Cataluña celebra su día nacional con una masiva manifestación por la independencia

Internacionales
Lectura

“Objetivo independencia” es el lema de este año para la manifestación multitudinaria que se prepara en Barcelona para conmemorar la Diada de Cataluña, la fiesta que celebra el catalanismo y la

valentía de quienes lucharon por defender sus valores.

Más de 400.000 catalanes se han inscripto para participar en la marcha que se ha convertido en un rito separatista organizado por la Assemblea Nacional Catalana, la asociación civil que, junto a Omnium Cultural, fogonea la independencia de Cataluña y moviliza el fervor separatista en las calles.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

En la tarde de este miércoles, la manifestación parte a las 17.14 desde la Plaza España de Barcelona y ocupará las calles de la Gran Vía, entre Paseo de Gràcia y Plaza España, y se alimentará con las columnas de manifestantes que se sumen desde las calles de los alrededores: desde la Avinguda Parallel, Creu Coberta, Tarragona y Avinguda María Cristina.

Desde hace años, la diada es la fecha en el calendario de efemérides catalanas que mide el apoyo al anhelo de fundar una nueva república separada de España.

"Objetivo independencia", es el lema de esta edición de la Diada. /AFP

"Objetivo independencia", es el lema de esta edición de la Diada. /AFP

Bajo la lluvia que desde temprano da fastidio en las calles de Barcelona, esta edición 2019 de la diada es la más susceptible de todas. Porque se celebra en el punto de mayor tensión entre los dos partidos independentistas: Junts per Catalunya, la plataforma del ex presidente Carles Puigdemont, que luego del intento de declaración de independencia fallido huyó de España y se refugió en Bélgica, y Esquerra Republicana, el partido que lidera Oriol Junqueras, ex vicepresidente de Puigdemont y en prisión preventiva desde noviembre de 2017.

Es, además, la diada previa a la sentencia del Tribunal Supremo que juzgó a doce líderes independentistasque están en la cárcel -Junqueras es uno de ellos- por haber organizado el referéndum de autodeterminación ilegal de 2017 que aceleró la declaración de independencia que el gobierno del por entonces presidente Mariano Rajoy castigó interviniendo la autonomía rebelde.

Está previsto que el Supremo comunique su sentencia a mediados de octubre y Cataluña ya tienen previsto un calendario de movilizaciones en respuesta a lo que el Tribunal sentencie.

"Cataluña no es España", reza el cartel, durante la marcha de este miércoles en Barcelona. /DPA

"Cataluña no es España", reza el cartel, durante la marcha de este miércoles en Barcelona. /DPA

“Será el pistoletazo de salida para abrir una nueva etapa que nos haga recuperar las ganas de hacer posible aquello que alguien pensó que era imposible”, dijo sobre la diada de este año el presidente catalán Quim Torra, quien sigue defendiendo el derecho catalán a la autodeterminación.

Los partidos independentistas han postergado por unas horas sus diferencias para unirse estratégicamente en la convocatoria: Carles Puigdemont hizo un llamado a participar de la manifestación a través de las redes sociales y hasta grabó un video con la secretaria general de Esquerra, Marta Rovira, quien también huyó de Cataluña para evitar la prisión que padece el presidente de su partido, y se refugió en Suiza.

La grieta dentro del independentismo es indisimulable. Y se ha profundizado de frente a la sentencia del Supremo tan esperada: Esquerra Republicana postula como respuesta una convocatoria a elecciones anticipadas, algo impensable para el actual presidente Torra, quien pertenece a las filas de Puigdemont.

El presidente catalán, Quim Torra, estuvo presente en el acto oficial por el día de Cataluña. /AFP

El presidente catalán, Quim Torra, estuvo presente en el acto oficial por el día de Cataluña. /AFP

“Ojalá llegue un día llegue el que la diada sea una fiesta para todos los catalanes y no sólo para una parte”, dijo el presidente español en funciones, Pedro Sánchez.

“Está lejos de lo que es una diada dentro de la normalidad y lo es por segundo año consecutivo porque seguimos teniendo presos y exiliados políticos y estamos a las puertas de una sentencia que, si no es de absolución, no será justa”, dijo Meritxell Budó, portavoz de la Generalitat.

Por la mañana, el presidente Torra acercó una ofrenda floral al monumento de Rafael Casanova, el político que defendió en aquella batalla del 11 de septiembre en la Barcelona cayó ante los borbones.

En la ceremonia no participaron referentes del PP ni del PSOE ni de Ciudadanos. Sí estuvo Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, que opinó sobre esta diada en la que algunos líderes independentistas siguen en prisión: “Seguimos en una situación de excepcionalidad. Hasta que no salgan (en libertad) no vamos a poder recuperar la normalidad política y no vamos a poder tener el debate político”.

El presidente del Parlamento catalán, Roger Torrent, opinó: “Será una sentencia que marcará el fin de un ciclo político en Cataluña y la apertura de uno nuevo que tiene que estar marcado por la construcción y el fortalecimiento de estas mayorías presentes en la sociedad catalana”.

Tensa sesión del Parlamento en Madrid 

Mientras en Barcelona se preparaban banderas, pancartas y un enorme cartel que promete un “Volveremos”, en Madrid se celebraba la sesión de control de los partidos opositores al gobierno de Sánchez en el Congreso de los Diputados. Fue una sesión vidriosa, tensa y agresiva, a menos de dos semanas para que venza el plazo que Pedro Sánchez tiene para formar gobierno. Si no lo logra, habrá nuevas elecciones en noviembre.

El presidente en funciones del gobierno español, Pedro Sánchez, tiene menos de dos semanas para formar gobierno. Si no lo logra, habrá nuevas elecciones en España. /REUTERS

El presidente en funciones del gobierno español, Pedro Sánchez, tiene menos de dos semanas para formar gobierno. Si no lo logra, habrá nuevas elecciones en España. /REUTERS

“El señor Torra dijo que hay que desacatar las sentencias judiciales si son condenatorias, por lo tanto, chantajeando a los jueces y ninguneando a la justicia española. Señor Sánchez, más allá de nuestras diferencias, ¿no cree que es el momento, antes de que haya una sentencia judicial, de sentarnos y hablar y estar juntos para aplicar el artículo 155 en Cataluña?”, le disparó al presidente en funciones Albert Rivera, líder del partido liberal Ciudadanos, aludiendo al artículo de la Constitución española que permite la intervención cuando una autonomía desobedece y con el que el ex presidente Rajoy puso en penitencia a Cataluña en 2017.

La Diada de Cataluña conmemora cada 11 de septiembre la caída de la ciudad de Barcelona en 1714 ante el ejército borbónico, durante la Guerra de Sucesión. A pesar de haber sido una derrota, Cataluña celebra el valor de quienes, ante la abolición de las instituciones catalanas, lucharon por los derechos y las libertades de esa comunidad.

Cataluña vive días ásperos. Y esta diada, que debería ser una fiesta, es la segunda que transcurre con los líderes separatistas en prisión y, por lo tanto, se ha convertido en un punto de partida a las movilizaciones que están previstas una vez que se conozca la sentencia del Supremo. Será, además, el termómetro para medir los niveles de espíritu independentista popular, una ilusión fatigada desde el intento de separase del resto de España que no fue.

Madrid, corresponsal

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS