Escala la tensión entre Irán y Gran Bretaña por los buques retenidos pero buscan evitar una guerra

Internacionales
Lectura

La crisis entre Gran Bretaña e Irán por el secuestro del barco petrolero británico Stena Impero y otro ya liberado en el Estrecho de Ormuz escala pero nadie quiere verla convertida

en un conflicto militar en la región más volátil del planeta.

El canciller británico Jeremy Hunt detuvo su campaña electoral y conversó, como el otro sábado, con su par iraní Javad Zarif para expresarle su “extrema decepción” sobre las acciones iraníes mientras Irán exigía que “Gran Bretaña deje de ser un apéndice del terrorismo económico norteamericano”.

 

El encargado de negocios iraní fue convocado de urgencia el sábado al Foreign Office y pidieron a los barcos británicos “evitar en forma interina el Estrecho”.

“Después que me aseguraran el sábado que Irán quería desescalar, ellos se comportan de la manera opuesta. Esto debe ser sobre acciones, no palabras, si queremos encontrar un camino de salida. Los barcos británicos deben y van a ser protegidos”, dijo el canciller británico Hunt tras la conversación con el ministro iraní.

Cuatro horas después de que la Corte Suprema de Gibraltar decidiera continuar por un mes más la confiscación del Grace I -el barco iraní que los comandos británicos invadieron en las aguas del Mediterráneo por orden del Ejecutivo gibraltareño por supuesta violación de las sanciones europeas a Irán- y las amenazas del jefe supremo de la revolución iraní de que habría “consecuencias”, los Guardias de la Revolución iraníes respondieron.

Sus lanchas rápidas secuestraron dos barcos: el Stena Impero, que es británico pero no tenía ni un solo inglés a bordo, y el Mesdar, otro con bandera liberiano pero propiedad británica, que fue liberado horas después. El Norbulk Shippink Uk, que lo opera desde Glasgow, confirmó que el barco había sido asaltado por guardias armados, que lo habían notificado violaciones de regulaciones de medioambiente y lo dejaron partir.

El canciller británico Jeremy Hunt habló este sábado con su par iraní para tratar de bajar la tensión /REUTERS

La tripulación del Stena Impero es india, rusa, letonia y filipina y se encuentra "en buena salud”. Stena Bulk, que opera el tanque, pidió formalmente visitar el barco y los iraníes sostienen que van a interrogar a la tripulación en “cuestiones técnicas”. Los Guardias de la Revolución informaorm que consiguieron llevar el barco a un puerto iraní “a pesar de la interferencia y resistencia” de un barco militar británico.

 

“La regla de acciones recíprocas es una bien conocida regla internacional”, aseguró el vocero de los Guardias de la Revolución. Una expresión que significa que fue un acto de represalia por la confiscación del barco iraní en Gibraltar.

Después del secuestro del Grace I, Gran Bretaña envió a la fragata Montrose a acompañar a los barcos británicos al estrecho de Ormúz y otro navío militar llegará a la zona en las próximas semanas.Pero la secretaria de defensa, Penny Mordaunt dijo que “el Stena Impero estaba en aguas de Oman” cuando los Guardias de la Revolución lo secuestraron ,con su tripulación internacional a bordo y lo forzaron a dirigirse a Irán. El sheik de Oman es el discreto intermediario entre Estados Unidos e Irán en los días de crisis y con excelentes relaciones en Teherán.

Momento clave en Gran Bretaña

El “tempo” del conflicto con Irán no puede ser peor para Gran Bretaña. El lunes se conocerá el nombre del próximo primer ministro. Este es el último fin de semana de Theresa May en el poder. Renunciará el miércoles y ciertamente asumirá el cargo Boris Johnson, un aliado de Donald Trump, con quien conversó esta semana y ha decidido enviar 500 nuevas tropas norteamericanas a Arabia Saudita, el enemigo musulmán sunnita de Irán.

 

Boris ha criticado a Irán a lo largo de su campaña electoral sobre la prisión de la británica iraní Nazanin Zaghari Ratcliffe, detenida en Teherán y acusada de enseñar periodismo por la justicia iraní. Una acusación negada por ella en su juicio pero que Boris dijo incorrectamente que estaba haciendo.

El comité de emergencia Cobra se reunió el sábado en Londres, por segunda vez en menos de 24 horas. Pero con crisis con el presidente Trump, defensores del acuerdo nuclear iraní con los europeos y aislados por el Brexit, el debilitado gobierno de Theresa May está lejos de buscar una respuesta militar a la crisis. El acuerdo nuclear y sus consecuencias será responsabilidad de Boris Johnson y su nueva administración.

Irán dijo que el Stena Impero fue secuestrado después de que chocara contra un barco de pesca iraní, al que no socorrió, según la agencia estatal IRNA. Los propietarios del barco dijeron que el navío fue asaltado “por un helicóptero y cuatro pequeñas lanchas cuando navegaba cumpliendo con todas las regulaciones internaciones”. El avión fue trasladado al puerto iraní de Bandar Abbas, una de las bases militares más importantes del país.

 

En estas circunstancias, una operación militar para Gran Bretaña resultará difícil, aunque el canciller Hunt dijo que estaba hablando con sus socios internacionales. La V Flota estadounidense está estacionada en Bahréin, a pasos del Estrecho. Con sus 40 kilómetros de ancho, el área de Ormuz es el paso obligado de los petroleros del mundo y cualquier perturbación en el área hace aumentar el precio del crudo.

El incidente se produce cuando existe una guerra “proxy” entre Irán y Arabia Saudita en Yemen y Trump ha rechazado el acuerdo nuclear iraní que los europeos, incluida Gran Bretaña, buscan defender. El presidente norteamericano anunció el viernes que un barco norteamericano USS Boxer había bajado un drone iraní sobre el Golfo. Los iraníes dijeron que el drone no era el suyo.

El líder opositor laborista Jeremy Corbyn dijo que “el secuestro del buque tanque es inaceptable. El tanque que continúa bajo poder iraní debe ser liberado. La escalada corre el riesgo de resbalar en un conflicto más profundo aun”, alertó. Para él, “la decisión de Trump de destruir el acuerdo iraní está alimentando al conflicto”.

Irán tiene serias dificultades frente a las sanciones norteamericanas, luego de que Estados Unidos se retirara del acuerdo nuclear, hace más de un año. Al mismo tiempo Trump bendijo este viernes a un emisario a Teherán para contactar al gobierno de Irán.

Europa ha condenado la confiscación de los petroleros británicos. Alemania dijo que era una “intrusión injustificable”, que “va a aumentar la tensión en las rutas del Golfo”. Francia emitió una declaración donde expresó “su gran preocupación”, su condena y su “plena solidaridad con Gran Bretaña” y llamó a las autoridades iraníes a liberar el barco y sus tripulantes. Rusia invitó a “desescalar el conflicto”.

fuente clarin

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS