Dos a la final: Boris Johnson y Jeremy Hunt se disputarán el sillón de Theresa May

Internacionales
Lectura

Boris Johnson y el canciller Jeremy Hunt son los finalistas para decidir quién liderará el partido conservador y reemplazará, en la última semana de julio, a Theresa May como primera ministra

británica. En la quinta votación y última, los diputados le dieron 160 votos a Boris y ratificaron su liderazgo en esta carrera, nominaron segundo a Hunt con 77 votos y eliminaron al Brexitier Michael Gove con 75 puntos. Apenas dos puntos de diferencia. Uno de los votos fue anulado.

La unidad del partido conservador fue priorizada al incrementar los votos de Hunt y no a favor de un euroescépticos del Brexit como Gove. Cualquiera tendrá una muy difícil negociación con Bruselas para su divorcio antes del 31 de octubre próximo. Los europeos han dicho que si se van sin acuerdo, como promete Boris si es necesario, no habrá período de transición para concretar la separación y si no pagan lo que deben, la actitud va a ser considerado un default soberano.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Los 34 votos del ex ministro Sajid y de Rory Stewart, eliminados en las dos ultimas votaciones, están divididos entre Boris y Gove. Por primera vez en una votación, dos votos, que son anónimos, fueron anulados deliberadamente en la primera votación del día y uno en la segunda. Un indicativo de que la batalla interna tory no logra conciliarse.

El canciller Jeremy Hunt llegó a la final y cerró el camino de Michael Gove, que se veía en el podio. El millonario ministro tiene una larga historia de negociador y medianamente pro europeo. Se opone a un no acuerdo, salvo que no exista otra alternativa. Su selección ha sido una opción moderada en un partido dividido profundamente por el Brexit, amenazado en su militancia por el nuevo partido de Nigel Farage y al borde de la extinción por sus facciones pro y anti europeas. Boris propone cerrar el Parlamento- si es necesario- para pasar un No Acuerdo, cuando la Cámara de los Comunes no acepta la posibilidad de irse de la Unión Europea sin acuerdo y está dispuesto a frenarlo y hacer caer al próximo primer ministro británico. El 64 por ciento de los militantes conservadores que votan están a favor de un No Acuerdo con la UE.

En las últimas horas y en plena transacción, el ministro de Medio Ambiente, Michael Gove, estuvo repitiendo los argumentos que lo hicieron traicionar a Boris en la madrugada del referéndum del Brexit. Propuso ”estar allí si Boris se desinfla y se va” , ante los 16 encuentros que tendrán en la campaña en todo el país, para que los 160.000 militantes conservadores elijan a uno de ellos. Las heridas entre Boris y Gove no se han sanado desde el referéndum. Los Boris Boys querían a Gove no solo derrotado sino “humillado” y llamaron al “voto táctico”. Nadie descarta que Boris haya prestado tres votos al canciller Jeremy Hunt para eliminar a Gove de la carrera y ungir como su contendiente a Hunt.

La campaña final por el liderazgo se iniciará el próximo sábado, cuando los candidatos debatan en Birmingham. Finalizará en Londres el 17 de julio. Hasta el 21 de julio, los militantes torys podrán votar por correo. El 64 por ciento de los que votan se inclinan por un No Acuerdo sobre el Brexit, según los sondeos.

Recién la semana siguiente se conocerá el ganador de esta contienda y podrá asumir y reemplazar a Theresa May en Downing St. El medio de transporte para ambos candidatos será el helicóptero para tan corto período.

Otro problema logístico se suma a esta selección de primer ministro sin elección general del electorado. La primera ministra Theresa May debe presentar su renuncia a la reina Isabel, que para esa fecha ya habrá terminado sus vacaciones en en su palacio de Edimburgo y comenzará su largo receso veraniego en Balmoral, su palacio favorito en Escocia, que extiende hasta el mes de octubre.

Nadie sabe aún cómo se va a resolver esa coreografía de las renuncias. Es la reina quien debe recibir la renuncia de May y ungir al próximo primer ministro. El descanso de la soberana nonagenaria nunca jamás es interrumpido y ella no regresa a Londres. Nadie sabe si esta vez ella romperá esta tradición o May y el próximo primer ministro viajarán a Balmoral para este trámite.

En este día fundamental para la historia británica, el actual Chancelllor de las finanzas, Philip Hammond, le marcó el verdadero escenario pos electoral que va a enfrentar al ganador de esta contienda. Urgió al próximo primer ministro británico a “explorar” un segundo referéndum si el No consigue romper el bloqueo que existe en el Parlamento frente al Brexit. El siempre había considerado “un segundo referéndum” o una elección general como “el camino viable” para elegir el sucesor de May.

Un plan B para el Brexit para los dos candidatos. Se los propuso Hammond, quien les advirtió a los que se disputan ser el próximo premier que irse de la Unión Europea sin acuerdo, como propone Boris Johnson, costará al reino 27.000 millones de libras esterlinas. En su discurso esta noche en Mansion House, la sede del alcalde de la City financiera de Londres, Hammond va a advertir que va a ”pelear y pelear otra vez” para que la salida europea proteja la Unión y la prosperidad de Gran Bretaña”. Algunas “inmutables verdades” esperan al primer ministro cuando llegue a Downing St”, le dijo.

“Primero, salvo una elección general, la aritmética parlamentaria no va a cambiar”, recordó Hamond. ”El Parlamento no va a permitir un No Acuerdo y ante la evidencia, tampoco va a apoyar el acuerdo que está en la mesa. Segundo, la Unión Europea no va a renegociar el acuerdo. Y tercero, la cuestión irlandesa y su “backstops” o salvaguardas, no van a desaparecer”, enumeró. Además de advertir que Gales y Escocia pueden abandonar el reino se llegan al Brexit: el fantasma de la desintegración del reino es ahora una realidad.

PB