Tensión en el Mediterráneo: un barco con inmigrantes abre una nueva disputa política en el sur de Europa

Internacionales
Lectura

La crisis abierta en el Mediterráneo por el destino de 107 migrantes varados en el mar abrió una nueva disputa política en el sur de Europa. Este domingo, el gobierno de España

fustigó a Italia por negarse a recibir en el puerto de Lampedusa a los “sin papeles”, en una escalada de la situación que crece sin solución a la vista.

El último episodio ocurrió este domingo por la noche, cuando el barco de rescate “Open Arms”, rechazó la oferta española para dirigirse a Algeciras por las “condiciones críticas de seguridad y sanitarias” que se viven a bordo, y después de que España ofreciera otro puerto más cercano, concretamente, Palma de Mallorca.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

“Las condiciones psicofísicas (de los migrantes) son críticas, su seguridad está en riesgo. Si sucede lo peor, Europa y (Matteo) Salvini serán responsables”, tuiteó la ONG española, en alusión al ministro de Interior italiano contrario a la admisión de migrantes, y quien el sábado aceptó el desembarco de 27 menores luego de un forcejeo político entre Italia, España e incluso Francia, que ayer se mostró dispuesta a aceptar sólo a 40 de los 107 “sin papeles” que buscan desembarcar en Europa.

Al negarse a navegar a Algeciras, el “Open Arms” dijo que ese puerto quedaba a cinco días de viaje, razón por la cual consideraba “inviable” dirigirse a ese lugar ante la tensión que se vive a bordo tras 17 días con los rescatados hacinados en la cubierta, una situación considerada “explosiva” por la tripulación, que se declaró el sábado “en estado de necesidad”.

Trayectoria de los barcos humanitarios "Open Arms" y "Ocean Viking" al 18 de agosto. AFP

Trayectoria de los barcos humanitarios "Open Arms" y "Ocean Viking" al 18 de agosto. AFP

Ya el sábado a la noche, cuatro “sin papeles” se arrojaron con desesperación al agua para nadar hasta Italia. Oscar Camps, fundador de la ONG dueña del barco, describió a bordo una situación explosiva y desesperada, con “peleas, pánico, crisis de ansiedad”, y se preguntó si “hacen falta muertos” para que se resuelva el bloqueo.

La Presidencia de España fustigó ayer en un comunicado “la inconcebible respuesta de las autoridades italianas, y en concreto de su ministro del Interior, Matteo Salvini, de cerrar todos sus puertos” y también cuestionó “las dificultades expuestas por otros países del Mediterráneo central”, en alusión a Malta.

Como respuesta, Salvini recibió la oferta de Madrid -luego rechazada por el Open Arms- como una victoria política. “España abre la puerta a los inmigrantes de la ONG Open Arms. ¡Bien! Quien la sigue la consigue”, dijo por su cuenta de Twitter.

Un migrante mira este domingo desde la cubierta de el buque "Open Arms" las costas de Lampedusa (Italia). EFE

Un migrante mira este domingo desde la cubierta de el buque "Open Arms" las costas de Lampedusa (Italia). EFE

Francia es uno de los seis países europeos que se habían puesto de acuerdo para recibir al “Open Arms” junto a Alemania, Rumanía, Portugal, España y Luxemburgo. Pero París, en cualquier caso, hasta ahora ha rechazado que el desembarco se haga en sus puertos, con el argumento de que la ley marítima internacional establece que debe hacerse en el puerto seguro más próximo. El inicio del problema se remonta a 2015, cuando la guerra en Siria forzó el éxodo de miles de personas hacia Italia y Grecia. Ambos países se vieron colapsados mientras muchos de sus socios europeos rehusaban recibir cuotas de “sin papeles” como reclaman los acuerdos de Bruselas.

En Italia, el hecho derivó en un clima de hostilidad hacia los extranjeros, agravado por la crisis económica y aprovechado por la Liga, el partido de Salvini. Con todo, la oposición italiana cuestiona al gobierno y le reclama solidaridad con los migrantes.

El último choque europeo por el tema ocurrió en junio último, cuando 630 inmigrantes del Aquarius estuvieron tres semanas en alta mar ante la negativa de Italia y de Malta al desembarco. Finalmente, fueron acogidos en Valencia.

Con todo, la crisis es de tal magnitud que ayer mismo la marina libia anunció que había rescatado a 335 migrantes en dos operaciones al norte de Trípoli. Se trata de “sin papeles” provenientes Sudán, Chad, Nigeria y Eritrea, en su mayoría.

PB

Fuente: EFE y AFP

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS