Irán derriba un drone de Estados Unidos en el Golfo Pérsico y escala la tensión

Internacionales
Lectura

La tensión entre Washington y Teherán volvió a escalar este jueves luego del derribo de un avión no tripulado estadounidense por parte de los Guardianes de la Revolución iraníes, cerca del

target="_blank" href="https://www.clarin.com/mundo/importante-estrecho-ormuz_0_gnYidFczc.html" target="_blank">estrecho de Ormuz, donde se registraron varios incidentes en el último mes que hicieron sonar tambores de guerra en el Golfo.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró poco después, en un mensaje en Twitter, que Irán "cometió un error muy grande" con el derribo del drone.

"íIrán cometió un error muy grande!", tuiteó sin más el presidente estadounidense.

Iran made a very big mistake!

— Donald J. Trump (@realDonaldTrump) June 20, 2019
Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

El drone, dedicado a operaciones de espionaje, según informó este cuerpo militar de élite de la República islámica, entró en el espacio aéreo iraní en las primeras horas de este jueves, sobrevolando la región de Koohe Mobarak, en la provincia meridional de Hormozgan. El Pentágono confirmó el derribo del drone pero aseguró que se encontraba "en el espacio aéreo internacional".

"Las informaciones iraníes según las cuales el aparato sobrevolaba Irán son falsas", afirmó en un comunicado el capitán Bill Urban, portavoz del Mando Central de las Fuerzas Armadas de EE.UU. (CentCom), responsable de las operaciones en Oriente Medio.

En la nota se confirma que el aparato fue derribado por un misil tierra-aire iraní. Se trata de un MQ-4 Triton, un drone de vigilancia no armado que es capaz de operar altitudes de hasta 18.000 metros y es una versión de la nave de reconocimiento RQ-4 Global Hawk, de la Fuerza Aérea estadounidense.

Ficha del dron estadounidense Global Hawk. / AFP

Ficha del dron estadounidense Global Hawk. / AFP

La Fuerza Aeroespacial de los Guardianes de la Revolución fue la encargada de disparar contra el aparato.

La Guardia Revolucionaria, designada grupo terrorista por el gobierno de Donald Trump en abril, denunció que el drone estadounidense "violó el espacio aéreo territorial iraní", en un nuevo episodio del creciente choque entre Teherán y Washington.

Esto ocurrió cerca del estratégico estrecho de Ormuz, por donde cruza una quinta parte del petróleo mundial, y a solo unos 80 kilómetros de los Emiratos Árabes Unidos y Omán.

El comandante en jefe de los Guardianes, Hosein Salamí, subrayó que el derribo del avión no tripulado supone "un mensaje decisivo y claro" para que Estados Unidos respete "la integridad territorial, la seguridad nacional y los intereses vitales de Irán".

"Los defensores de las fronteras del Irán islámico mostrarán reacciones decisivas y directas a la agresión contra este territorio por parte de cualquier extranjero", advirtió el comandante, citado por la agencia Tasnim, vinculada al cuerpo militar.

Salamí recordó que las fronteras son "la línea roja" de Irán y que, aunque el país no está buscando una guerra con Estados Unidos, está "completamente preparado" para cualquier confrontación.

Por su parte, el Ministerio de Exteriores iraní calificó en un comunicado el movimiento de Estados Unidos de violar el espacio aéreo del país persa de "agresivo y provocativo".

"Damos una advertencia decisiva contra la entrada ilegal de cualquier objeto o aeronave extranjeros en el cielo del país, y contra cualquier violación del territorio de la República Islámica", agregó la nota.

Localización de la ciudad de Jask, en la provincia iraní de Hormozgán, zona donde las fuerzas iraníes dicen haber derribado un drone estadounidense, según la televisión estatal de la República Islámica./ AFP

Localización de la ciudad de Jask, en la provincia iraní de Hormozgán, zona donde las fuerzas iraníes dicen haber derribado un drone estadounidense, según la televisión estatal de la República Islámica./ AFP

Este derribo coincide con un repunte de la tensión entre Irán y Estados Unidos en Oriente Medio, donde Washington ha decidido enviar más tropas y reforzar su despliegue militar de buques y misiles en el golfo Pérsico.

La crisis se ha agudizado asimismo tras un par de ataques a buques cisterna y petroleros en el estrecho de Ormuz, el último de ellos hace una semana, de los que Washington responsabiliza a Teherán.

El jueves de la semana pasada, dos cargueros, uno de ellos un buque cisterna al servicio de un armador japonés, fueron atacados cerca del estrecho de Ormuz, en un episodio confuso del que Washington acusó directamente a Irán.

El ataque coincidió con el viaje oficial que realizaba a Teherán el primer ministro japonés, Shinzo Abe, quien buscaba algún tipo de mediación en el creciente conflicto entre Irán y Estados Unidos.

Las autoridades iraníes han negado su implicación en estos hechos y han asegurado que si quisieran bloquear el estrecho e impedir el tránsito de petróleo, como ya han amenazado, lo harían abiertamente.

Estas amenazas de Irán están motivadas por las sanciones que impuso Estados Unidos a su sector petrolero el año pasado, tras retirarse unilateralmente del acuerdo nuclear de 2015, y que fueron reforzadas en mayo con el fin de las exenciones a la compra de crudo iraní.

Washington es consciente de los enormes riesgos que supondría una escalada bélica en el Golfo Pérsico y, pese a su retórica agresiva, ha intentado contactos para bajar la tensión. El propio secretario de Estado, Mike Pompeo, había tendido la mano, antes de los episodios del 13 de junio.

Advertencia de Vladimir Putin

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, advirtió este jueves que un ataque de Estados Unidos contra Irán sería una "catástrofe" y expresó su temor por el posible desencadenamiento de un conflicto armado en Oriente Medio.

Putin, que este jueves ha respondido a preguntas de los ciudadanos, recordó que Estados Unidos "no descarta usar la fuerza" para contener las potenciales amenazas de Irán, al que Washington acusa de llevar a cabo una carrera armamentística encubierta.

Un ataque, agregó Putin, "sería una catástrofe, por lo menos para la región porque llevaría a una escalada de violencia y tal vez a un aumento de los refugiados", según informa la agencia de noticias oficial Sputnik.

El mandatario ruso aprovechó también para defender que Irán ha cumplido "plenamente" los compromisos del acuerdo nuclear suscrito en 2015, del que la Administración norteamericana se desmarcó hace más de un año. Por tanto, ha considerado "infundada" la aplicación de nuevas sanciones contra el régimen de los ayatolás.

Fuente: Agencias