Una coincidencia penosa entre los dos extremos de las Américas

Internacionales
Lectura

En un mundo enamorado de la siglas, puede ser decepcionante descubrir que el G-20 no es hoy siquiera un precario G-2 entre EE.UU. y China. O que el G-7 de los

industrializados, reunido en Biarritz, difícilmente recupere el poder organizador que exhibía en el pasado como el polo de mayor poder económico y por lo tanto de capacidades y posibilidades.

Son signos de una anarquía que se refleja en una coincidencia también poco feliz y que se consigna en las coberturas de los medios uniendo estos temas cada vez más bajo una misma mirada. Las dos mayores economías de las Américas, EE.UU. y Brasil, se han situado en el foco de la atención mundial, y de la aprensión, por los modos de sus liderazgos nacionalistas de ignorar límites o las consecuencias de sus actos. Pero también por la imposibilidad para contenerlos.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

El primero, Donald Trump, desde Washington, con su guerra arancelaria contra China que se ha desbocado y adelantado una recesión global que golpeará al propio desarrollo norteamericano aunque no la suficiente urgencia para vencer la miopía del mandatario. El otro, Jair Bolsonaro, que gobierna en comunión con ese pensamiento insular y negacionista de su admirado colega del norte, y ha convertido la tragedia del Amazonas en una lucha política pigmea para eludir las responsabilidades de su gobierno en el desastre. Y repetir el rechazo que ambos comparten a las políticas ambientalistas.

El vértice de esas dos amenazas es la cumbre del G-7 en Biarritz que debería funcionar como el bombero que devuelva el tren a las vías y le agregue algún sentido al sentido común ausente. Pero nada de eso sucederá. Solo se constatará, otra vez, el desierto indeclinable de las G.


BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Cargando...