Los 8 países que asustan a los inversores

Internacionales
Lectura

Larry Elliott y Phillip Inman

Los mercados de valores están asustados por una serie de señales de alarma provenientes de economías clave. La semana pasada (las señales) fueron la inversión de la

curva de rendimiento de los bonos estadounidenses y la noticia de una contracción de la economía alemana. La siguiente es una guía de los puntos problemáticos de la economía global que inquietan a los inversores.

Estados Unidos Estados Unidos está en el corazón de la ola mundial de venta de acciones, en tanto los inversores pasan por alto que el Fondo Monetario Internacional prevé que este país este año será el de crecimiento más veloz de las economías del G7 -2,6 por ciento- y que no ha tenido un índice de desempleo más bajo desde que Neil Armstrong pisó la luna en 1969. Pero Wall Street teme que un aumento de las tasas de interés del banco central estadounidense, la dilución del impacto de las rebajas de impuestos y la guerra comercial con China estén llevando la economía a la recesión.

Mirá también
¿Se viene la recesión en EE.UU.?
Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Reino Unido La inclusión de Gran Bretaña en la lista de países problemáticos se reduce a una palabra: Brexit. La economía se contrajo 0,2 por ciento en el segundo trimestre en tanto se redujeron las reservas de bienes, acumuladas en vísperas de la fecha de partida original de la UE del 29 de marzo. El fuerte crecimiento del empleo y el aumento del salario real deberían bastar para producir un repunte del crecimiento en el tercer trimestre pero un Brexit sin acuerdo el 31 de octubre podría tener un marcado impacto en el Reino Unido, la UE y el resto del mundo.

Alemania El exportador más prolífico de Europa se encontró con que la demanda de sus máquinas herramientas, camiones y autos cayó marcadamente en el último año, en especial la demanda china. La baja en las exportaciones hizo que el PBI se contrajera en el segundo trimestre, retrayéndose 0,1 por ciento. Un índice de la confianza de las empresas cayó tan drásticamente que el mes pasado tocó el nivel más bajo desde el crack financiero de 2008. Dicho esto, el gobierno tiene abundancia de dinero para gastar después de una década de superávit de presupuesto, y las compañías cargan con pocas deudas, de modo que tienen fortaleza para capear cualquier temporal.

China Oficialmente China crece a un ritmo de más de 6 por ciento anual pero la realidad es más sombría de lo que indican las cifras. El presidente Xi Jinping está tratando de llevar a China a un crecimiento más lento pero de mejor calidad, proceso que se ve complicado por la vulnerabilidad de las compañías y los bancos chinos a condiciones de crédito más escaso y el impacto de los aranceles de Donald Trump, que están llevando a una producción fabril más débil y una desaceleración de las exportaciones. Esta semana China anunció que la producción industrial en julio había llegado al nivel más bajo en 17 años.

Brasil El costado nacional de la economía brasileña luce razonablemente fuerte pero esto no ha impedido que las acciones y la moneda queden bajo una intensa presión. La mayor economía de América Latina está sufriendo las repercusiones de los problemas de otros lugares del mundo: la vecina Argentina sufre una crisis financiera, un crecimiento más bajo en China implica una caída de la demanda de las materias primas brasileñas y preocupa que las exportaciones a EE.UU. también se corten por una desaceleración en la mayor economía del mundo.

Argentina El regreso al protagonismo político de Cristina Fernández de Kirchner, la controvertida expresidenta de izquierda de Argentina, ha hecho que los inversores salieran corriendo. Un sondeo preelectoral la ubica a ella y a su compañero de fórmula, Alberto Fernández, rumbo a derrotar al presidente en ejercicio, Mauricio Macri, que ha tenido dificultades para poner en orden las finanzas del país. El gobierno ha tomado importantes préstamos en el pasado reciente y ha gastado la mayor parte del dinero en proyectos de vanidad y subsidios para grupos de votantes cruciales. A Fernández y Kirchner los inversores no les han dado el beneficio de la duda. Al país ya se le ha colocado el cartel de venta teniendo en cuenta que, si esta fórmula llega al poder, el país sin duda incumplirá con el pago de su deuda soberana.

Italia La recuperación de 2007 resultó efímera una vez que Roma entró en conflicto con Bruselas por el presupuesto nacional, lo que hizo que cayera la confianza de las empresas. Puede que las amenazas de retirarse del euro y posiblemente de la Unión Europea hayan desaparecido del discurso de Matteo Salvini, líder del partido de la Liga, que encabeza las encuestas, pero la confianza de las empresas sigue en ascuas. Es probable que un sector de la banca cargado de deudas en mora y un sector empresario que compite y pierde ante sus rivales chinos lleven a un prolongado período de declive.

Singapur La economía de Singapur se inclina a entrar en recesión en el tercer trimestre de 2019. La culpa se le echa a la guerra comercial entre EE.UU. y China, que sigue haciendo tambalear a esta nación del sudeste asiático después que esta semana el crecimiento del segundo trimestre se confirmó en -3,3 por ciento.

La ciudad estado de 5,5 millones de habitantes es un centro financiero que posee cientos de miles de millones de dólares de ahorro extranjero y se considera un barómetro de la región. Por eso, fue un shock para los inversores que pudiera perder pie fácilmente con la caída de las ventas de bienes manufacturados a China. Un menor número de turistas chinos también deprimió el comercio mayorista y minorista.

¿Qué es la curva de rendimientos?

Es una línea trazada en un gráfico que muestra la tasa de retorno de los bonos del gobierno a su fecha de vencimiento.

Los bonos del gobierno –que se conocen como gilts en el Reino Unido, treasuries en los EE.UU. y bunds en Alemania- son deuda emitida por un período fijo de tiempo, generalmente tres meses, dos años, diez años y treinta años, para financiar gasto público.

El rendimiento es la tasa de retorno que reciben los inversores. El vencimiento es el momento en que el gobierno salda la deuda al final del plazo. Cuando más inversores compran bonos del gobierno, los precios suben y los rendimientos bajan. Las empresas también pueden emitir bonos.

¿Qué ocurre cuando la curva de rendimientos se invierte?

Eso ocurre cuando el rendimiento de los bonos de corto plazo es más alto que el de los de largo plazo. Esto significa que los operadores aceptan una tasa de interés más baja para poseer bonos de plazo de vencimiento más largo que para sus pares de plazo de vencimiento más corto.

Esto es relativamente poco frecuente: los inversores suelen recibir retornos más altos por prestar a largo plazo, ya que esto se considera más riesgoso que prestar a corto plazo. También esperan ser compensados por el impacto de la inflación, que comerá parte de su inversión con el paso del tiempo.

¿Qué significa esto?

Una curva de rendimientos invertida es una clásica señal de recesión inminente. En los EE.UU. la curva se invirtió antes de cada recesión de los últimos cincuenta años. Indicó falsamente una recesión sólo una vez, en la crisis financiera rusa de 1998.

En el caso de otros países, la señal es menos clara. Varios han experimentado largos períodos de curvas de rendimientos invertidas sin una posterior recesión, como ocurrió en el Reino Unido en los 90.

¿Qué está pasando ahora?

La curva de rendimientos para los bonos con plazo de vencimiento de dos a diez años se ha invertido por primera vez desde 2007, justo antes del comienzo de la crisis financiera mundial. Esto indica que a los inversores les preocupa mucho que haya una caída económica, lo que mantendría baja la inflación. Les preocupa el impacto que pueda tener en la ya débil economía global la prolongada guerra comercial entre EE.UU. y China, además del Brexit.

¿La recesión es inevitable?

No, pero es sumamente probable. Y una curva de rendimientos invertida generada por los temores de recesión podría convertirse en una profecía autocumplida, haciendo caer la confianza y llevando a las empresas a reducir las inversiones.

¿Con cuánta rapidez la recesión suele seguir a la inversión de la curva de rendimientos?

Las caídas anteriores muestran que los rendimientos en general se invirtieron en promedio 18 meses antes del comienzo de una recesión.

guardian.co.uk © Guardian News and Media 2019 Traducción: Elisa Carnelli

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS