Corea del Norte enfría su relación con Seúl y la crisis en la península regresa al punto de partida

Internacionales
Lectura

Corea del Norte retiró a su personal de la llamada oficina de contacto intercoreana, indicó este viernes Seúl, semanas después del fracaso de la segunda cumbre entre el líder norcoreano Kim

Jong-un y el presidente estadounidense Donald Trump. Para los analistas este paso revela que Pyongyang no cree en la capacidad de Seúl de influir sobre Washington. "Con esta retirada, el Norte presiona al Sur para que haga más como intermediario entre Pyongyang y Washington", estimó Yoo Ho-yeol, profesor de estudios norcoreanos en la Korea University. Pero también se trata de una advertencia.

"Esto puede entenderse como presiones, pero además como una advertencia", declaró el experto a la AFP. "A nivel interno, Corea del Norte podría utilizar esta retirada como propaganda diciendo a su población que tiene la iniciativa respecto a las relaciones intercoreanas".

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

La oficina, situada en la ciudad norcoreana de Kaesong, fue abierta en septiembre cuando las dos Coreas empezaron a estrechar relaciones en un nuevo giro en la península. Era un símbolo del cambio de rumbo en la crisis del Nordeste asiático por el desarrollo misilístico y atómico de la oscura dictadura de Pyongyang.

El viceministro para la reunificación surcoreano, Chun Hae-sung, dijo a los periodistas que Pyongyang "notificó al Sur que se retiraba de la oficina de contacto". La decisión se tomó "por orden de la jerarquía", añadió. "Dijeron que les daba igual que permaneciéramos o no en la oficina de contacto".

Luego de años de tensión, 2018 registró un giro notable en la península con un espectacular acercamiento entre las dos Coreas, una exitosa iniciativa del presidente surcoreano Moon Jae-in, el autor de este cambio que incluyo reuniones entre el mandatario y Kim.

Moon Jae-in llegó a la presidencia en 2017 con la promesa de reanudar el diálogo con el Norte y militó para que se concretara el acercamiento. La oficina de contacto fue una de esas iniciativas.

Kim a su regreso a Pyongyang tras la cumbre con Trump. AP

Kim a su regreso a Pyongyang tras la cumbre con Trump. AP

Pero la incapacidad de Trump y Kim de ponerse de acuerdo sobre una solución a la cuestión nuclear norcoreana y sobre las sanciones internacionales, un problema que frustro las dos reuniones, aunque de modo aún más palpable en la segunda, parece haber puesto en duda el giro diplomático, aunque las dos partes digan que quieren continuar las discusiones.

El enviado estadounidense Stephen Biegun afirmó sin embargo que Estados Unidos no quería una desnuclearización "progresiva" de Corea del Norte, si no un desarme total y rápido a cambio del levantamiento de las sanciones.

El viceministro de Relaciones Exteriores norcoreano Choe Son-hui indicó la semana pasada que Pyongyang no "tenía ninguna intención de ceder a las demandas de Estados Unidos".

El presidente surcoreano Moon Jae In Moon Jae-in durante uno de sus encuentros con el dictador norcoreano Kim Jong-in AP.

El presidente surcoreano Moon Jae In Moon Jae-in durante uno de sus encuentros con el dictador norcoreano Kim Jong-in AP.

Esta oficina se encuentra en una ciudad que otrora era de Corea del Sur, cuando Moscú y Washington dividieron la península en los últimos días de la Segunda Guerra Mundial. Pero luego de la Guerra de Corea (1950-1953), que terminó con un armisticio y no un tratado de paz, Kaesong terminó del lado norcoreano de la zona desmilitarizada.

Fue abierta tres meses después de que Kim firmara con Trump un vago compromiso a favor de la "desnuclearización de la península coreana", en junio en Singapur, y poco antes de una visita histórica de Moon a Pyongyang.

SEUL. AGENCIAS