Las criptomonedas, un nuevo recurso para sortear la crisis en Venezuela

Internacionales
Lectura

A principios de año, Andreína Cordero se saltaba comidas para que sus tres hijos pudieran comer. Su esposo, obrero de la construcción, no tenía trabajo. Y la hiperinflación de Venezuela había

consumido los ahorros de la familia, limitando a los hijos de Cordero a una dieta de arroz, porotos, pasta y arepas.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Pero la familia consiguió algo de alivio esta primavera cuando una trabajadora social los inscribió en un programa gestionado por una empresa de Silicon Valley para enviar donaciones en criptomoneda a cientos de familias venezolanas.

Entre febrero y abril, Cordero recibió cada semana un depósito en monedas EOS a través de una aplicación de celular. Cambiaba el dinero digital por moneda local a través de transferencias por Internet y utilizaba los fondos para comprar en puestos del mercado.

"Por fin pudimos comer pollo", dijo Cordero. "Y también le estábamos dando verduras a los niños".

Las criptomonedas pueden ser una alternativa para que los venezolanos puedan proteger sus ingresos, en un país que tiene una inflación aproximada del 67.000% anual. / AFP

Las criptomonedas pueden ser una alternativa para que los venezolanos puedan proteger sus ingresos, en un país que tiene una inflación aproximada del 67.000% anual. / AFP

Los tres meses de prueba del sistema han terminado y la familia ha vuelto a saltarse comidas y a comer, sobre todo, legumbres y arroz. Pero Cordero está agradecida por el tiempo en el que la moneda digital salvó a sus hijos de la malnutrición.

"Estoy muy agradecida", dijo. "Sería una bendición si se volviera a programar esto".

Venezuela, un campo de pruebas

En la última década, monedas como EOS y Bitcoin se han vuelto populares entre inversores que buscan grandes beneficios a través de una forma nueva y anónima de almacenar riqueza.

Pero un puñado de organizaciones benéficas ha empezado a utilizar las monedas digitales para enviar ayuda directamente a los que la necesitan, eludiendo bancos y empresas que gestionan remesas de dinero. En Venezuela han encontrado el campo de pruebas ideal, donde la tasa anual de inflación ha subido según algunas estimaciones al 67.000%, forzando a millones de personas a buscarse salidas alternativas para alimentarse.

Diversas organizaciones benéficas están usando criptomonedas para mandar dinero a quienes lo necesitan sin recurrir a instituciones intermedias. / AFP

Diversas organizaciones benéficas están usando criptomonedas para mandar dinero a quienes lo necesitan sin recurrir a instituciones intermedias. / AFP

"Las criptomonedas tienen la mayor chance de funcionar en lugares donde el sistema monetario no funciona", dijo Joe Waltman, director ejecutivo de GiveCrypto, la organización benéfica que hacía transferencias directas a Cordero y más de 100 familias venezolanas en Barquisimeto. "Y probablemente, ahora mismo no hay mejor ejemplo de un sistema monetario menos funcional que el de Venezuela".

El programa de GiveCrypto ofrecía ayuda temporal a familias vulnerables con un depósito semanal equivalente a unos 7 dólares, una cifra cercana al salario mensual mínimo en Venezuela. La organización también aspira a que la gente se familiarice con las aplicaciones de criptomonedas para que puedan convertir sus ingresos en moneda digital y utilizarla para comprar bienes cuando hayan dejado de recibir los depósitos gratuitos.

"Queremos demostrar que ciudadanos que no son 'geeks' o inversores, también pueden aprovechar esta tecnología", dijo Efraín Pineda, director del proyecto. "Cualquiera puede usar esta herramienta para hacer su vida diaria y protegerse de la inflación".

Aunque muchos venezolanos de clase media ya intentan proteger sus ahorros de la hiperinflación comprando dólares estadounidenses e incluso pepitas de oro, tener los ahorros en criptomonedas ofrece una solución para almacenar riqueza que podría ser más segura físicamente que acumular efectivo o metales preciosos en un país con una alta tasa de criminalidad. Las plataformas en Internet que permiten a los venezolanos comprar y guardar dólares estadounidenses ofrecen un servicio similar.

Sin embargo, acumular criptomonedas supone un riesgo financiero mayor que tener dólares estadounidenses debido a las bruscas variaciones de valor de algunos activos, como bitcoin. Pero en Venezuela, donde el bolívar ha perdido dos tercios de su valor este año, algunos vendedores están dispuestos a probar suerte con esta tecnología.

En Barquisimeto, Leticia Luque, una comerciante informal, empezó a aceptar pagos en criptomoneda hace dos meses a pedido de una trabajadora social que colabora con el programa de transferencias directas de GiveCrypto. La tecnología, señaló, la ayudó a ganar tiempo para negociar mejores precios con sus proveedores y planificar qué comprará a continuación.

Los bolívares venezolanos se devalúan de forma acelerada, y para algunos las criptomonedas pueden ser útiles. / XINHUA

Los bolívares venezolanos se devalúan de forma acelerada, y para algunos las criptomonedas pueden ser útiles. / XINHUA

"Antes los bolívares se me devaluaban y vivíamos apurados para comprar mercancía", dijo Luque, cuyo marido viaja cada semana a Colombia para aprovisionarse de alimentos envasados y productos básicos, que la pareja luego revende en su casa. "Ahora trabajamos con más calma porque sabemos que nuestro dinero está más protegido".

El experimento en Barquisimeto fue la primera etapa de un esfuerzo mayor para fomentar el uso de la criptomoneda en Venezuela, dijo Waltman, utilizando monedas "estables" que fluctúan menos que el Bitcoin.

AirTM, una plataforma de cambio de divisas con sede en Ciudad de México, ha lanzado una iniciativa similar que tiene previsto donar pequeñas cantidades de criptomonedas a 100.000 personas en Venezuela este verano. Por ahora ha reunido 300.000 dólares de donaciones y aspira a alcanzar un millón de dólares.

El pago puntual de 10 dólares por persona como máximo solo será un alivio puntual. Pero el objetivo es también fomentar el uso de la plataforma entre los venezolanos.

"Queremos mostrar a los venezolanos cómo tener dinero fuera de su moneda local", explicó Joshua Kliot, cofundador de la organización. "El mayor impacto que podría tener esto es que el país se pasara a la criptomoneda".

Una experiencia que se expande

Venezuela no es el único país donde las organizaciones sin fines de lucro intentan ayudar a personas vulnerables introduciéndolas a las plataformas de monedas digitales. En Europa, la agencia humanitaria Bitnation ha permitido que cientos de refugiados sin cuentas bancarias reciban donaciones directas a través de cuentas de Bitcoin.

En Jordania, el Programa Mundial de Alimentos suministra ayuda a 100.000 refugiados sirios creando cuentas de moneda digital para cada beneficiario, utilizando tecnología blockchain y monedas oficiales. Para pagar, los refugiados solo tienen que identificarse con un escáner de su iris en los comercios que participan.

Paul Lamb, un consultor de gestión de organizaciones sin fines de lucro, la idea de distribuir fondos directamente a los necesitados es cada vez más popular entre grupos humanitarios porque en algunos lugares es más barato que organizar la logística necesaria para entregar físicamente los alimentos o medicamentos. Por lo general, estas transferencias de dinero se hacen a través de tarjetas de débito en la moneda local. Pero los grupos humanitarios también empiezan a tener en cuenta las criptomonedas.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, durante una rueda de prensa durante el lanzamiento de la criptomoneda Petro al mercado internacional, el 10 de octubre de 2018, en Caracas (Venezuela) (EFE).

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, durante una rueda de prensa durante el lanzamiento de la criptomoneda Petro al mercado internacional, el 10 de octubre de 2018, en Caracas (Venezuela) (EFE).

"La criptomoneda es más difícil de robar", comentó Hugh Aprile, director en Colombia de Mercy Corps, una organización sin fines de lucro que ha dado tarjetas de débito a 7.000 refugiados venezolanos. "Y en situaciones donde tienes una alta inflación, puede garantizar la estabilidad de los fondos transferidos".

Sin embargo, los programas que distribuyen criptomonedas también afrontan varios desafíos.

En Venezuela, los apagones como el que hace poco dejó a buena parte del país sin luz durante días también interrumpen la conexión a Internet necesaria para utilizar criptomonedas. Y cuando hay electricidad, muchos tienen conexiones inestables.

Además, un sistema monetario muy controlado que castiga los delitos financieros con penas de cárcel también ha disuadido a algunos comerciantes de aceptar criptomoneda.

El bitcoin ya cumplió 11 años de circulación (AFP).

El bitcoin ya cumplió 11 años de circulación (AFP).

"Si eres un comerciante pequeño y tienes un anuncio que dice que aceptas cripto o moneda extranjera, te arriesgas a que te inspeccionen", señaló Randy Brito, fundador de Bitcoin Venezuela, un grupo que educa sobre la criptomoneda.

La pobreza es otro obstáculo. Ariany Jaimes, trabajadora social que reclutó a participantes del proyecto GiveCrypto en Barquisimeto, dijo que había tenido que dejar a los más necesitados fuera del programa porque no tenían smartphones con sistemas operativos modernos.

"Esto es algo nuevo, no va a ser fácil difundirlo de la noche a la mañana", dijo Jaimes. "Pero espero que continúen estas ayudas. Nos hacen la vida un poco más fácil".

Agencia AP.

GML