Biarritz, militarizada por la cumbre del G7: con más de 13 mil efectivos buscan evitar desbordes en las protestas

Internacionales
Lectura

Cuando el presidente Donald Trump aterrizaba en Bordeaux con su American One y Melania, la primera dama, los antiglobalistas, Chalecos Amarillos y vascos nacionalistas en ropas tradicionales marchaban en las cercanías

de Biarritz, una ciudad bunkerizada ante la cumbre de los siete grandes países del mundo. La contracumbre del G7 ha comenzado en Hendaya e Irún, en la frontera entre España y Francia, a 19 kilómetros del centro del balneario vascofrancés. La mayor movilización coincidirá con la recepción oficial de los jefes de estado y primeros ministros en el atardecer francés.

Hendaya, en la frontera de Francia con España, es sede de una masiva movilización contra la cumbre del G7. (EFE)

Hendaya, en la frontera de Francia con España, es sede de una masiva movilización contra la cumbre del G7. (EFE)

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Al menos 13.000 policías y militares tratan que esas marchas no se desborden y se acerquen a la ciudad blindada, a la que llegaron el primer ministro canadiense Justin Trudeau, el primer ministro japonés Shinzo Abe y el presidente Donald Trump y su enorme equipo. Las fuerzas de seguridad francesas y españolas, que trabajan coordinadas porque Biarritz se encuentran a pocos kilómetros de España, prevén “hechos violentos”, con Chalecos Amarillos y radicales “infiltrados” en las manifestaciones.

Las primeras violencias surgieron el viernes a la noche, en un enfrentamiento entre policías antidisturbios y los “Blacks Blocs”, en un campamento antimundialista en Urrugne, cerca de Biarritz. La Policía decidió intervenir cuando encontraron materiales para bloquear la circulación y se iniciaron las manifestaciones no autorizadas. Un centenar de “Black Blocs”, los mismos que actuaron en la destrucción de los Campos Elíseos junto a los Chalecos Amarillos, estaban concentrados allí y se preparaban para confrontar con las fuerzas de seguridad.

Incidentes entre policías franceses y manifestantes anticumbre en Hendaya, horas antes del inicio de la reunión del G7. (AP)

Incidentes entre policías franceses y manifestantes anticumbre en Hendaya, horas antes del inicio de la reunión del G7. (AP)

Durante veinte minutos, los Blacks Blocs enfrentaron a la Policía con sus técnicos de guerrilla urbana y los frenaron lanzándoles proyectiles. La policía respondió con gases lacrimógenos. A las 22, las fuerzas de seguridad se replegaron. Pero el incidente dejó 17 personas detenidas por disimular su rostro con Bataclavas y reagrupación para la violencia. Cuatro policías fueron heridos.

Amnesty, la organización humanitaria, advirtió que la “rápida construcción de celdas prefabricadas frente a la corte de Bayona y la llegada de muchísimos jueces y fiscales es un signo de la medida que puede llevar a masivos arrestos indiscriminados y juicios rápidos”.

La bella geografía de Hendaya, en la frontera de Francia con España, escenario de las movilizaciones contra la cumbre del G7. (Reuters)

La bella geografía de Hendaya, en la frontera de Francia con España, escenario de las movilizaciones contra la cumbre del G7. (Reuters)

Los juicios se iniciaron el mismo viernes. Tres alemanes sospechosos de pertenecer a un movimiento de ultraizquierda fueron detenidos y condenados a dos y tres meses de prisión, con prohibición de permanecer en territorio francés. Fueron juzgados por el tribunal correccional de Bayona “por portación de armas y participación de grupos con vista a la preparación de violencias voluntaria”. Habían sido detenidos en un control de la ruta en las cercanías de Biarritz.

Para Francia conseguir un G7 limpio, sin desbordes pero al mismo tiempo sin violencia brutal de las fuerzas de seguridad, es un gran desafío. El gobierno no desea que al G7 lo opaquen las imágenes de una brutal represión, como sucedió en las diferentes marchas de los Chalecos Amarillos durante los últimos siete meses.

Incidentes entre policías y manifestantes anticumbre, ocurridos en la noche del viernes en Hendaya, previo a la cumbre del G7. (AP)

Incidentes entre policías y manifestantes anticumbre, ocurridos en la noche del viernes en Hendaya, previo a la cumbre del G7. (AP)

El Ministerio del Interior anunció que ha desplazado 13.200 gendarmes y policías para asegurar el G7. Al menos habrá 45 compañías de policías antidisturbios, que corresponde al número de compañías en todo el país, y cincuenta escuadrones de gendarmería móvil. Estos efectivos están apoyados por el ejército, a cargo de las misiones antiterroristas y la vigilancia marítima y aérea. Hay 200 desminadores, 400 bomberos, helicópteros y drones buscarán mantener la seguridad cuando los siete hombres más poderosos del mundo debaten, en una cumbre copada por el “ecocidio” en la Amazonia, como lo bautizó el presidente francés Emmanuel Macron.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS