Chalecos amarillos: la nueva "frasecita" de Emmanuel Macron que enfureció a los franceses

Internacionales
Lectura

La imagen de Geneviève Legay sobre el piso de la vereda, herida en el cráneo por una carga policial en la manifestación de los Chalecos Amarillos el sábado pasado, en la

plaza Garibaldi de Niza, dio la vuelta al mundo. En grave estado , internada en terapia intensiva, la anciana y militante de los derechos humanos de ATTAC recibió la solidaridad del presidente Emmanuel Macron, que le deseó “un pronto restablecimiento”. Pero con una advertencia: que sea “más inteligente” y no asista a una manifestación prohibida.

La nueva “pequeña frase” presidencial disparó críticas a la derecha y a la izquierda, bajo acusaciones de que solo sirve para dividir más al país. Él había prometido que no repetiría “les petites phrases” (las frasecitas), que son una de las causas de su impopularidad y del resentimiento detrás de los Chalecos Amarillos. Pero esa es la personalidad presidencial y sus tics incorregibles.

Geneviève Legay, 73, yace inconsciente en Niza. / AP

Geneviève Legay, 73, yace inconsciente en Niza. / AP

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

“Antes que nada, yo espero que esté mejor lo más rápidamente posible y lo espero por la tranquilidad de su familia”, dijo el presidente Macron, en una entrevista en el diario Nice Matin. ”Pero para tener tranquilidad, usted necesita comportarse con responsabilidad. Yo le deseo una rápida recuperación y posiblemente un poco de inteligencia. Cuando uno es frágil, uno no va a lugares que han sido definidos como prohibidos y uno no se involucra en situaciones como estas”, concluyó el jefe de estado.

Delphine, la hija de la militante Geneviève, respondió que ella sentía “náuseas” ante la frase de Macron. ”Uno se pregunta quién necesita una forma de inteligencia. Yo no creo que sea digno de un presidente”.

Jean Luc Mélenchon, líder de Francia Insumisa, también respondió al jefe de Estado. ”Señor Macron, nuestra Geneviève de Niza no necesita sus lecciones de inteligencia. Usted tiene mucho que aprender de ella”.

La policía dijo que les advirtió a varias docenas de Chalecos Amarillos que la manifestación en Niza era ilegal y les dio tiempo para dispersarse. Cargó contra ellos cuando no lo hicieron.

"Justicia por Geneviève", reza un cartel durante una manifestación en Niza. / AFP

"Justicia por Geneviève", reza un cartel durante una manifestación en Niza. / AFP

Según el abogado de la familia de Geneviève, Arié Alimi, ellos han lanzado un proceso “por violencias voluntarias en reunión con armas por personas depositantes de la autoridad pública y sobre una persona vulnerable”.

“La policía cargó muy violentamente. La señora Legay, que es una militante de ATTAC, está muy gravemente herida. En la violenta carga de los CRS (policía antidisturbios), Geneviève cayó al suelo y su cabeza pegó contra un pontón metálico”.

En la mañana del martes hubo una marcha espontánea en Niza de apoyo a Geneviève con fuertes consignas contra Macron y la exigencia de “justicia”. El procurador Jean Michel Prête lanzó una investigación por las heridas.

Marcha en Niza en apyo a Geneviève Legay./ AFP

Marcha en Niza en apyo a Geneviève Legay./ AFP

El procurador el video donde se ve la acción de la policía e hizo una requisición en el Hospital Pasteur, donde la anciana está internada. Según el fiscal, ella cayó sobre un pontón metálico, que indicaba la trayectoria del tranvía en la ciudad. Los bomberos la evacuaron consciente pero con una herida sangrante en la cabeza. Geneviève tiene varias fracturas y hematomas intercraneanas, según sus hijas, y esta sedada en coma farmacológico.

La manifestación de los Chalecos Amarillos en Niza fue prohibida, ante el temor a desbordes, por la llegada del presidente chino XI Jinping a la Costa Azul ese fin de semana. El estaba de visita de estado en Mónaco y se alojaba en el hotel Negresco, un símbolo de Niza, para esperar una cena el domingo con el presidente Emmanuel Macron y su esposa Brigitte en Beaulieu Sur Mer.

París, corresponsal