Denuncian que buques y aviones europeos abandonan a migrantes en el Mediterráneo

Internacionales
Lectura

Varias ONGs de prestigio internacional como Médicos sin Fronteras y Human Rights Watch acusan a la Unión Europea (UE) y a sus gobiernos de abandonar a migrantes y refugiados en alta

mar en el Mediterráneo, de no recatar a náufragos, violando así normas nacionales e internacionales como el derecho marítimo internacional y las leyes del mar más básicas.

El diario belga De Standaard asegura que el libro de a bordo del buque Ocean Viking, de la ong SOS Méditerranée, menciona en dos días de agosto que aviones de la Operación Sofía (la misión oficial de la UE en teoría destinada a luchar contra los traficantes de personas) detectaron gomones en dificultades y no avisaron al Ocean Viking, el buque que en esos momentos estaba más cercano a los posibles náufragos.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Cuando su capitán intentó hablar con los aviones de la Operación Sofía y con los guardacostas italianos (todavía con La Liga de Matteo Salvini en el Ministerio del Interior en Roma) estos no respondieron. Al final, el Ocean Viking consiguió sacar del mar ese día, a punto de hundirse, a 166 personas, unas 50 de ellas menores de edad.

Los guardacostas italianos navegan normalmente muy lejos de la zona de rescate próxima a las aguas libias, donde se producen más muertes. Y al menos hasta hace dos semanas no comunicaban a los buques de las ONGs cuando detectaban algún gomón o barcaza en problemas.

La política italiana –no respaldada explícitamente pero sí asumida por el resto de Europa- era dificultar en lo posible el trabajo de los buques de las ONGs en el Mediterráneo. Se supone que para evitar que estos rescataron a migrantes y refugiados y los desembarcaran en puertos de Italia o Malta. Las ONGs aseguran que sólo salvan vidas y que cuando alguien corre riesgo de perder su vida en el mar no se le debe mirar su condición de refugiado político o de migrante económico pues es simplemente un náufrago.

En la primera mitad de 2019 llegaron a Italia desde Libia cuatro veces menos migrantes y refugiados que en el mismo período de 2018, pero el riesgo de morir se multiplicó por tres porque cada vez hay menos buques rescatando personas.

Una de cada 17 embarcaciones, estiman los expertos, se hunde. En 2018 era una de casi cada 50. Las principales causas del aumento del riesgo se deben a que la Marina italiana, con Salvini en el gobierno, se retiró prácticamente de la zona con más naufragios. Y a que la Operación Sofía de la UE ya no tiene buques, sólo aviones de vigilancia marítima. Los guardacostas malteses y libios tampoco estarían avisando a las ONGs cuando descubren gomones y barcazas en riesgo.

La UE explica que los pilotos de los aviones de vigilancia marítima de la Operación Sofía cumplen con su labor al transmitir a las autoridades nacionales y a Frontex (la agencia europea de fronteras) los datos que recaban, pero no los transmiten directamente a los buques de las ong’s, aunque sepan que son los más cercanos a un naufragio.

La responsabilidad, explica una fuente de la Comisión Europea, es de los gobiernos nacionales: “Los centros nacionales de rescate –cada uno en su área de responsabilidad en el Mediterráneo- tienen que coordinar los rescates. Si avisan o no a los buques de las ONGs es su labor, no nuestra”.

Las ONGs que denuncian esta situación recuerdan que si se detecta un naufragio y no se advierte a los buques más cercanos, sean mercantes, guardacostas, navíos militares o de ONGs, se está cometiendo un delito grave. La ley, la costumbre del mar y la decencia establecen el rescate del náufrago.

En los últimos años hubo casos incluso de buques mercantes que pasaron de largo y no rescataron a migrantes en dificultades porque, a la vista del cierre de los puertos italianos –y malteses- podían verse bloqueados durante días o semanas con los migrantes a bordo sin poder desembarcarlos.

La política europea desde hace años se dedica a poner todas las trabas posibles a los buques de las ONGs para intentar que llegue a puertos europeos la menor cantidad posible de migrantes y refugiados. Si se quedan en Libia –una anarquía en plena guerra civil- o se hunden parece importar menos.

El cambio de gobierno en Italia podría cambiar esta situación. Roma asegura haber encontrado un acuerdo con varios gobiernos europeos para repartirse a los migrantes que vayan llegando a sus puertos, donde en principio ya pueden atracar los buques de las ong’s. Alemania se llevaría a una cuarta parte de todos los desembarcados.

PB

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Cargando...