Los incendios en la Amazonia ponen a Brasil contra el mundo y acorralan a Jair Bolsonaro

Internacionales
Lectura

El presidenteJair Bolsonaroautorizó el viernes el uso de las Fuerzas Armadas para combatir los incendios en la Amazonia, y convocó a los gobernadores de los nueve estados brasileños por los que

se extiende el mayor bosque tropical del planeta para tratar de contener la devastación, que amenaza con desatar un boicot mundial a las exportaciones del poderoso agronegocio de Brasil.

La selva amazónica registraba hasta el 20 de agosto 1.000 focos de fuego diarios, un desastre que provocó una gran cortina de humo en América del Sur y alarma internacional, con llamados de los líderes de Francia y Alemania a tratar la crisis ambiental este fin de semana en la cumbre del G7.

Bolsonaro, en un mensaje por cadena de radio y TV -durante el cual se registraron algunos cacerolazos en varias ciudades de Brasil-, dijo que su gobierno “actúa para contener la deforestación” y tiene “tolerancia cero con la criminalidad” incluso en el área ambiental, pero aseguró que “los incendios forestales se producen en todo el mundo y no pueden servir como pretexto para sanciones comerciales”. Además, resaltó que Brasil es un país ejemplo en materia de sustentabilidad y negó que los incendios en la Amazonia estén fuera de control.

Deforestación

El fuego acentuó la presión sobre Brasil, con pedidos de países desde la Unión Europea para vetar las importaciones de carne vacuna desde el mayor exportador mundial de proteína animal y amenazas a la aprobación del reciente acuerdo comercial con el Mercosur, lo que agitó temores de empresarios de la mayor economía latinoamericana a enfrentar represalias comerciales.

En la ciudad de México, como en muchas otras ciudades del mundo, hubo protestas contra Jair Bolsonaro. /EFE

En la ciudad de México, como en muchas otras ciudades del mundo, hubo protestas contra Jair Bolsonaro. /EFE

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

“Estamos frente a un ataque especulativo europeo”, denunció el ministro-jefe de la Casa Civil (jefe de Gabinete) del gobierno brasileño, Onyx Lorenzoni.

Las críticas europeas, sin embargo, fueron compensadas con una oferta de ayuda a Bolsonaro del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien dijo por Twitter que su país, que explora un acuerdo para incrementar el comercio con el Mercosur, está listo para ayudar a combatir el fuego en la Amazonia y que sus relaciones con Brasilia están mejor que nunca. Ministros del gobierno brasileño sugirieron además que Israel, otro estrecho aliado de Bolsonaro, podría cooperar para contener las llamas.

Just spoke with President @JairBolsonaro of Brazil. Our future Trade prospects are very exciting and our relationship is strong, perhaps stronger than ever before. I told him if the United States can help with the Amazon Rainforest fires, we stand ready to assist!

— Donald J. Trump (@realDonaldTrump) August 23, 2019

La destrucción del hogar del 10% de la biodiversidad conocida se aceleró este año, con un incremento de un 84% de los incendios entre enero y agosto respecto al mismo período del 2018, ritmo que se intensificó en las últimas semanas.

Según datos del Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (INPE), un organismo estatal cuyos datos fueron cuestionados por Bolsonaro, la Amazonia tuvo hasta el 20 de agosto 23.000 focos de incendio. El número es menos de la mitad del récord registrado en el 2005, con 51.457 focos, con la diferencia de que este mes no presentó un clima extremadamente seco, lo que contribuye a esparcir los incendios.

Bolsonaro mantuvo dos reuniones con ministros en menos de 24 horas para tratar la crisis ambiental, luego de una semana en la que culpó a ONGs por los focos de fuego en la Amazonia y acusó, también, al presidente de Francia, Emmanuel Macron, de tener “mentalidad colonialista” por su propuesta de tratar la cuestión amazónica en el G7, sin participación de los países de la región.

Entre tanto, Finlandia, a cargo de la presidencia rotativa de la Unión Europea (UE), condenó la destrucción de la selva y llamó al bloque a restringir las importaciones de carne vacuna desde Brasil.

El general Eduardo Vilas-Boas, un ex jefe del Ejército de Brasil y asesor gubernamental con amplia ascendencia en esa fuerza militar, dijo en Twitter que “con una claridad difícilmente vista, estamos asistiendo a un país europeo más, esta vez Francia, por intermedio de su presidente Macron, realizar ataques directos a la soberanía brasileña, que incluye, objetivamente, amenazas de uso de poder militar”.

En la misma línea, el jefe del Ejército, Edson Leal Pujol, quien compartió con Bolsonaro una ceremonia por el Día del Soldado, aseguró que la fuerza está lista para defender la selva. “A los incautos que insisten en tutelar los designios de la brasileña Amazonia, no se engañen: los soldados del Ejército de Caxias (por el Duque de Caxias, patrono del Ejército brasileño) estarán siempre atentos y vigilantes, listos para defender y repeler cualquier tipo de amenaza”.

La protesta en Santiago de Chile. /EFE

La protesta en Santiago de Chile. /EFE

Los incendios se concentran en los municipios que tuvieron las mayores áreas deforestadas, según el Instituto de Pesquisa Ambiental de la Amazonia (IPAM). El fuego es considerado el proceso final de la deforestación y sirve para limpiar áreas que luego se destinarán al pastoreo o, en menor medida, a cultivos.

Según el gobierno, Brasil, que pasó en las últimas décadas de importador a gran exportador de alimentos, logró conciliar mayor productividad agropecuaria con preservación, al incrementar su producción en más de 350% en un área sólo 33% mayor. También afirma que un 60% de su territorio, en el quinto país más extenso del mundo, está cubierto por vegetación nativa protegida.

La presión internacional, sin embargo, viene creciendo. Alemania y Noruega congelaron el llamado Fondo Amazonia, que financiaba proyectos para preservar la selva, en protesta por el aumento en la deforestación. Manifestaciones en Londres, Berlín, Dublín, Madrid, París, Buenos Aires y en otras ciudades del mundo y también en Brasil, reclamaron la protección de la Amazonia.

La selva ya sufrió un acelerado grado de destrucción en el primer semestre, cuando perdió por deforestación 2.273 kilómetros cuadrados, un área equivalente a 11 ciudades como la de Buenos Aires o 318.000 estadios como el Maracaná.

Brasilia. Corresponsal

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS