Elecciones en España: las luchas internas debilitan a la derecha

Internacionales
Lectura

Madrid, enviada especial

Hay avidez entre las fuerzas políticas ubicadas a la derecha del Partido Socialista por liderar la alternativa a Pedro Sánchez, el presidente del gobierno y candidato con mejor

proyección para ganar las elecciones del 28 de abril aquí, en España.

Cuando faltan tres días para los comicios del domingo y un 33 por ciento de españoles aún no sabe a quién votar, Ciudadanos, el Partido Popular y Vox están mostrando la hilacha del matrimonio por conveniencia que inauguraron en diciembre del año pasado en Andalucía, cuando debieron aunar escaños para lograr arrebatarle el gobierno al PSOE, a pesar de haber ganado las elecciones.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

En los últimos tiempos, unos 50 militantes del PP -entre candidatos, ex funcionarios, alcaldes y concejales- abandonaron sus huestes y se pasaron a Ciudadanos o a Vox.

El último capitulo de la saga se vivió el miércoles y provocó una herida que sigue supurando: fue la salida de un histórico del PP, el ex presidente de la comunidad de Madrid Angel Garrido. Garrido era candidato del PP a las elecciones europeas del 26 de mayo y ahora será candidato de Ciudadanos a la Asamblea de Madrid, que es el Parlamento autonómico.

“Es una putada”, dijo sin anestesia Xavier García Albiol, ex presidente del PP de Cataluña.

El affaire Garrido profundiza la crisis entre PP y Ciudadanos y revela tal vez la ambición personal en ciertas esferas de la militancia: que las internas por una ubicación en las listas que calme la ansiedad están a veces por encima de las propuestas políticas.

Esto seguramente no pondrá en riesgo un futuro pacto post-electoral entre PP y Ciudadanos pero la movida, sin duda, debilita a ambos y beneficia a Pedro Sánchez.

“Si no son capaces de gobernarse ente ellos mismos difícilmente pueden aspirar a gobernar España -aprovechó a decir el candidato socialista-. Si no son capaces de fiarse entre ellos mismos, ¿cómo los españoles podrían fiarse de estas dos derechas?”

“Que se pregunten qué han hecho mal para que se les vayan votantes, militantes y hasta un presidente de la comunidad de Madrid -retrucó este jueves Albert Rivera, líder de Ciudadanos, interpelando al PP-. Este es un país libre, los militantes tienen derecho a cambiar.”

Pablo Casado, el candidato del PP, prefirió mostrarse como estratega: “Mi adversario no es Albert Rivera, es Pedro Sánchez”, dijo este jueves a la mañana. “Mi objetivo final es refundar la centro-derecha absorbiendo a Vox y a Ciudadanos”, agregó.

No evitó, sin embargo, desacreditar al Rivera que, en los dos debates presidenciales que se televisaron esta semana, le tendió una mano para un gobierno de coalición: “Rivera llegó al debate pasado de vueltas. Presidir un gobierno no es montar un espectáculo, no es la farándula. Se requiere algo más que marcos y fotos (Rivera le llevó a Sánchez un retrato suyo con el presidente catalán) -dijo Casado-. El problema de Ciudadanos es que no tiene experiencia de gobierno y no tiene un buen balance de lo que ha planteado para España. Un partido que cambia tanto y pasa de socialista a liberal en un congreso no es fiable.”

La sociedad entre lo que el socialismo llama “las tres derechas” pareció afianzarse en febrero de este año, cuando la rabia que les produjo a Casado, a Rivera y a Santiago Abascal (Vox) que el gobierno de Pedro Sánchez aceptara un mediador en la mesa de diálogo con Cataluña los llevó a convocar un manifestación multitudinaria en el monumento a Colón, en Madrid.

Fue el inicio de la caída libre de Sánchez, quien terminó convocando a las elecciones que se celebrarán este domingo, y reveló que el acuerdo de PP, Ciudadanos y Vox estaba atado con alambre. “Lo pactado era una foto en el escenario únicamente con los líderes de los partidos políticos. Ciudadanos ha incumplido lo pactado y Rivera ha subido con más dirigentes de su partido, para intentar disimular que se saca fotos con Vox”, se quejaban en el entorno de Abascal.

“Mi propuesta es no darle más protagonismo a los partidos que hacen propuestas como que haya pistolas en cada casa o que pueda haber tiroteos en los colegios o que los gays sean considerados enfermos”, llegó a decir el líder de Ciudadanos sobre Vox.

Abascal no se quedó callado: “Tú sí que estás enfermo, Carlos Alberto -posteó en su cuenta de Twitter-. Eres una mentira con patas”.

La tormenta, que luego de dos días liberó el cielo de Madrid, se instaló este jueves en el bloque constitucionalista. Los que hablan de “no romper España” frente a la amenaza independentista catalana, puertas adentro se están haciendo añicos entre ellos.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS