Guy Verhofstadt: "Esta es una elección entre pro-europeos y aquellos que quieren destruir la Unión Europea"

Internacionales
Lectura

Su flequillo y sus gafas modernas le dan un cierto aire juvenil, pero Guy Verhofstadt (Termonde, Bélgica, 1953) es uno de los más veteranos dirigentes de las instituciones europeas. Europeísta hasta

la médula (es autor de un libro titulado “Los Estados Unidos de Europa”), Verhofstadt fue primer ministro belga y candidato fallido a la presidencia de la Comisión Europea en 2009 (vetado por Londres cuando era el favorito) y 2014. Es el líder de los liberales europeos, el grupo que tras los comicios continentales tiene todas las cartas para inclinar a izquierda o derecha las mayorías en el Parlamento Europeo. Verhofstadt es también el representante del Parlamento Europeo en la negociación delBrexit.

-Los partidos nacional-populistas podrían tener un gran resultado en estas elecciones. ¿La Unión Europea está en peligro?

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

-Lo que está claro es que estas elecciones son una de las más importantes. Todo lo que hemos construido está amenazado ahora por quienes quieren destruir la Unión Europea y todo lo que hemos conseguido en las últimas décadas. Es una elección entre pro-europeos y aquellos que quieren destruir la Unión Europea desde dentro. La elección nunca ha estado tan clara.

-¿Votar a favor de Europa o en contra de Europa?

-Exactamente. Las elecciones serán una batalla entre dos bandos. Por un lado los populistas y nacionalistas. Por otro lado una alternativa pro-europea. Después de los comicios formaremos un grupo pro-europeo en cooperación con el presidente francés Emmanuel Macron (podrían aportar una veintena de eurodiputados) para ser la alternativa a los populistas y a la vez romper el bloqueo entre socialdemócratas y conservadores. Un nuevo grupo con nueva energía para cambiar Europa y dar un nuevo impulso al proyecto europeo.

-Esos partidos nacionalistas podrían ocupar alrededor del 25% de los escaños del próximo Parlamento Europeo. ¿Pero el riesgo no está en el Consejo Europeo (el órgano que reúne a los gobiernos), en la Hungría de Viktor Orban, la Italia de Matteo Salvini o la coalición con la ultraderecha de Sebastian Kurz en Austria?

-Los populistas ya amenazan a la Unión Europea cada vez que ignoran nuestros valores y el Estado de derecho. El Parlamento Europeo votó varias veces sanciones contra gobiernos como el polaco o el húngaro, pero está en manos del Consejo tomar las acciones pertinentes. La Comisión Europea les envía cartas, pero hace falta más, hacen falta incluso sanciones económicas contra los gobiernos que no respetan los derechos de las minorías en sus países. Es una prioridad absoluta para la próxima Comisión Europea.

Los populistas ya amenazan a la Unión Europea cada vez que ignoran nuestros valores y el Estado de derecho“.

-Se va Angela Merkel, se va el Reino Unido, los sondeos dicen que apenas el 25% de los franceses aprueba a Macron, Italia está en fuera de juego con su gobierno nacional-populista, Polonia en una situación similar, España todavía busca un gobierno estable. ¿Hacen falta nuevos líderes en Europa?

-Hay sin duda una tendencia a votar líderes iliberales que difunden un mensaje populista y sencillo en el que culpan de los problemas internos a la Unión Europea. Los pro-europeos tienen que unirse para mostrar a la gente que trabajar juntos es la única manera de hacer frente a los desafíos transnacionales como la crisis migratoria, el cambio climático, la imposición de impuestos justos a las multinacionales, la protección de nuestra privacidad o la lucha contra el terrorismo. Juntos somos más fuertes. A la vez, tenemos que renovar la Unión Europea, ponerla en forma para el futuro.

-El Brexit se alarga. ¿Cree que la prórroga hasta el 31 de octubre es una buena idea?

-Creo que lo importante es que los británicos decidan de una vez qué quieren hacer, salir con un acuerdo, sin acuerdo o no quedarse. Ya gastamos demasiada energía en este proyecto negativo. Tenemos que poner nuestros esfuerzos en renovar la Unión Europea para que la gente vuelva a estar orgullosa de ser parte del más importante proyecto de paz nunca puesto en marcha en Europa.

-¿Hay forma de controlar el comportamiento de los británicos durante este período?

-Es su responsabilidad comportarse. De nuestra parte tenemos que centrarnos y ser profesionales para conseguir lo mejor para Europa.

-¿Cree posible revocar todo el proceso y cancelar el Brexit?

-Eso no lo tenemos que decidir nosotros sino los británicos. Hemos visto acontecimientos muy extraños en los últimos tres años y veo que ahora crece el apoyo al partido más pro-europeo de los británicos, los Liberal-Democrats. Yo no excluiría nada.

-Muchos políticos pro-Brexit dijeron en los últimos tres años que la UE aceptaría lo que ellos pidieran porque el bloque temía un no acuerdo. Ya parece claro que no será así. ¿Pero la UE no teme un no acuerdo?

-Un Brexit sin acuerdos sería un desastre para todos, pero especialmente para el Reino Unido. Tenemos que hacer todo lo que podamos para evitar ese escenario.

-¿La respuesta europea al Brexit y al nacional-populismo podría ser más integración?

-Nadie quiere estar en la situación en la que está el Reino Unido ahora. Es un caos total y todos los europeos quieren evitar que sus países se encuentren en el mismo desastre. Por eso crece la popularidad de la Unión Europea desde el referéndum del Brexit (así lo confirman los sondeos continentales). Pero hay que hacer mucho más para que la gente se sienta orgullosa de ser parte de la Unión Europea. Ese será el gran desafío de la próxima década.

-El proteccionismo de Donald Trump es un problema cada vez mayor para la Unión Europea. ¿Cuál debe ser la respuesta europea?

-Trump prueba que necesitamos una Europa unida. Individualmente nuestros países no tendrían ninguna oportunidad contra Estados Unidos, pero juntos representamos un mercado de casi 500 millones de consumidores. Soy optimista por naturaleza y creo que Trump está sobreactuando por razones internas, pero que dará marcha atrás cuando vea que no puede enfrentar a un país europeo contra otro. Estados Unidos nos necesita a nosotros tanto como nosotros a ellos. No tenemos que entrar en pánico, sino apoyarnos y dejar que la Comisión Europea negocie en nombre de todos. Deberíamos intentar que se eliminaran todos los aranceles entre Estados Unidos y Europa, eso beneficiaría a los dos lados del Atlántico.

-¿La Unión Europea puede confiar en Estados Unidos como hizo desde el fin de la Segunda Guerra Mundial?

-Desde la llegada de Donald Trump las relaciones son más difíciles. Trump parece favorecer a Rusia o Corea del Norte por delante de nosotros. Tenemos que asegurarnos de que nos fortalecemos y que dependemos menos de él. Y para eso tenemos que invertir en nuevos socios. Por eso, por ejemplo, el acuerdo comercial entre la UE y Japón es tan importante. Necesitamos más aliados para luchar contra otros gigantes comerciales como Estados Unidos y China y hacer una UE más grande, mejor y más ambiciosa.

Desde la llegada de Donald Trump las relaciones (con EE.UU.) son más difíciles“.

-La Unión Europea sigue buscando la forma de relacionarse con China. La Comisión Europea habla de “rival sistémico”. ¿Europa debe encontrar un lugar entre Washington y Beijing o permanecer más cerca de Estados Unidos?

-Creo que lo que necesitamos no es una estrategia defensiva, sino una ofensiva invirtiendo en tecnologías de futuro y finalizando nuestro mercado común europeo. Desgraciadamente perdimos el barco digital. El resultado es que ninguna de las grandes compañías digitales es europea. Facebook, Amazon, Google, Alibaba, etc…estadounidenses y asiáticas. Con el cambio climático como gran desafío del siglo XXI, tenemos que hacer todo lo que podamos para convertirnos en los líderes globales de la economía sostenible. Hay que eliminar barreras entre los Estados miembros de la Unión Europea para que nuestras grandes empresas puedan crecer dentro de Europa, para aumentar nuestro comercio y la movilidad de nuestros ciudadanos. Eso hará una Europa más competitiva y poderosa.

-¿Cómo debe Europa relacionarse con líderes populistas como Trump, Recep Tayyip Erdogan, Jair Bolsonaro…?

-Siendo fieles a los valores en los que creemos: libertad, paz, integración. Y manteniéndonos unidos en la diversidad y extrapolar nuestros valores y libertades a otros países en el mundo. La Unión Europea es definitivamente el mejor lugar del mundo para vivir. Es algo de lo que deberíamos estar orgullosos y que deberíamos cuidar. A la vez, el desafío es mejorarla y proteger nuestro modo de vida.

​Bruselas. Especial