Incendio en el Amazonas: El humo ahoga el norte de Brasil, pero Jair Bolsonaro dice que la crisis ya se superó

Internacionales
Lectura

Troncos de árboles ennegrecidos yacen ardiendo en el suelo carbonizado mientras el humo espeso ahoga la selva amazónica de Brasil, una escena de devastación que se repite en el "pulmón del

planeta".

En el estado de Rondonia (noroeste), una de las zonas más afectadas por los peores incendios en años, las personas están viviendo bajo una capa de humo que ha envuelto a la región.

Mientras esto ocurre en el norte, el mandatario de Brasil, Jair Bolsonaro, agradeció este domingo a "decenas de jefes de Estado" que han colaborado para que su país "superara una crisis" y aseguró que siempre buscó "un diálogo junto a los líderes del G7", en alusión a la tensión internacional desatada por los incendios en la Amazonía.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

"Muchas gracias a decenas de jefes de Estado que me han escuchado y nos ayudaron a superar una crisis que solo interesaba a quienes quieren debilitar a Brasil!", escribió Bolsonaro en su cuenta de Twitter.

"He vivido aquí durante 20 años y he visto muchos incendios, pero este humo en los últimos días, nunca había visto algo así antes", asegura Welis da Claiana, de 25 años, a la AFP en la capital de Rondonia, Porto Velho.

"El humo ha afectado el 100% de nuestra vida diaria. Nos despertamos cansados de respirar el humo".

Da Claiana dice que los fuegos en los últimos días han amenazado la compañía de alquiler de automóviles donde trabaja y forzaron la cancelación de vuelos en el aeropuerto local.

"La visibilidad era horrible, nadie podía hacer nada", dijo, culpando a los "grandes agricultores" por las llamas.

En un momento, los incendios comenzaron a acercarse a su casa. Ella cerró las puertas y ventanas en un intento de evitar el humo, pero aún así tuvo que llevar rápidamente a su hija al hospital después de que comenzara a tener dificultades para respirar.

Uno de sus colegas también fue hospitalizado con problemas respiratorios.

La causa de la contaminación del aire puede encontrarse a poca distancia de la ciudad de medio millón de habitantes. Múltiples incendios devoran secciones de bosque que han sido talados para paso de ganados o cultivos.

Visto desde arriba, la destrucción es dramática: paredes de brillantes llamas anaranjadas avanzan a través del extenso bosque mientras enormes columnas de humo negro se elevan hacia el cielo.

Franjas de bosque han sido despojadas de vegetación en una aparente preparación para ser quemadas. Periodistas de la AFP que viajan por carretera y por aire en el estado fronterizo con Bolivia han visto otros incendiarse o carbonizarse.

En algunos lugares, árboles solitarios siguen de pie, rodeados de tierra quemada, como evidencia de la destrucción de un bosque que según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) alberga a cientos de especies animales y vegetales amenazadas.

Más de la mitad de los 79.513 incendios registrados en Brasil este año tuvieron lugar en el Amazonas, y 1.130 se iniciaron entre el viernes y el sábado.

"Está aumentando cada año", dice Eliana Amorim en Porto Velho, culpando de los incendios a la deforestación. "Pero la consciencia de la gente no aumenta".

Las declaraciones de Bolsonaro se producen después de una semana marcada por las duras críticas que ha recibido por su tardía reacción ante los incendios forestales que devoran desde hace semanas parte de la selva amazónica.

Los comentarios del presidente sobre el Amazonas, el mayor bosque tropical del mundo, y los ataques dirigidos a líderes mundiales que han criticado sus políticas ambientales agravaron la tensión, que incluso dejó en el aire la ratificación del pacto comercial entre la Unión Europea (UE) y el Mercosur, conformado por Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay.

Ante la presión internacional, Bolsonaro, quien llegó a afirmar que el "real interés" detrás de la preocupación ambiental de varios países era amenazar la soberanía brasileña, ha moderado su discurso en los últimos días y se mostró dispuesto a conversar con otros gobiernos.

Así, el mandatario reafirmó este domingo que ha buscado "desde el principio" el diálogo tanto con los líderes del G7, reunidos estos días en su cumbre anual en Francia, como con España y Chile.

"Brasil es un país que recupera su credibilidad y hace comercio con prácticamente todo el mundo", expresó el presidente brasileño, un capitán de la reserva del Ejército y quien está el poder desde el 1 de enero.

Agregó además que Brasil es "una de las mayores democracias del mundo, comprometido con la protección ambiental" y que "respeta la soberanía de cada país".

Ante la creciente ola de incendios que golpea la selva amazónica, Bolsonaro autorizó el envío de tropas de las Fuerzas Armadas para combatir los focos de fuego en siete de los nueve estados que conforman la Amazonía brasileña.

Pero el ministro de Educación brasileño, Abraham Weintraub, redobló la apuesta y cargó este domingo contra el presidente de Francia, Emmanuel Macron, a quien calificó como un "canalla oportunista" luego de que el líder francés amenazara con no firmar el acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur si Brasil no cumple sus compromisos ambientales.

En su cuenta de Twitter, Weintraub afirmó que "Francia es una nación de extremos", que ha generado tanto "ilustrados como comunistas", y que Macron "no está a la altura de esa disputa".

PB

Fuente: AFP y EFE

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS