11 de Septiembre: la historia del bombero argentino que desapareció en las Torres Gemelas

Internacionales
Lectura

El departamento en Queens de Sergio Villanueva está vacío. Reluce. Los pisos resplandecen. Los muebles son pesados y lustrosos como les gustan a los "americanos". La cocina intacta. Nadie ha cocinado allí

desde hace tiempo, se nota. Habían pasado cinco años del "11 de Septiembre" y la enviada y la fotógrafa de Clarín recorrían este "hogar" preservado como un altar. El silencio era abrumador. Todo era tristeza. Era la casa donde la vida iba a transcurrir plácida, con Tanya, la mujer que Sergio había elegido tener a su lado, dejando atrás los días de policía encubierto en tugurios de mala muerte, entre delincuentes, disfrazado de linyera, buscando narcos.

Aquella vida de policía antinarcóticos no era vida para Sergio Villanueva, que había nacido en Bahía Blanca y con apenas dos años, su existencia se había mudado a Queens, cuando las Torres comenzaban a construirse. El trabajo antidrogas era arriesgado. A su mamá, Delia, no le gustaba que merodeara en las noches entre rufianes y criminales. Mejor ser bombero, una institución respetada, más segura, con sus coches bomba de rojo reluciente. La vida allí sería mejor. Hasta que llegó el 11-S.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Y Sergio Villanueva se convirtió en uno de los argentinos perdidos en las Torres Gemelas.

A las 8 de la mañana, cuarenta y cinco minutos antes de que el primer avión se estrellara contra la Torre Norte, Sergio había terminado su turno en el cuartel de bomberos de Brooklyn. Había entrado a la unidad "Ladder 132" un año antes, en 2000. El fin de semana anterior, el domingo, había ido a jugar con sus amigos al fútbol. Pateaba al arco con certeza. "Humildemente uno de los mejores", lo recuerdan.

Sergio Villanueva.

Sergio Villanueva.

"Era el tipo que todos querían conocer", decía su amigo Joe Brosi, cuando Clarín lo entrevistó tiempo atrás.

"Como jugador, tremendo. Y, como persona, tremenda persona. Apasionado con todo: el fútbol, el vino, la comida, los cigarros".

Nadie imagino en ese partido de fútbol --convertido en fiesta de domingo, en el que Sergio hizo el único gol--, que el infierno se desataría apenas dos días más tarde. "Nos vemos el jueves", se despidieron. 

"El martes, la vida de todos cambió".

Jose Brosi y Jonathan Kanovsky (atrás)./ Foto: Adriana Groisman. Archivo

Jose Brosi y Jonathan Kanovsky (atrás)./ Foto: Adriana Groisman. Archivo

El martes 11 de septiembre, cuando sobrevino la alarma, Sergio desayunaba con los compañeros que entraban de guardia. Todos fueron a las Torres. Pero él no regreso. Tenía 33 años. Y su cuerpo no fue hallado. 

Se fue así. Convertido en héroe, pero dejando un vacío. Cuando Clarín habló con su madre años atrás, Delia admitía que "por más que te ofrezcan el mundo, nada te trae a tu hijo. No hay palabras que se puedan decir, no hay dinero que te puedan dar, nada que puedan hacer te va a hacer sentir bien".

Delia Villanueva, durante la entrevista con Clarín. / Foto: Adriana Groisman, archivo.

Delia Villanueva, durante la entrevista con Clarín. / Foto: Adriana Groisman, archivo.

Habían pasado cinco años desde la pérdida de Sergio, y ella buscaba entonces "respuestas para la muerte de mi hijo, nada más".

A casi 20 años de los atentado, algunas familias encuentran recién ahora la posibilidad de hacer un cierre.

Otro bombero que, como Sergio, murió el 11S pudo ser enterrado este martes después de que sus resto fueron identificados, 18 años después.

Los restos de Michael Haub fueron recuperados de la Zona Cero, y recién la semana pasada fueron identificados de manera concluyente.

Un altar para Sergio Villanueva./ Foto: Adriana Groisman. Archivo.

Un altar para Sergio Villanueva./ Foto: Adriana Groisman. Archivo.

Aún hay un 40% de los restos recuperados en el Ground Zero sin identificar. Detrás de ese porcentaje hay familias que todavía esperan decir adiós a sus seres queridos.

Casi 350 bomberos murieron ese día. Y otros cientos más por enfermedades relacionadas con el atentado. Ellos lo respiraron todo: el vidrio molido, el hollín, el benceno, el aire envenenado, el humo, el cemento en partículas...