Temer preso y Bolsonaro golpeado: por qué le preocupa al gobierno argentino

Internacionales
Lectura
La detención del expresidente brasileño Michel Temer en el marco de la causa del Lava Jato podría dar cierto oxígeno mediático al actual mandatario, Jair Bolsonaro, en momentos en los que se multiplican las críticas por los compromisos asumidos en su viaje a Estados Unidos y las escasas concesiones arrancadas a la Casa Blanca
 

. No obstante, la caída en la Bolsa paulista en las horas siguientes al arresto, encendió una luz de alerta de este lado de la frontera donde la deriva política y económica del país vecino se siguen minuto a minuto por el inevitable impacto.

Poco más de una hora después de trascender la noticia, la Bolsa de San Pablo caía hasta 2,5 puntos en lo que representa un nuevo capítulo de la megacausa del Lava Jato, con el coletazo irremediable sobre Buenos Aires. Argentina ya se había desayunado el miércoles con la novedad de las concesiones comerciales otorgadas por Bolsonaro al Norte durante su encuentro con Donald Trump. En particular, la liberalización de hasta 750 mil toneladas de trigo que impactará en forma directa sobre los productores locales por ser los mayores proveedores de Brasil. Si eso ya preocupaba al Gobierno, la potencialidad de nuevos vaivenes financieros no representan un alivio en los funcionarios a cargo de seguir al gigante sudamericano.

En Brasil, la popularidad de Bolsonaro sufre por estos días un revés en la clase media. De ahí que hay quienes ven una posible vía de escape del presidente a los recientes cuestionamientos por su aproximación a Washington en materia de comercio y seguridad. En particular, los bolsonaristas miran hacia Itamaraty por el aluvión de críticas en los medios luego de que la cancillería brasileña no solo se viera desplazada de su histórica línea exterior sino de la misma foto del Salón Oval, en post de una diplomacia paralela a cargo de la familia presidencial. Eduardo Bolsonaro, hijo y diputado paulista, organizó la visita, fue ponderado por Trump en la conferencia y dejó afuera de la foto en el Salón Oval al canciller brasileño, Ernesto Araújo.

Estas internas en medio de la primera batalla política de peso de Bolsonaro y su súperministro de Economía, Paulo Guedes, por avanzar en el Congreso con la reforma previsional que no pudo conseguir Temer, abrían un signo de pregunta respecto a la solidez del gobierno y su plan para consolidar el viento de cola sobre la economía brasileña. Gran parte de la confianza del mercado internacional y local depositada en Bolsonaro reposa en las promesas de una economía más flexible, en la que la reforma a las jubilaciones juega un rol importante. Y más allá de medidas puntuales que pueden afectar a la Argentina en forma negativa —como el cupo de trigo a tasa cero para Estados Unidos—, por cada punto de PBI que trepa Brasil, Argentina tracciona un cuarto para sí.

El efecto "Temer preso" entonces podría, entonces, derivar la atención en forma temporal siempre y cuando, advierten otros, no se multiplique con nuevas detenciones que generen un regreso de la incertidumbre institucional. Y esto repercuta sobre las expectativas. De momento, la etiqueta de líder de una organización criminal que pesa sobre el expresidente no colaboraba en calmar los ánimos, en el sentido de tratarse de un caso puntual y aislado. Nada en el Lava Jato se mostró, hasta el momento, libre de tentáculos.

"El MDB lamenta la postura de la Justicia en contra del avance de una investigación en la que se ha demostrado que no hay irregularidad por parte del ex presidente de la República, Michel Temer, y del exministro (de Minas y Energía Wellington) Moreira Franco. El MDB espera que la Justicia restablezca las libertades individuales, la presunción de inocencia y el derecho a la defensa", exhortó un comunicado del partido en la hora siguiente a conocerse la movida policial. Curiosamente, no era la primera vez que la Justicia rozaba a Temer pero, a diferencia de aquellas oportunidades, esta vez no hay fueros ni escudo presidencial que lo salve.