El diálogo secreto de EE.UU. y Diosdado Cabello en Caracas

Internacionales
Lectura

Por Joshua Goodman

Estados Unidos hizo contacto secreto con el jefe del partido socialista deVenezuela, ya que los funcionarios del círculo íntimo del presidente Nicolás Maduro buscan garantías de que no

serán procesados ​​por presuntos abusos y crímenes si ceden a las crecientes demandas de expulsarlo, según dijo un alto funcionario de la administración Trump.

Diosdado Cabello, considerado el hombre más poderoso en Venezuela después de Maduro, se reunió el mes pasado en Caracas con alguien que está en contacto cercano con la administración Trump, dijo el funcionario a The Associated Press. Se está preparando una segunda reunión, pero aún no se ha llevado a cabo.

Presidente de la Asamblea Constituyente, Diosdado Cabello. /AP

Presidente de la Asamblea Constituyente, Diosdado Cabello. /AP

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

La AP está reteniendo el nombre del intermediario y los detalles del encuentro con Cabello por temor a que la persona pueda sufrir represalias. El funcionario habló bajo condición de anonimato porque no está autorizado para discutir las conversaciones, que aún son preliminares.

No está claro si las conversaciones cuentan con la aprobación de Maduro o no.

Cabello, de 56 años, es un importante operador de poder dentro de Venezuela, que ha visto expandir su influencia en el gobierno y las fuerzas de seguridad a medida que el control de Maduro sobre el poder se ha debilitado. Pero también ha sido acusado por funcionarios estadounidenses de estar detrás de corrupción masiva, tráfico de drogas e incluso amenazas de muerte contra un senador estadounidense en funciones.

El funcionario de la administración dijo que bajo ninguna circunstancia Estados Unidos busca apoyar a Cabello o allanar el camino para que él sustituya a Maduro. En cambio, el objetivo del acercamiento es aumentar la presión sobre el régimen contribuyendo a la lucha con cuchillos que Estados Unidos cree que se está llevando a cabo tras bastidores entre los círculos de poder en competencia dentro del partido gobernante.

Existen contactos similares con otros de los principales expertos venezolanos, dijo el funcionario, y Estados Unidos está en modo de escucha para saber qué se necesitaría para traicionar a Maduro y apoyar un plan de transición.

Cabello no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

Pero un asesor dijo que Estados Unidos ha estado llamando cada vez más a su puerta, buscando desesperadamente establecer contacto. El asesor rechazó la noción de que Cabello estaba traicionando de alguna manera a Maduro, diciendo que Cabello solo se reuniría con los estadounidenses con el permiso del presidente y si contribuye a levantar las sanciones a las que culpa por la paralización de la economía dependiente del petróleo. El asesor habló bajo condición de anonimato porque no está autorizado para discutir asuntos políticos públicamente.

El encuentro

Una persona familiarizada con el encuentro de julio dijo que Cabello parecía despabilado, entendido, y llegó a la reunión con el enviado respaldado por Estados Unidos, bien preparado, con una clara comprensión de los problemas políticos de Venezuela. La fuente habló bajo condición de anonimato porque no está autorizada para discutir el asunto.

A medida que avanza la crisis de Venezuela, ha surgido un patrón predecible en el que Juan Guaidó, a quien Estados Unidos y docenas de otros países reconocen como el líder legítimo de Venezuela, no ha podido cortejar a los militares y tomar el poder, pero Maduro carece de la fuerza suficiente para arrestar a su rival o rescatar la economía del colapso en medio de sanciones estadounidenses cada vez más estrictas. Este mes, EE. UU. impuso una nueva ronda de sanciones que incauta todos los activos del gobierno de Maduro en EE.UU. Y amenaza con castigar a las empresas de terceros países que continúan haciendo negocios con él.

Las conversaciones patrocinadas por Noruega entre la oposición y el gobierno han sido lentas y fueron suspendidas este mes por Maduro, quien acusó a Guaidó de celebrar el "brutal bloqueo" de los Estados Unidos. Ni Cabello, el ejército venezolano ni el gobierno de los Estados Unidos son parte de esas conversaciones.

Garantías contra un proceso

Para romper el estancamiento, algunos conspiradores están buscando a EE.UU. para diseñar un plan para proteger a los funcionarios del gobierno que se vuelven contra Maduro de futuros juicios y procesos.

Estados Unidos ha dicho repetidamente que ofrecería a los socialistas más importantes alivio de las sanciones si toman "acciones concretas y significativas" para poner fin al gobierno de Maduro. En mayo, levantó rápidamente las sanciones contra el ex jefe de espías de Maduro, el general Manuel Cristopher Figuera, después de que desertó durante un levantamiento militar fallido.

Como jefe de la asamblea constitucional, Cabello tiene el poder de eliminar a Maduro, una posición que podría ser útil en cualquier transición negociada.

Pero hasta el momento, Cabello ha dirigido la institución, a la que Estados Unidos considera ilegítima, como una herramienta para frenar automáticamente las iniciativas del Congreso de mayoría opositora, y sin dar muestra de una posible deserción.

No está claro quién inició el contacto con Cabello. Pero el funcionario de EE.UU. dijo que Cabello estaba hablando a espaldas del asediado Maduro a pesar de sus demostraciones casi diarias de lealtad y frecuentes arengas contra el presidente Donald Trump.

Un político opositor al que se le informó del contacto dijo que el ministro del Poder Popular para la Defensa, Vladimir Padrino, y el ministro del Interior, Justicia y Paz, Néstor Reverol, son algunos de los funcionarios que han tenido contacto indirecto con los estadounidenses, resaltando el hecho de que Maduro está rodeado de conspiradores incluso después de que un levantamiento militar orquestado por la oposición en abril pasado fue sofocado fácilmente. El político habló a condición de guardar el anonimato debido a que no está autorizado a declarar sobre el tema. La AP no pudo verificar de manera independiente la versión del político opositor.

Cabello, de 56 años, ha sido percibido desde hace tiempo como rival de Maduro, alguien que cuenta con posturas económicas más pragmáticas y cuya ideología no están tan apegada con la de la Cuba comunista. Se sentó a la derecha de Hugo Chávez cuando el difunto mandatario socialista designó a Maduro, sentado a su izquierda, como su sucesor en su última aparición pública antes de morir a consecuencia de un cáncer en 2013.

Al parecer, Cabello no formó parte de los funcionarios de alto rango que participaron en la conspiración para destituir a Maduro en abril, cuando Guaidó y su mentor Leopoldo López aparecieron en un puente del este de Caracas rodeados de un pequeño contingente militar. Desde el fallido levantamiento, la influencia del ex teniente del ejército sobre el gobierno y las fuerzas armadas ha ido en aumento, con la designación de aliados cercanos al frente del ejército y del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN), la temida policía política.

Además sigue siendo popular entre la base chavista, luego de que en los últimos cinco años ha llegado a todo el país con un programa en la televisión estatal que goza de una elevada audiencia y a través del cual arremete contra la oposición y Estados Unidos.

"Saludo solidario al hermano presidente", dijo en su más reciente transmisión, en la que Maduro participó vía telefónica como invitado especial. "Aquí nosotros no tenemos ni secretos ni tenemos mentiras, cada vez que vamos haciendo algo se lo vamos informando a nuestro pueblo, nuestro pueblo es un pueblo consciente, informado, que toma decisiones y fija posiciones".

No es la primera vez que Estados Unidos intenta negociar con Cabello.

En 2015, Thomas Shannon, que en ese entonces fungía como asesor del secretario de Estado John Kerry, se reunió con Cabello en Haití para allanar el camino a las elecciones legislativas, en las que la oposición se impuso por amplio margen.

Pero hasta ahora, el gobierno de Trump ha demostrado un profundo desdén hacia Cabello, imponiéndole sanciones el año pasado por supuestamente organizar el trasiego de drogas y dirigir una enorme red de sobornos a través de la cual se malversaron fondos estatales, e invertir los fondos robados en bienes raíces en Florida. Estados Unidos también cree que Cabello analizó un plan para asesinar al senador republicano por Florida, Marco Rubio, quien lo llamó el "Pablo Escobar de Venezuela".

"Cabello es uno de los peores entre los peores dentro de Venezuela", dijo Fernando Cutz, exasesor de seguridad nacional en Latinoamérica en los gobiernos de Barack Obama y Trump.

"Si la estrategia es intentar negociar con el jefe de la mafia, tienen al tipo indicado. Pero esa estrategia conlleva grandes riesgos".

AP

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Cargando...