Se acelera la crisis del Brexit, May acorralada y este sábado gran marcha en Londres contra la salida

Internacionales
Lectura

El drama del Brexit tiene un nuevo calendario y fuertes condiciones después de una reunión de crisis de siete horas de los líderes europeos. Con la decisión del Consejo de Europa

la noche del jueves de otorgar dos fechas diferentes para decidir el Brexit, el control pasó completamente al Parlamento británico. La cuerda de salvataje europeo a la primera ministra Theresa May se acaba el martes, cuando los diputados voten o no por tercera vez su plan del Brexit, ya derrotado dos veces. Este sábado se espera una gran concurrencia en una marcha en Londres pidiendo permanecer en la Unión Europea.

El Consejo Europeo concedió a Theresa May hasta el 12 de abril una extensión incondicional “para indicar un camino”. Si se aprueba en el Parlamento el martes el plan de la primera ministra Theresa May el martes, la extensión otorgada por la UE será hasta el 22 de mayo. Si los diputados lo rechazan- y es la opción más probable en estas horas - el plazo otorgado se extiende hasta el 12 de abril. Allí Gran Bretaña deberá optar entre el oscuro escenario de un no acuerdo de salida o participar en las elecciones europeas para conseguir luego una larga extensión del período de negociaciones. La más probable posibilidad.

Los duros. Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo de la UE (izq) y Jean-Claude Juncker, titular de la Comisión Europea. Bloomberg

Los duros. Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo de la UE (izq) y Jean-Claude Juncker, titular de la Comisión Europea. Bloomberg

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

El 11 de abril vence el plazo para presentar las listas para las elecciones europeas del 23 de mayo y Gran Bretaña deberá inscribir sus candidatos y participar en ellas, si quiere seguir negociado el Brexit con los europeos. Si el acuerdo de Theresa May pasa por la Cámara de los Diputados, puede nacer otra extensión larga y la opción del referéndum, el Brexit blando.

Pero todo esto aparentemente se hará sin Theresa May. El Comité 1922 , el más poderoso del partido, fue encomendado a pedirle que se vaya y la reunión fue el lunes pasado a la noche. Los escuchó nerviosamente. Lo mismo le pidieron sus diputados, minutos antes que los acusara en el hoy famoso discurso de obstruir el Brexit. Su renuncia sería después de la votación, donde todo indica que va a perder por tercera vez.

Los legisladores conservadores quieren modificar el ambiente “tóxico” que ha dejado la negociación en la Cámara de los Comunes y el vínculo roto con Downing St.

Con la UE controlando la estrategia y el “timing” del Brexit, el caso se transformó en “un proceso y estas fechas son un paso más en él”, según una fuente diplomática europea en Londres.

Después de escuchar a May por 75 minutos, la UE observó en Bruselas que no tiene ni plan ni los votos. Los líderes escucharon a Michel Barnier, que tras hablar con los líderes partidarios británicos, el laborista Jeremy Corbyn y el liberal demócrata Vince Cable, se dio cuenta que no hay forma que ese plan acordado con Theresa May sea votado positivamente. De allí nació el criterio para elegir las nuevos ultimátums.

Gran Bretaña es un país dividido como en una guerra civil entre euroescépticos y pro europeos. La Cámara de los Comunes no hace más que reflejarlo. Pero también los legisladores están convencidos de que el plan de May busca proteger al partido conservador de la implosión y no defiende los intereses nacionales. Por eso no quieren votarlo .

El presidente del consejo europeo Donald Tusk explicó claramente las opciones en la medianoche de la cumbre. ”El gobierno británico continúa teniendo la opción del acuerdo, el No Acuerdo, una larga extensión o la revocación del artículo 50”.

Allí mencionó el gran tabú: la revocación del artículo 50, que es una decisión que puede adoptar unilateralmente Gran Bretaña, sin consultar con la Unión Europea, para anular el proceso del Brexit. Lo retira y con un nuevo primer ministro inicia otro tipo de negociación o se olvida del Brexit.

Esa opción o un “Brexit blando” son las opciones que comienzan a aparecer en estas horas en la Cámara de los Comunes, para desesperación de los euroescépticos.

Una posibilidad que resucita a “un muerto” político: Nigel Farage, fundador del UKIP, el partido euroescéptico, diputado europeo pero que, en los últimos meses, se había vuelto nuevamente millonario con sus charlas en Estados Unidos y su vínculo con el presidente norteamericano Donald Trump.

“Miles de personas se dan cuenta que las promesas que hizo cien veces la primera ministra no se van a cumplir y no nos vamos el 29 de marzo.Y eso hace a gente como yo volverse furiosa. Nosotros debemos irnos la semana próxima”, dijo Nigel Farage a Adam Boulton en Sky News.

“Si esta traición continúa -y parece que va a seguir- y terminamos con una extensión, UKIP va a pelear en estas elecciones europeas y yo voy a liderar el partido del Brexit en estas elecciones”, advirtió Farage. Un escenario temido por los europeos porque no quieren que el populismo brexitista contamine su campaña electoral y menos un comunicador como Farage, con su experiencia en el continente.

Farage tiene un problema. Los británicos comienzan a tener “fatiga del Brexit” y temen sus consecuencias económicas.La petición para que revoquen el artículo 50 ha conseguido 3 millones de firmas en 48 horas y aumenta con 2.000 firmas por minuto. Serán miles el sábado en la marcha en Londres pidiendo permanecer en Europa (Unión Europea).

Por eso puede ser posible que haya un soft (blando) Brexit aportado por los legisladores o una renuncia unilateral de Gran Bretaña al artículo 50 para empezar de nuevo.

Fuentes del Parlamento revelaron a Clarin que Theresa May permitiría a la Cámara de los Comunes votar al menos “siete opciones alternativas” ante el temor de May que su plan no pase. Incluye revocar el artículo 50, un segundo referéndum, el acuerdo del primer ministro, su plan más una unión aduanera, su acuerdo más unión aduanera y mercado único, un acuerdo de libre comercio o un No Acuerdo.Esos votos se suman al “voto significativo” por el plan de la premier. Un menú del pánico o “votos indicativos” para que Theresa May puede hacer pasar su acuerdo.

mc