. Hoy ningún lugar es seguro”.

PB

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Cargando...