Manuel Jaramillo: Los incendios en la Amazonia son "una bola de nieve"

Internacionales
Lectura

Los incendios en la Amazonia han dejado de ser preocupación sólo de los ambientalistas para convertirse en una causa de alarma mundial. El masivo avance de la deforestación alentada por el

gobierno de Jair Bolsonaro ha resultado en un aumento de más del 70% de incendios forestales comparado con el mismo período de 2018, según informó el Instituto Nacional de Investigación Espacial del Brasil (Inpe).

Desde distintas partes del globo se alzan voces implorando y exigiendo al gobierno de Brasil para que intervenga en la cuestión. Pero hasta el momento nada ha modificado la postura del gobierno brasileño, que alega que los incendios son una ocurrencia típica de la estación seca, debido a la quema encarada por los productores agropecuarios y ganaderos, a los que se suma la falta de lluvias.

Manuel Jaramillo es director general de la Fundación Vida Silvestre.

Manuel Jaramillo es director general de la Fundación Vida Silvestre.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Para el ingeniero forestal Manuel Jaramillo, director de la Fundación Vida Silvestre, los incendios en la Amazonia están ligados históricamente a la deforestación por expansión de la actividad agropecuaria. "El fuego forma parte de la cultura productiva de Brasil, pero los datos del Inpe nos revelan que lo que está ocurriendo no es normal. Las condiciones climáticas de este año no han sido muy distintas de años previos, pero tenemos un masivo incremento en la cantidad de focos de fuego", explicó en diálogo telefónico con Clarín.

- ¿Por qué se producen los incendios?

- Algunos suceden por negligencia a la hora de controlar el fuego. Un productor quema material en su tierra, pero no toma medidas para que el fuego no se expanda más allá de los límites de su propiedad. Hay otros que son intencionales, donde lo que se busca es "limpiar" un sector de tierra y abrirlo para la producción agropecuaria y ganadera. Esto es ilegal.

- ¿Cuáles son las consecuencias para el mundo?

- Es una bola de nieve. El Amazonas alberga cerca del 20% del agua del planeta, el 10% de la biodiversidad global y el 20% del oxígeno del planeta. El fuego lleva a que haya menos oxígeno, menos agua dulce, más dióxido de carbono en el aire y menos biodiversidad, lo que agrava las consecuencias del cambio climático.

- ¿Puede llegar a tener efectos en la Argentina?

- Si recordamos que las partículas del volcán Copahue llegaron hasta Japón, es absolutamente posible que acá sintamos algunos de los efectos de los incendios. Las partículas de carbono pueden llegar, dependiendo de cómo sean las corrientes de viento. Esto puede afectar a personas con problemas de respiración.

También hay que tener en cuenta que los árboles del Amazonia contribuyen agua. Mediante la evapotranspiración, absorben agua del suelo y la hacen disponible en la atmósfera. Los vientos luego llevan estas nubes cargadas a distintas partes del mundo. La Argentina podría sufrir las consecuencias de la disminución de árboles a causa del fuego.

La negativa de Jair Bolsonaro a actuar para contener los incendios en el Amazonia han generado repudio mundial. / REUTER

La negativa de Jair Bolsonaro a actuar para contener los incendios en el Amazonia han generado repudio mundial. / REUTER

- Si el gobierno de Bolsonaro no tiene intenciones de lidiar con el problema, ¿qué puede hacer el resto del mundo?

- La medida más efectiva que puede hacer el G-7 es apoyar los esfuerzos de reforestación. Para eso, podría negarse a comprar productos provenientes de las áreas quemadas en esta reciente ola de incendios. Habría que establecer exactamente cuál es la superficie afectada para no afectar zonas que ya eran productivas previas a estos episodios, pero es un curso de acción posible.

El objetivo es evitar que las zonas incendiadas se transformen en áreas agrícolas o de ganadería intensiva, ya que genera un incentivo perverso para la continuidad de las quemas. Para eso necesitamos el compromiso de todos: consumidores, empresas, gobiernos, etc. Debemos comprometernos a no comprar nada derivado de la zonas quemadas, y a exigir su restauración y a colaborar con el proceso